Loader

Un año de altas y bajas para Melania Trump

Mira algunos de sus “looks” que más llamaron la atención en sus primeros doce meses en Casa Blanca
  • Compartir esta nota:

Hace un año Melania Trump llegó a Casa Blanca en medio de críticas y mucha resistencia de parte de muchos fashionistas que repudiaban el comportamiento de su esposo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Y no era para menos, pues Melania llegó a ocupar el lugar que por ocho años llenó Michelle Obama, quien cautivó a muchos por su forma de vestir elegante y refinada, además de haber contado con el apoyo de muchos diseñadores estadounidenses e internacionales.

Días antes de la juramentación de Trump, la página web del diario “The New York Times” sugirió que con la llegada del político y la modelo a Casa Blanca podría significar el fin de “luna de miel entre Washington y la moda norteamericana” que tuvo uno de sus mejores momentos en los últimos años con el apoyo de Obama a diseñadores locales.

Luego de que se conociera el triunfo de Trump sobre la candidata demócrata, Hilary Clinton, algunos diseñadores estadounidenses dejaron claro que no trabajarían para Melania. Pero el boicot de algunos no frenó a la exmodelo eslovena en su afán por mantenerse a su estilo moderno y sofisticado.

No cabe duda que en los últimos meses Melania ha aprendido, a fuerza de críticas, a ajustar su vestuario a situaciones difíciles.

Hay que recordar que la primera dama estadounidense recibió fuertes críticas tan reciente como el pasado 29 de agosto, cuando llegó a Texas a visitar las áreas afectadas por el huracán Harvey luciendo un par de tacones de agua de más de cinco pulgadas de altura. Aunque hora más tarde, realizó otra aparición pública con lo que algunos consideraron un ajuar más apropiado para la ocasión, incluyendo tenis, las redes sociales se desbordaron con críticas y hasta las burlas por su manera de vestir.

Casi dos meses más tarde, durante su visita a Puerto Rico luego del paso del huracán María, su vestimenta fue más apropiada para la ocasión.

Otro momento difícil fue cuando se convirtió en la gran ausente de la tradicional lista de las mejor vestidas de la revista “Vanity Fair”.

Tal parece que el estilo de la exmodelo no fue del agrado de quienes tienen a su cargo seleccionar a aquellas personalidades que se caracterizan por su buen gusto al vestir y su acertada manera se seleccionar los ajuares correctos para cada ocasión.

En la lista de mujeres mejor vestidas sí estuvieron Michelle Obama y la reina Letizia de España.

Entre estilos sumamente costosos y otros más asequibles, piezas muy criticadas y otras “aprobadas” por los fashionistas así como prendas de vestir que se agotaron en pocas horas luego de que ella las luciera, definitivamente para Melania Trump ha sido un año en el que la moda ha tenido un lugar importante en su agenda.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba