Loader

En una emotiva ceremonia, la reina Máxima despidió a su hermana cantando

La soberana y su familia viajaron desde Holanda para el funeral de Inés Zorreguieta.
  • Por La Nación / GDA
  • 08 JUN. 2018 - 4:02 PM
Photo
Inés Zorreguieta. (Foto: Archivo / EFE)
  • Compartir esta nota:

La reina Máxima de Holanda, el rey Willem-Alexander y sus tres hijas despidieron hoy en el cementerio Memorial, en Pilar, Argentina, a la hermana menor de la soberana, Inés, quien fue hallada muerta el miércoles por la noche.

Máxima llegó a la Argentina junto a su familia esta mañana en el vuelo 701 de la aerolínea KLM, que aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires.

Un grupo de tres camionetas y un auto integraron la comitiva que entró a la 1:00 p.m. al cementerio.

Al lugar también arribó la primera dama de Argentina, Juliana Awada, entre otras personas que acompañaron a la familia Zorreguieta-Orange en este doloroso momento.

Photo

A la izquierda de la foto se puede ver a la reina Máxima caminar junto a una de sus hijas en el cementerio de Pilar. Foto: La Nación/GDA

Según relató a la salida de la ceremonia, el famoso diseñador argentino Benito Fernández, amigo de la reina, Máxima y sus hijas cantaron dos canciones para despedir a Inés: Knocking on heaven´s doors de Bob Dylan e Is this love de Bob Marley. La menor de las jovencitas, Ariane, era la ahijada de Inés. 

“Máxima habló, cantó, todos (sienten) un dolor muy grande", confirmó el diseñador cercano a la reina. 

La música era algo que unía a Máxima, Martín, Juan e Inés, los cuatro hijos fruto de la relación entre Jorge Zorreguieta y María del Carmen Cerruti Carricart. Los mayores le habían contagiado a la pequeña de la familia el amor por los íconos musicales de los 70 y 80 tanto que, en los últimos años, había dando rienda suelta s u pasión por la guitarra y por cantar. Por eso, no sorprendió a los presentes que el homenaje haya sido en clave melódica: en el entierro de su padre, Jorge Zorreguieta, en agosto del año pasado, la reina de Holanda y sus hermanos habían cantado para despedirlo: "My Way", la canción preferida de su papá, y "What a Wonderful World". 

En los alrededores al cementerio hubo un fuerte operativo de seguridad que incluyó a efectivos del grupo Halcón, del Grupo Apoyo Departamental (GAD), dos de los más profesionales del país, y de la seguridad de la casa real de Holanda.

A unos 330 pies de la entrada se había montado un gazebo verde, donde se realizó la ceremonia. Antes, en uno de los edificos de estilo colonial del cementerio, la reina y uno de sus seis hermanos, Martín, dieron un pequeño y sentido discurso para los invitados más íntimos. El resto esperó respetuosamente afuera.

Photo

Las hijas de la reina, sentadas en el césped durante la despedida a su tía Inés. Foto: La Nación/GDA

A las 4.20 p.m., los asistentes acompañaron el féretro para la inhumación. La familia real se quedó en el cementerio hasta las 6.p.m. 

Delante iban Amalia, la hija mayor de la reina; su abuela materna, y Juan y Martín, dos de los seis hermanos de Máxima. Detrás, iba Máxima con el rey y sus otras dos hijas. Llevaba un ramo de flores blancas. 

A Máxima se la vio cansada y consternada, había viajado desde las 9 de la noche del jueves en un vuelo regular junto a su familia. 

Para viajar a la Argentina, Máxima canceló todos sus compromisos oficiales hasta fines de la semana que viene, entre ellos un viaje de Estado a Letonia, Estonia y Lituania.

Inés Zorreguieta, quién tenía 33 años, fue hallada sin vida en un apartamento del barrio porteño de Caballito y la investigación preliminar realizada indica que se habría suicidado.

La joven luchaba hace años contra la depresión y había sido internada en 2012 en una clínica psiquiátrica para tratar trastornos alimenticios. 

Con información de La Nación de Argentina/GDA

  • Compartir esta nota:
Volver arriba