Loader

Muere el esposo de Wilnelia Merced, Sir Bruce Forsyth

El hombre de la televisión británica tenía 89 años
Photo
Wilnelia y Bruce se casaron en 1983 y vivían en Londres. (Archivo)
  • Compartir esta nota:

El esposo de la exreina de belleza puertorriqueña, Wilnelia Merced, y personalidad de la televisión británica, Sir Bruce Forsyth, falleció hoy a los 89 años (nació el 22 de febrero 1928) en un hospital en Londres, Inglaterra. Su corazón no aguantó más.

Al momento de su partida, lo acompañaban Wilnelia, su esposa por 34 años, el hijo del matrimonio, Jonathan Joseph, de 30 años, y las hijas de dos matrimonios anteriores, Debbie, Julie, Laura, Charlotte y Louisa. Delia Cruz, madre de Merced y presidenta de Miss Mundo de Puerto Rico, viajó desde Puerto Rico a Londres en cuanto se enteró de la gravedad de su yerno.

“Con enorme tristeza, la familia Forsyth informa que sir Bruce murió esta tarde (en Londres), en paz y rodeado por su esposa Wilnelia y todos sus hijos”, expresó el manejador de Forsyth, Ian Wilson, en un comunicado que reseñó la BBC.

“Hace varias semanas, un amigo lo visitó y le preguntó qué había estado haciendo por los pasados 18 meses… con una guiñada le respondió: ‘he estado muy ocupado… ¡he estado enfermo!’”, añadió Wilson, quien agradeció las muestras de cariño y pidió espacio para la familia.

El humorista nunca se pudo sobreponer del todo de una caída que sufrió el 8 de octubre del 2015 tras perder el equilibrio en las escaleras de su casa en las afueras de Londres y fue necesario intervenirlo quirúrgicamente en noviembre del 2015 de un aneurisma aórtico abdominal.

“Bruce se está recuperando poco a poco. He tenido a mis ángeles, que son las hijas de Bruce, junto a mí todo el tiempo, y a mi hijo JJ dándome fortaleza. Mi esposo ha sido atendido por los mejores médicos del país y la operación fue un éxito. Lo intervino el mismo doctor que descubrió lo que tenía. Lo que ocurrió es que después de la caída se le hicieron pruebas, porque él perdió el balance, pero no se le había encontrado nada y este médico insistió en que se le hiciera un scan de todo el cuerpo y ahí apareció el aneurisma”, compartió entonces la asesora del Miss Mundo de Puerto Rico.

Wilnelia y Bruce tuvieron un matrimonio de ensueño, lleno de amor, respeto y admiración mutua. Celebraron cada aniversario de bodas como la primera vez y cada cumpleaños. Su vida juntos fue espléndida sin importar los 30 años que se llevaban.  Él la hacía reír todo el tiempo, la trataba como a una verdadera reina y se nutría de la paz que ella le brindaba. Mientras que “Winnie”, como él la llamaba, lo mimaba y siempre estaba hermosa para él.

“Nunca encontraré a otro hombre como Bruce”, decía ella del gran caballero de su vida y de la corona inglesa.

Photo

El artista fue condecorado Sir o Caballero del imperio británico por la reina Isabel de Inglaterra en el 2011 otorgándole a su vez a Wilnelia, como su esposa, el título de Lady Forsyth-Johnson. Al faltar Bruce, su hijo JJ hereda la distinción como su único vástago varón.

Casados en Nueva York el 15 de enero del 1983 tras conocerse en el concurso de Miss Mundo en 1980, ambos como jurados, Bruce conoció Puerto Rico y de inmediato lo hizo parte de él, y de su espectáculo unipersonal en el que contaba con jocosidad cómo había conocido a su boricua, y hablaba sobre el choque de culturas entre ellos. Confesaba que, a pesar de los años, no había aprendido español -sólo “piña colada”, que le enseñó su hijo, que sí habla el idioma de su madre. Bruce y Wilnelia compraron una villa en Dorado hace dos décadas y cada Navidad pasaban las fiestas en la Isla donde permanecían hasta que llegaba la primavera. Aquí hizo grandes amigos.

Forsyth ganó un Record Guiness en el 2012 por tener la carrera más larga (masculino) en el mundo del entretenimiento, sostenidamente, por más 75 años trabajando en series de televisión, programas de juegos y competencias de baile. La frase que lo distinguió a lo largo de su carrera fue “Nice to see you, to see you nice”. También incursionó en el teatro y en el cine.

Renunció a su programa más reciente, “Strictly Come Dancing” en el 2013, después de presentarlo durante una década para la BBC de Londres, justo cuando estaba pocisionado en el primer lugar de los sábados en la tarde, tomando por sorpresa al público británico que tanto lo quiso y lo respetó. Su despedida ocupó las primeras planas de los periódicos y revistas de Inglaterra.

“Después de diez maravillosos años y once temporadas, entiendo que es el momento correcto de dejar atrás el rigor de presentar estrictos programas en vivo”, comentó Bruce en ese momento a El Nuevo Día y agregó “no me retiro todavía”.

“Bruce está feliz desde que anunció su retiro del programa. Es que el programa duraba dos horas en vivo y tomaba días en el montaje y ensayos. Se sentía cansado porque eso requiere mucha energía. Para él fue difícil la decisión por estar en el primer lugar de sintonía, pero el año pasado cogió una influenza y no pudo hacer el programa durante dos semanas, (ahí) fue cuando comenzó a pensar en dejarlo. Sin embargo, Bruce ahora está más ocupado que nunca”, explicó la empresaria.

Bruce tenía un corazón compasivo hacía la pobreza en el mundo (sus padres fueron miembros del Salvation Army) y los animales. Comenzó su carrera en la televisión a los 14 años como actor, músico y bailarín con la canción “Boy Bruce, the Mighty Atom”. A partir de ese tema, que lo interpretaba bailando y tocando el acordeón, todos le llamaron “Boy Bruce”, allende los años. Su vena artística la heredó de su madre que era cantante.

Entre sus grandes amigos de la profesión se encuentran Sean Connery, con quien compartió apartamento en su temprana juventud, y el cantante norteamericano de raíces boricuas, Sammy Davis Jr., al que le dio un homenaje en 1991 interpretando sus grandes éxitos.

El también bailarín de tap, compositor, pianista y vendedor de discos que grabó, escribió en el 2002 Bruce: The Autobiography, un revelador libro sobre una vida de éxitos y grandes amores.  

  • Compartir esta nota:
Notas relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba