Loader

Justin Baldwin: visionario del vino

Con sus viñedos, transformó el paisaje de Paso Robles, donde fusiona el dinamismo de California con la tradición europea para elaborar vinos de prestigio mundial
Photo
Hace más de tres décadas Justin Baldwin estableció Justin Vineyards & Winery en Paso Robles, California. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Paso Robles, California- Un recorrido por Paso Robles, ciudad de la región costera central de California, perteneciente al condado de San Luis Obispo, regala un paisaje placentero con valles y colinas cubiertas por miles de viñas sembradas en filas dispuestas con gran precisión.

De cuanto en cuanto, una siembra de olivos o nogales interrumpe el patrón de los viñedos e incluso hay extensiones de terreno sembradas con alcornoques, el árbol de cuya corteza se obtiene el corcho.

Sin embargo, hace unos 35 años este paisaje no reflejaba semejante actividad humana. Su clima seco y su terreno árido no resulta propicio para el cultivo general. Si bien por décadas se había producido vino en la región, se trataba de operaciones de menor escala. 

Para entonces un joven profesional de la banca regresaba de un viaje por Burdeos, donde observó la similitud entre el terreno en el que allí se cultiva con éxito la uva Cabernet Sauvignon -de la cual se producen algunos de los vinos más apreciados del mundo- con la composición del suelo de Paso Robles.

Fue así como Justin Baldwin comenzó a cambiar el paisaje de Paso Robles al establecer Justin Vineyards & Winery.

Desde esta firma, el empresario estadounidense elabora vinos que fusionan la visión dinámica y moderna de la industria vitivinícola californiana con la tradición más clásica de las bodegas europeas.

Iniciar esta empresa no resultó en lo absoluto sencillo. Los pocos vecinos de la zona no le auguraban mucho éxito cuando compartió su idea. Si bien había viñedos en la zona su producción era limitada. Para acondicionar la tierra, sembrar los viñedos y construir las bodegas al nivel y escala de sus sueños, Baldwin tuvo literalmente que comenzar de cero. Desde instalar el servicio eléctrico hasta buscar personas que quisieran trabajar prácticamente en el medio de la nada.

Estas necesidades esenciales y primarias darían paso eventualmente a otros aspectos de lo que es Justin al presente, una empresa multimillonaria con prestigio mundial en la elaboración de vinos de la más alta calidad.

Cuenta Justin Baldwin que tuvo que esperar siete años desde que sembró sus primeros viñedos, en 1981, hasta poder descorchar la primera botella de sus vinos, pero a partir de entonces el éxito ha sido imparable. Etiquetas de Justin como Justification, Savant e Isosceles son preciadas por conocedores y coleccionistas de vino y son muchas las añadas que han superado los 90 puntos en las listas y publicaciones especializadas de mayor prestigio en materia de evaluación de vinos a nivel global.

Su inspiración en los vinos de Burdeos le ha llevado a elevar el nivel de sus vinos a base de la uva Cabernet Sauvignon. Así mismo se lanzó con éxito a producir Merlot y Tempranillo, uva identificada con los vinos españoles.

“Disfruto el tomar una uva que ha sido interpretada tradicionalmente de cierta manera e imprimirle un nuevo carácter, según nuestro estilo. Lo he hecho con variedades italianas, españolas e incluso la Malbec, identificada con Argentina”, comenta Justin Baldwin en un encuentro exclusivo con El Nuevo Día en Justin Vineyards & Winery.

Pero eso no es todo, su Rosé es más que preciado y su espumoso, exquisito aunque es una experiencia reservada solo para los miembros del “wine society” de Justin, que cuenta con 17 mil afiliados.

Photo

The Justin Restaurant está rodeado por el paisaje que propician las viñas entre atardeceres apacibles y jardines de rosas y lavanda. (Foto: Suministrada)

Tan europeo como californiano

“La motivación inicial era producir vinos excelentes que permitieran disfrutar aun más de la comida. Esa es la finalidad del vino. Quería que esa experiencia de los magníficos vinos europeos estuviera más cerca del consumidor estadounidense. Entonces apuntamos a la excelencia. Nuestros vinos se elaboran siguiendo esa tradición artesanal europea. Nuestras uvas son recogidas y seleccionadas a mano. Solo utilizamos barricas de roble francés”, explica Baldwin.

Las instalaciones de Justin aglutinan el sistema de cavas en las que los vinos se desarrollan en barrica, así como el museo y la biblioteca de vinos Justin y el impactante “Chateau at Justin”, mansión que Baldwin construyó para residir en el punto más elevado de los viñedos y que hoy alberga cuatro suites de lujo, así como salones en los que los miembros de su sociedad de vino pueden disfrutar de clases, catas y degustaciones especiales.

En una zona contigua se encuentra además Justin The Restaurant (ganador del Premio a la Excelencia de Wine Spectator Magazine 2015, 2016 y 2017). 

En total se trata de una finca de 160 acres, dedicada al arte y al placer de elaborar y disfrutar del vino.   

Baldwin comparte a modo de anécdota que con el tiempo muchos de aquellos vecinos que no le daban mucha esperanza, comenzaron a cultivar viñedos y elaborar vinos a mayor escala en sus respectivos terrenos.

“Me gusta ver a la gente triunfar y ayudar a otros a tener éxito. Aquí en Paso Robles somos un grupo unido de empresarios. Tenemos claro que el éxito de uno incide en el del otro”, asegura. Ejemplo es que el menú del restaurante se nutre esencialmente de frutas, vegetales y especias de temporada producidos por agricultores de la zona.

Los vinos Justin se distribuyen a nivel mundial, pero este empresario vio la importancia de hacer de sus viñedos un lugar idóneo para visitar y vivir la experiencia de primera mano.

“Si la gente nos visitaba no había donde comer en millas a la redonda. Entonces establecimos nuestro restaurante. Luego quisimos que la gente permaneciera por más tiempo, así que abrimos el hotel”.

Baldwin se refiere a JustInn, una hospedería exclusiva, de apenas cuatro habitaciones, reconocida por Condé Nast por ofrecer algunas de las mejores suites y experiencias en viñedos en el mundo. Los visitantes también pueden hospedarse en las habitaciones del Chateau, un verdadero palacio erigido en lo más alto de los terrenos del viñedo.

Del vino al arte

Poseedor de un instinto agudo y natural para la calidad, la belleza y para identificar lo verdaderamente valioso, Baldwin es además amante, conocedor y connotado coleccionista de arte. Su colección está enfocada en la pintura abstracta expresionista de mitad de siglo pasado de artistas estadounidenses; piezas de las que disfruta en sus propiedades en Palm Desert y Carmel-by-the Sea.

Robert Natkin, Theodore Stamos, Michael Goldberg, Charles Rollo Peters y Armin Hansen son sus artistas favoritos, mientras el arte contemporáneo también tiene espacio en su colección representado en cuadros de Charles Arnoldi y esculturas de John Buck y Bruce Beasley. El vestíbulo de Chateau, mientras tanto, cuenta con piezas del pintor Jacques Gestald. 

“Crear arte y elaborar vinos se parece en el que tienen más de creatividad que de ciencia. En ambas disciplinas comienzas con una materia prima, pero el asunto es que puedes darle los mismos materiales a dos personas y el producto final va a ser completamente diferente, porque le imprimen su personalidad”.

En 2010 Justin Baldwin vendió su empresa, sin embargo permanece relacionado con la misma en calidad de embajador mundial de la marca. A su vez interviene en el proceso de creación de los vinos. Al momento de publicar esta entrevista se encuentra recorriendo Amsterdam, St. Petersburg y Copenhague a bordo del exclusivo Celebrity Eclipse junto a un grupo de miembros de la sociedad del vino de Justin.

Mientras, espera realizar una visita a Puerto Rico más extensa que la que hiciera en octubre de 2016 para conocer y compartir más con los seguidores de sus vinos en la isla.

“La razón de ser de un gran vino es acompañar buena comida y en un país con una gastronomía tan sabrosa como la de Puerto Rico, no es de extrañar que se sepan apreciar los mejores vinos”.

  • Compartir esta nota:
Notas relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba