Loader

Irmarie Márquez y el pelotero Javier Báez hicieron realidad el deseo de una boda inolvidable

La esposa de El Mago comparte algunos detalles de su enlace
Photo
  • Compartir esta nota:

Cuando Irmarie Márquez inició su desfile hacia el altar del brazo de su padre, Roberto Márquez, estaba emocionada y sonriente, con la tranquilidad de saber que la esperaba el amor de su vida, el pelotero Javier Báez.

La pareja decidió no verse antes de la ceremonia y cuentan que cuando por fin se encontraron en el altar no podían parar de reír. Aunque en ocasiones no pudo contener las lágrimas, Márquez dijo que fueron de emoción.

“Sentía muchos nervios y hasta lloré varias veces, pero era de alegría, de agradecimiento al ver que todos están ese día junto a nosotros para celebrar nuestra unión. Me sentía emocionada y segura de que estaba tomando una de las mejores decisiones en mi vida. La felicidad y satisfacción que sientes al ver ya todo pasando como se planificó es inexplicable”, recordó Márquez.

La boda de uno de los querendones del deporte puertorriqueño, y jugador de los Cachorros de Chicago, con su compañera se celebró el 26 de enero en la isla, y Magacín tuvo acceso en exclusiva a las imágenes.

En el proceso de planificación, la pareja contó con la ayuda de la coordinadora Yaska Crespo, quien fue trabajando con la logística del evento en Puerto Rico, mientras la pareja vivía en Estados Unidos para cumplir con los compromisos de la carrera profesional de Báez.

“Aun en la distancia y Javier en su serie, mantuvimos un balance. (Crespo) trajo mucha paz y nos facilitó el proceso. Javier confió mucho en mis decisiones, pero él era parte de todas y cada una de ellas. Por ejemplo, todo el menú que ofrecimos a nuestros invitados él lo escogió y de verdad que no se equivocó”, comentó Márquez.

La lista de invitados fue hecha con rigor, pues la pareja deseaba vivir esa experiencia junto a sus familiares y amigos más cercanos. Durante la fiesta, ambos disfrutaron del menú tradicional puertorriqueño, la música y el baile.

Márquez dijo que ambos tuvieron la boda de sus sueños y de ese día atesoran recuerdos que la hacen muy feliz. Por eso, cada vez que ven las fotos no pueden evitar emocionarse.

“Los momentos que recuerdo con mayor emoción fue el baile con Javier y nuestro hijo Adrián Javier, pero no puedo dejar de mencionar el momento cuando bailé ‘Mi niña bonita’ con mi papá Roberto Márquez.  Me conmovió tanto, me la cantaba al oído y no pude evitar llorar”, concluyó.

Ceremonia y recepción: Hotel Condado Vanderbilt

Vestido de la novia: D’Royal Bride Exclusive Signature  

Arreglo personal: Emanuel Agosto 

Tocado de la novia: María Elena

Atuendo del novio: Leonardo Cordero Suria

Música: Coro Ilumino, D’Latinos, DJ Rockhand, Yuvi Plena, SAK Entertainment y Daddy Yankee 

Bizcocho: Juan Carlos Rodríguez, Azuarte 

Decoración: AKUA

Mueblería: The Lounge

Coordinación: Yaska Crespo           

Fotografía: Claudette Montero – Alucinarte  

Invitaciones y menú: Invito in Rossi  

  • Compartir esta nota:
Volver arriba