Loader

Todos los ojos puestos en St. George para la boda de Harry y Meghan

La pareja se casa al mediodía en la capilla ubicada en Windsor.
Photo
Vista de la capilla de St. George, durante el ensayo para la boda de Harry y Meghan. (Foto: AP)
  • Compartir esta nota:

Y finalmente llegó. El día más esperado en el Reino Unido despunta hoy con un sol que promete acompañar a los novios más famosos del mundo. El príncipe Harry y Meghan Markle tienen hoy todos los ojos puestos sobre ellos y la capilla de St. George donde se celebra su boda.

El heredero al trono británico esperará a Meghan en el altar mientras que la madre y amigos de la novia estarán presentes cuando se casen en el castillo de Windsor.

El jueves, la pareja realizó el ensayo general junto a la reina Elizabeth II, el príncipe William y Kate Middleton para que todo salga a la perfección hoy.

Aunque ha habido algunos nubarrones familiares, como en casi toda boda, Meghan promete brillar más que nunca con un vestido diseñado por Clare Waight Keller. En un primer momento se había informado que la casa Ralph & Russo se encargaría del diseño, pero Meghan prefirió a la primera mujer directora creativa de la casa de moda Givenchy. 

Su futuro suegro, el príncipe Charles, será el encargado de acompañarla uno tramo del camino al altar, luego de que la propia actriz confirmara que su padre no estará en la ceremonia, ya que se recupera de una cirugía de corazón tras el stress y la carga emocional que significara la filtración de que había escenificado unas fotos para un grupo de paparazzis. La noticia hasta hizo llorar a Meghan, según declararon allegados a ella.

Por ese motivo, será su suegro quien le brinde su brazo como apoyo camino al altar en donde jurará amor eterno a Harry.

La mezcla de realeza, celebridad, pompa y ceremonia ha generado un interés de niveles estratosféricos en todo el mundo, la boda será transmitida en vivo a millones de personas. Podrás verla por Magacín.com a partir de las 6 a.m. de Puerto Rico.

La carroza Aspen Laundau ya está lista y los cuatro caballos grises preparados para escoltar a los novios durante el recorrido hasta y desde la capilla.

Miles de entusiastas llegaron el viernes a Windsor en medio de los preparativos finales para la boda, que ha atraído a simpatizantes de la realeza y medios internacionales a este pueblo con castillo y residencia real a 25 millas al oeste de Londres.

Se han colocado banderas británicas, barricadas y patrullas de policía mientras que los fans acampan, algunos hace semanas, para tener la mejor vista de la procesión del carruaje.

Harry y el príncipe William, su hermano y padrino de la boda, encantaron a los admiradores cuando salieron del castillo de Windsor el viernes por la tarde para saludar a los congregados para felicitarlos.

Si Harry está nervioso no lo mostró. El príncipe sonriente puso sus pulgares hacia arriba y dijo “genial, gracias” cuando alguien le preguntó cómo se estaba sintiendo en la víspera de su boda. El príncipe de 33 años aceptó un oso de peluche de regalo, flores y habló con personas de Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y otras partes del mundo.

Decenas de miles de espectadores, incluyendo muchos estadounidenses que han ido a apoyar a Markle, quien nació en California, se esperan en Windsor para encender la atmósfera real.

La Policía británica dijo que se les realizará revisiones de seguridad como en los aeropuertos. También se han colocado barricadas de metal para impedir ataques con vehículos como los que provocaron la muerte de varias personas en puentes de Londres y Westminster el año pasado.

De igual manera estará presente la Policía montada y habrá perros entrenados. A los espectadores se les ha pedido no arrojar confeti cuando los recién casados pasen por el pueblo en su carruaje.

“Es un potencial riesgo de seguridad y ¡es difícil de limpiar!”, dijo la policía del Valle del Támesis.

El Palacio de Buckingham también anunció que Philip, el esposo de la reina Elizabeth II y duque de Edimburgo, asistirá a la boda real a pocas semanas de que le realizaran una operación para reemplazarle la cadera. El abuelo de 96 años de Harry se ha retirado casi por completo de los compromisos públicos y hasta hace poco se desconocía si asistiría a la ceremonia.

La madre de Meghan, Doria Ragland, voló a Inglaterra desde su casa en California el miércoles y el viernes tomó el té con la reina en el castillo de Windsor. Fue su primer encuentro con la jefa de Estado que formará parte de su familia política.

El jueves, la mamá de la novia había cenado con la familia de William y un día antes conoció a Charles y a su esposa Camilla.

Ragland era la favorita de los apostadores para caminar al altar con la novia, pero Meghan decidió que fuera su suegro, un experto eventos públicos de gran escala con los ojos del mundo puestos sobre ellos.

“Creo que algunas personas se sentirán desilusionadas, personas que esperaban el momento histórico de una mujer caminando con su hija al altar, y una mujer de raza mixta de Estados Unidos. Habría sido un momento histórico”, dijo el historiador real Robert Lacey.

Pero, por otra parte, agregó: “Que el príncipe Charles, el futuro rey, camine con la novia ¿qué más podría soñar Meghan?”

El arzobispo de Canterbury Justin Welby, quien oficiará la ceremonia, dijo que Harry y Meghan son “una pareja muy segura” y la atmósfera en los ensayos ha sido “relajada, alegre y muy disfrutable”.

No es la primera vez que una novia de la realeza ha sido acompañada al altar por alguien que no sea su padre. La hermana de la reina, la fallecida princesa Margaret, fue acompañada por el príncipe Phillip pues su padre ya había muerto. La reina Victoria acompañó al altar a dos de sus hijas.

Roseline Morris, una visitante de 35 años de Basildon, Inglaterra, notó que Charles no tiene hijas. "Nunca tendrá la oportunidad de acompañar a una hija al altar, así que esto será una linda ocasión para él. Me imagino que estará muy orgulloso", comentó.

El hecho de que el padre del novio acompañe a Meghan es un giro más en esta boda real que será muy distinta a las demás.

La maestra pastelera Claire Ptak dijo el viernes que el bizcocho de bodas, el cual tendrá tres partes y sabor a limón y flor de saúco, tiene un gusto "etéreo" y será presentado de una manera no tradicional.

Otra de las decisiones que hará a esta boda diferente es que Meghan no tendrá una dama de honor, como tuviera su concuñada Kate Middleton, pero sí habrá 10 pequeñas damas de honor y pajecitos, incluyendo al príncipe George de 4 años y la princesa Charlotte de 3, los hijos mayores de William y Catherine.

Los 600 invitados que estarán en la capilla (a Windsor invitaron a 1,200 personas) incluyen a miembros de la familia real y amigos famosos de Harry y Meghan. Uno de ellos, podría ser el mismo Elton John, íntimo amigo de Lady Di.

De igual manera están invitados varios compañeros de elenco de Markle en el drama televisivo “Suits”.

La pareja será casada por Welby en una ceremonia de la Iglesia de Inglaterra, mientras que el reverendo Michael Curry, el primer obispo presidente negro de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos dará un sermón.

Curry, hijo de un activista por los derechos civiles y descendiente de esclavos africanos, ha hablado a favor de los derechos de los homosexuales y planea unirse a una marcha en la Casa Blanca la próxima semana para rechazar la política de “América primero” de Donald Trump.

Curry, de 65 años, fue cuidadosamente elegido por Harry y Meghan para dar el sermón, incluso a pesar de que la pareja no lo había conocido en persona.

Los novios no han dicho por qué eligieron a Curry, pero es famoso por ser un apasionado orador que cautiva al tiempo que predica apertura y tolerancia. En el púlpito puede ser relajado y gracioso, al agregar chistes y anécdotas personales a sus sermones, pero también intenso al comunicar mensajes más serios.

Con esta elección, Harry busca darle a su boda saber estadounidense en honor a Meghan. Pero no es la única decisión que ha tomado. Además, del religioso, un coro góspel y un toque de soul completarán la partida.

La ceremonia está basada en las liturgias Common Worship, la opción de misa más moderna de varias dentro de la Iglesia de Inglaterra, e incluye oraciones e himnos, así como lecturas y selecciones musicales elegidas por la pareja y su familia.

El palacio de Kensington dijo "como cualquier pareja que se casa el príncipe Harry y la señorita Markle han puesto un gran cuidado en la selección de todos los elementos de su misa”.

La selección incluye obras de Johann Sebastian Bach, Edward Elgar, Gabriel Faure y Franz Schubert.

El coro de la capilla interpretará obras del compositor inglés del siglo XVI Thomas Tallis. Un ensamble góspel de Londres, The Kingdom Choir, interpretará la canción clásica soul del estadounidense Ben. E. King "Stand By Me".

Jane Fellowes, hermana de Lady Di, leerá un fragmento del “Cantar de los cantares”, una oda al poder del amor que dice: “Las aguas torrenciales no pueden apagar el amor, ni los ríos anegarlo”.

La Iglesia de Inglaterra no permite a las parejas escribir sus propios votos, por lo que Meghan y Harry tendrán que prometer fidelidad: “En la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”.

Welby, primado de la Comunión Anglicana, les pedirá que se amen, se reconforten, se honren y protejan el uno al otro, pero no que se obedezcan. Ese requisito para las esposas es considerado ahora obsoleto por la Iglesia de Inglaterra.

Frente a los invitados a la boda, Meghan y Harry intercambiarán anillos antes de que Welby los declare marido y mujer con las palabras: “Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre”.

Después de que los invitados canten "God Save the Queen", el himno nacional de Gran Bretaña, los recién casados saldrán de la capilla con el allegro de la "Sinfonía No. 1" del compositor del siglo XVIII William Boyce, y los sonidos góspel de "Amen/This Little Light of Mine".

Todas decisiones que fueron tomadas por “dos personas reales que están obviamente enamoradas”, como los describiera el reverendo Curry.

“Cuando los veo, algo en mi corazón se agita”, dijo. “Por eso 2.000 millones de personas los están viendo”.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba