Loader

La reina Elizabeth II está triste por la muerte de su último perro de raza corgi

Willow fue sacrificado en el castillo de Windsor
  • Por EFE
  • 18 ABR. 2018 - 12:48 PM
Photo
En 2016, Elizabeth II posó con sus perros para una de las fotos con motivo de su cumpleaños número 90. Willow es el corgi que está a la izquierda. (Foto: EFE)
  • Compartir esta nota:

Londres - A pesar del inminente nacimiento de su sexto bisnieto -el tercer hijo de los duques de Cambridge, William y Kate- y de la próxima boda de su nieto Harry con la ex actriz Meghan Markle, la reina Elizabeth II pasa por un momento de gran tristeza. ¿La razón? El domingo pasado falleció Willow, su último perro de raza corgi.

La mascota de casi 15 años, tenía cáncer y la monarca no quería que sufriera. El fin de semana la salud de Willow empeoró, por lo que la reina decidió que fuera sacrificado en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres.

El corgi tenía una estrecha relación con Elizabeth II, quien -según publicó el Daily Mail- está desconsolada. Willow era descendiente de Susan, otro corgi que le fue regalado en 1944 a la entonces princesa, con motivo de su 18 cumpleaños.

Sin embargo, los corgis llegaron a la familia real británica aún antes, específicamente en 1933 cuando el rey George VI, padre de la actual monarca, llevó a Dookie a vivir a Buckingham.

Según fuentes internas del palacio, la muerte de Willow ha sido muy dura para la reina. "Ha estado de luto por cada uno de sus corgis a lo largo de los años, pero la muerte de Willow ha sido la que más le ha afectado (...) Probablemente sea porque Willow fue el último vínculo con sus padres (...) Se siente como el final de una era", sostuvo la fuente.

Pero la muerte de Willow no significa que ya no haya más perros en Buckingham, ya que todavía están Vulcan,  Candy y Whisper.  

A lo largo de sus 65 años de reinado, Elizabeth II ha tenido más de 30 corgis, la mayoría de ellos emparentados con Susan, quien fue tan querida que acompañó a la reina en su luna de miel.

Entre las apariciones públicas de Willow destaca su participación en un “sketch” de 2012 de James Bond que la monarca grabó para la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres.

Willow y otros dos corgis, Mony y Holly, dieron la bienvenida al agente secreto, interpretado por el actor británico Daniel Craig, a su llegada al palacio de Buckingham, donde recibiría una misión de parte de la reina.

Según el Daily Mail, Willow fue enterrado en los jardines de Windsor, donde se erigirá una lápida en la que se podrá leer la inscripción "un fiel compañero de la reina".


 

  • Compartir esta nota:
Volver arriba