Loader

Las siete tradiciones que debe respetar la boda de Meghan y Harry

Estos detalles no se dejarán pasar en la boda real
  • Por El País / GDA
  • 07 MAY. 2018 - 09:46 AM
Photo
Los preparativos para la boda de Harry y Meghan marchan viento en popa, entre ellos todos los referidos a las tradiciones que los novios no pueden obviar en una fecha tan especial. (Foto: Archivo / AP)
  • Compartir esta nota:

Ya comenzó la cuenta regresiva para el próximo 19 de mayo, cuando finalmente Harry y Meghan contraigan matrimonio en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor.

Los preparativos marchan viento en popa, entre ellos todos los referidos a las tradiciones que los novios no pueden obviar en una fecha tan especial. ¿Sabes cuáles son? Te lo contamos.

1. En el ramo de novia no puede faltar el mirto

El ramo de novia tendrá peonías (las favoritas de Meghan) y rosas blancas en memoria de Diana. A estas flores se le sumará al menos una ramita de mirto para cumplir con la tradición establecida por la familia real británica.

Esta costumbre data de 1840 cuando la reina Victoria la incluyó en su ramo. El mirto es símbolo del matrimonio, el amor y la esperanza. Pero cuidado, porque no cualquier rama es la que se empleará: deberá ser una del ejemplar que plantó en los jardines del Palacio de Fulham la propia reina Victoria tras su boda.

2. Meghan dejará el ramo en la Tumba del Soldado Desconocido

Esta tradición la comenzó Elizabeth Bowes-Lyon, madre de la reina Elizabeth, el día de su boda con George VI en 1923. El acto es a modo de homenaje a su hermano Fergus, caído en la batalla de Loos durante la Primera Guerra Mundial.

3. Harry vestirá uniforme militar

La costumbre también tiene origen en la época de la reina Victoria; fue su marido, el príncipe Albert, el primero en vestir uniforme para la boda.

4. En la iglesia, la familia real tomará asiento en los bancos de la derecha

Esto sucede cuando es el novio quien pertenece a la familia real. En caso de que fuese la princesa la que se casa, su familia se sentaría del lado izquierdo. La costumbre nace hace siglos cuando no era raro que se raptara a la novia durante la boda para quedarse con su dote. Que las familias se situaran a la derecha o izquierda tiene que ver con que el novio tuviera la mano derecha libre para poder usar su espada.

5. El anillo de la novia debe contener oro galés

El anillo de la novia debe tener oro de Clogau, una tradición nacida en 1923 con la boda de George VI con Elizabeth Bowes-Lyon (bisabuela de Harry). La familia real cuenta con una pepita de oro procedente de la mina, ya cerrada, de Clogau St David situada en Bontddu, en el norte de Gales. De esta pepita ya salieron los anillos de la reina Elizabeth, la princesa ‎Margaret, la princesa Ana y Lady Di.

6. Tiene que haber bizcocho de frutas en el menú 

Desde la reina Victoria, todas las bodas reales han tenido el suyo. Se espera que Harry y Meghan no sean la excepción y sumen un bizcocho de frutas al menú, más allá del pastel de flor de sauco y limón que ya encargaron a la chef Claire Ptak.

7. Habrá una foto oficial

Los novios posarán junto a la familia real para un retrato oficial. Se espera que, al menos en una de las fotos, aparezcan los padres de la novia (Doria Ragland y Thomas Markle) y la del novio (el príncipe Charles y la duquesa de Cornwall).

  • Compartir esta nota:
Volver arriba