Loader

Entrevista exclusiva con una de las supermodelos que revolucionó el mundo de la moda

Verónica Webb habló con Magacín sobre su trayectoria y sus planes en Puerto Rico
Photo
La modelo visitó la Isla para promover el negocio que su esposo, Chris Del Gatto, acaba de inaugurar junto al empresario Julio Abislaimán. ([email protected])
  • Compartir esta nota:

Verónica Webb pertenece a ese exclusivo grupo de supermodelos de los años 80’s, que sin apartarse de las pasarelas saltaron a la fama como imagen de las marcas líderes del mundo de la belleza. La historia de Webb, quien fuera la primera afroamericana en lograr un contrato de exclusividad con la firma Revlon en 1994, y preferida de diseñadores como el italiano Gianni Versace, sirvió de ejemplo a otras jóvenes que le siguieron.

“Estoy realmente orgullosa  de decir que  este movimiento al que pertenezco transformó la industria de la moda y soy feliz de haber estado desde el principio del cambio y poder ver cómo la mujer está usando todo su poder”, conversó en exclusiva con Magacín la artista, quien menciona que su imaginario de la belleza actual son figuras como Jennifer López,  Penélope Cruz, Rihanna, Ellen de Generes y  Queen Latifah.

 Verónica aún no ha visto la serie sobre la vida  de Versace. 

“Soy muy cercana de la familia Versace y Gianni era un talento tan grande, tenía un enorme X factor. Los modelos que confeccionaba tenían algo especial; uno sentía que estaban llenos de vida, era tan latinos en sus  formas, él celebraba cada curva, cada color en sus diseños, era algo aparte. Gianni tenía una relación hermosa con su hermana Donatella, ella era su musa”.

Durante su visita a Puerto Rico, la supermodelo viste para sus actividades de algunos de nuestros diseñadores como Rubén Darío y Rebeca Tiago.

 Webb está casada desde hace siete años con el famoso gemólogo y  joyero  Chris Del Gatto (fundador, presidente y CEO de Circa), un neoyorquino de raíces puertorriqueñas con quien ha visitado la isla muchas veces, en especial Aguadilla y San Juan. 

La pareja se ha asociado al joyero Julio Abilaismán y su esposa Ana, propietarios de la Joyería Riviera,  para abrir  Riviera  Del Gatto, un negocio de compra y venta de alta joyería de  segunda mano que estará ubicado  en Galería San Patricio en Guaynabo.

“Si tienes un reloj o un anillo de diamantes que  en algún momento deseaste pero que  ya  lo  quieres vender, vienes a vernos. Así funciona esto. A las puertorriqueñas les va a encantar lo que tenemos para ofrecer porque son tan glamorosas, hermosas,  y les gustan las joyas. Tengo unas cuantas amigas que tienen  joyas preciosas y han  hecho un gran negocio vendiéndonoslas. El dinero que han ganado lo han  invertido en líneas de productos para la piel, boutiques y restaurantes”.

La modelo recordó la importancia que se le dio a las alhajas desde que el mundo existe, y cómo han sido protagonista en diversos eventos de la historia. 

“La reina Isabel la Católica en el 1504 vendió sus joyas para financiar el viaje del Almirante  Cristobal Colón a América.  Fue uno de los  más apasionantes descubrimientos de todos los tiempos”.

Verónica reside en Nueva York pero desea estar el mayor tiempo posible en el país para que su esposo pueda atender personalmente a los clientes locales. 

“Amamos a Puerto Rico, es el futuro,  la isla lo tiene todo”. El nuevo negocio   donará  un 10% de las ventas a distintas fundaciones en la isla “para ayudar al país tras   el huracán María”. 

 La que fuese modelo  de Victoria's Secret y Chanel, compartió que en la pasión por lo que hace es donde ha radicado el éxito de su vida.

“Soy apasionada con la moda, con la belleza, con caminar por las pasarelas, y mi esposo es igual de apasionado por ofrecer un servicio de excelencia. Es una de las cosas que nos une  como equipo, la pasión te hace crecer y ser mejor de lo que eres”.

Photo

Otro avance en su andar, según cuenta entusiasta Verónica, es el blog que acaba de iniciar por Univisión,  en el cual escribe sobre moda y  belleza.

La  modelo de 52 años, que apenas usa maquillaje  y posee un cuerpo  sin señas de cirugías estéticas, también reveló sus secretos para verse tan joven. “Puedo decir que mucho  tiene que ver con la genética, además de que tienes que cuidarte,  hacer ejercicios. Pero lo más importante es que tienes que reír”.

 A la madre de dos niñas, Leila Rose de 15 y Molley Blue de 13 años, que se han integrado con la hija y el hijo de su esposo,  no le parece bien que adolescentes entren al mundo del modelaje  como lo hizo Kaia, la hija de Cindy Crawford, que con 15 años es una modelo muy  cotizada. 

“Lo que yo quiero es que mis hijas sean  niñas. No quiero que ninguna trabaje como modelo porque están muy jóvenes. Una vez una niña o un  niño se hace profesional, sube a un nivel opuesto a lo que significa ser niño. Para mí un niño de 12, 13, 14 años, que  posa sexy para las cámaras, le está restando  el tiempo a su  niñez, que ya de por sí es muy corta”.

En su caso, dice que creció con los fundamentos que le inculcó su madre. “Ella era una enfermera, y también militar, pero nunca me dí cuenta, hasta que murió, de todo lo que ella logró e hizo por nosotros. Llegó a tener un rango de teniente, casi general”.

Por otro lado, admitió que la manera en que le gusta vestir a su edad es sencilla y cómoda. 

“Nadie debe vestir incómoda, eso es lo opuesto a estilo. Como paso mucho tiempo con mi familia, para mí es importante lucir de lo mejor. Un mahón y una blusa me hacen sentir fabulosa porque pienso que cuando eres una madre ocupada lo mejor que puedes hacer es verte bien, de lo contrario podrías llegar a ser un pésimo ejemplo para tus hijas, también para tus hijos. Como madre o como esposa, eso también importa”.

Es por eso que Verónica, quien mide 5'10.5” de estatura, y estudió diseño de modas, tiene planes de lanzar una línea de mahones para mujeres.

“Una línea de jeans para cuerpos como los nuestros, los de las puertorriqueñas”, dijo con coquetería. 

 “¿Has pensado qué deseas hacer antes de dejar este mundo?”, cuestiono. 

“Quiero tomar vacaciones con cada uno de mis hijos individualmente, quiero competir en un evento de carreras para personas mayores (seniors), aunque todavía tengo 15 años para prepararme. Además, quiero tomar unas vacaciones realmente largas, con mi esposo, sin tener que trabajar. Quiero pasar tiempo en la montaña esquiando y explorando. También deseo vivir un año en España, ¡adoro Madrid!”.
Riviera Del Gatto ya abrió sus puertas. 

Más información al (787) 525-4000.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba