Loader

La guayaba y el ron dan el toque caribeño a la tarta nupcial

La chef instructora de repostería, Nannette Gabriela Méndez López, y un grupo de estudiantes de la Universidad del Este crean una propuesta para la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry
Photo
En esta propuesta se utilizaron flores naturales tomando en cuenta que es parte del estilo de bizcochos que acostumbra a hacer Claire Ptak, la repostera a cargo del bizcocho de la boda real. (Foto: Gerald López-Cepero)
  • Compartir esta nota:

El ron es un ingrediente casi imprescindible del bizcocho de boda tradicional puertorriqueño. Es el elemento que le da ese toque mojadito que tanto agrada el paladar boricua.

A ese ron, que por lo general se hace aquí, se unen los rellenos, siendo el de guayaba uno de los favoritos.

Esta mezcla de ingredientes es clave en la propuesta realizada por la chef instructora de repostería, Nannette Gabriela Méndez López, y un grupo de estudiantes de la José A. “Tony” Santana International School of Hospitality and Culinary Arts de la Universidad del Este (UNE), en Carolina, si tuvieran la encomienda de hacer el bizcocho de boda de Meghan Markle y el príncipe Harry.

El bizcocho está mojado con un sirope de ron local, relleno con una mermelada de guayaba y por fuera cubierto con un queso crema con vainilla fresca. Decidimos hacer un bizcocho un poco más caribeño con ron puertorriqueño añejo. También usamos la guayaba y el queso crema, siempre tomando en consideración que a los puertorriqueños nos gustan los quesitos y la guayaba y así los integramos en el bizcocho”, explica Méndez López.

Para hacer esta propuesta, la chef y sus estudiantes investigaron sobre las tradiciones en las bodas reales. Un dato que les llamó la atención fue que este elemento tan llamativo en las fiestas nupciales no se sirve como el postre, como acostumbra a hacerse en Puerto Rico.

En la tradición de las bodas reales, usualmente los novios seleccionan entre dos y tres postres. Por ejemplo, el príncipe William sirvió un bizcocho de mantecado como uno de los postres, y el bizcocho fue un obsequio que se les dio a los invitados al final de la fiesta”, añade la chef.

Aunque en ese tipo de bodas se estilan los bizcochos bien altos, en ocasiones elevados con pilares, Méndez López destaca que la propuesta de la UNE es muy sencilla, de acuerdo con el estilo que han mostrado tanto Markle como el príncipe Harry.

“También tomamos en consideración un poco de la historia de los bizcochos reales en Europa y Gran Bretaña, que se distinguen porque tienen mucho detalle en azúcar, bordados y distintos tipos de diseños. Este tiene un 'lace' dorado, hecho en azúcar, que es comestible y que se parece un poco al trabajo de mundillo que se hace en Moca”, añade.

Además, en esta propuesta se utilizaron flores naturales tomando en cuenta que es parte del estilo de bizcochos que acostumbra a hacer Claire Ptak, la repostera que va a preparar el bizcocho que deleitará a los invitados a la boda real el próximo 19 de mayo.

La inspiración 

Luego de investigar el tipo de bizcocho que se acostumbra servir en las bodas de la realeza, la chef instructora de la UNE y sus estudiantes decidieron unir elementos tradicionales con el estilo sencillo de Meghan Markle y el príncipe Harry. El resultado fue una torta en la que predomina el color blanco con un detalle en dorado y flores naturales.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba