Loader

Casarse en el trópico

Las hospederías del país ofrecen la oportunidad de una boda de ensueño, con todos los servicios necesarios y en un ambiente sin estrés
Photo
Las bodas en los hoteles se mantienen como una opción muy apreciada, tanto para las parejas de la isla, como del exterior. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Una novia que se arrepiente a última hora y en vez de boda, celebra una fiesta entre los familiares y amigos invitados; un novio de la India que quiere llegar a la celebración en un elefante, aunque finalmente aparece en un hermoso caballo blanco de paso fino: y una novia de Estados Unidos que llega a la isla y olvida el traje para la ocasión...

Son solo algunas de las peculiares anécdotas de peticiones o situaciones con las que tienen que lidiar a diario los encargados de organizar y coordinar las bodas en los hoteles del país, espacios donde  la magia de estas ceremonias son parte importante de los servicios que ofrecen.

Y es que, a pesar de los estragos del huracán María y de que muchos estuvieron cerrados temporalmente, las bodas en los hoteles se mantienen como una opción muy apreciada, tanto para las parejas de la isla, como  del exterior. De hecho, Puerto Rico sigue siendo un destino preferido para bodas. 

“El clima, la gastronomía, la cultura y que no se requiere pasaporte desde los Estados Unidos, lo hace un destino preferido”, afirma David Silva, director de Catering & Servicios de Conferencia en el Hotel Condado Vanderbilt.   

“Los clientes están en búsqueda de celebrar la boda de sus sueños, mientras disfrutan de unas vacaciones.  Es la combinación perfecta en el Caribe, Vacación/Boda”, asegura Silva, pero destaca que hace falta disponibilidad de más vuelos directos desde las ciudades más importantes a Puerto Rico. Por eso recomienda continuar “con la campaña positiva sobre el desarrollo de la isla después del huracán”.  

A manera de ejemplo, el ejecutivo dice que para el próximo año ya tienen reservaciones para tres bodas de novios de la India con menús muy diferentes y regionales. “En el Hotel Condado Vanderbilt nos distinguimos por la mejor oferta culinaria y siempre tenemos espacio para complacer gustos específicos relacionados con las diferentes culturas”, agrega Silva, tras recordar que la hospedería no tuvo que cerrar sus puertas debido al paso de los huracanes Irma o María.  

“Contamos con los recursos para continuar brindando nuestros servicios inmediatamente luego del paso de estos sistemas.  Ha sido un gran esfuerzo en equipo para continuar operaciones y trabajar con el alto volumen dado a que hay muchos hoteles que aún permanecen cerrados”, dice el ejecutivo.

De hecho, explica que cuentan con gerentes especializados en bodas de destino y para bodas locales. Además, dice que participan en varios “Weddings Shows” en Estados Unidos donde también exponen su producto.  “Estamos muy activos en las redes sociales y contamos con una página en internet dedicada a bodas, https://sanjuandestinationweddings.com/ y tenemos una excelente relación con las coordinadoras que se especializan en bodas de destino”. 

La boda ideal
“Es la que se planifica con tiempo y no hay corre-corre, la que tiene todos los servicios; los novios se casan en la propiedad, hacen  el ‘rehearseal dinner’ y al otro día de la ceremonia, el desayuno para despedir a los invitados. Es lo que llamamos la boda de los tres días”, explica Yahaira Hernández, gerente de ventas del departamento de bodas del Wyndham Grand Río Mar, en Río Grande.

Pero, para lograr eso, resalta la importancia de planificar con tiempo todos los detalles, que haya una buena comunicación para conocer los gustos de la pareja y lo que esperan de este evento tan importante en sus vidas. 

Según cuenta la ejecutiva, luego de la reapertura del hotel, el 1 de marzo de este año, y tras una inversión millonaria para renovar diversas áreas, han realizado alrededor de 60 bodas y todavía les quedan cuatro antes de que finalice el año.

“Puerto Rico es un  destino de boda muy buscado. En el caso del Wyndham Grand Río Mar  el año ha sido muy exitoso para nosotros, tomando en cuenta todo lo que pasó luego de María”, agrega Hernández, mientras destaca que no tuvieron necesidad de reestructurar los servicios que ofrecían, más allá de algún cambio en el menú gastronómico. 

De la misma forma, indica que los precios se han mantenido relativamente iguales a los que habían antes de María. “Pero sí, obviamente, tenemos áreas renovadas y nuevas opciones de restaurantes que nos ayudan para los ‘rehearsal dinners’ (cenas de ensayo) y los desayunos de despedidas”.

La ejecutiva explica que cuentan con tres puntos de playa semiprivados, dos áreas de jardín y un espacio para las novias que quieren la ceremonia cerca del mar, pero no quieren estar paradas en la arena. “Además tenemos la novia local que busca más el área de interior con aire acondicionado y con vistas al mar”. 

Además, destaca que a la semana reciben más de 50 peticiones de información sobre bodas. De esas, cerca del 70% se traducen en eventos nupciales. “Las reservaciones para el 2019 están dentro de nuestras metas. Ha habido un volumen extraordinario de novias interesadas en nuestro destino, tanto del exterior como de novias locales”.  

En términos de los costos que implica un evento de este tipo, Hernández explica que todo va a depender del presupuesto, la cantidad de invitados y de los gustos y peticiones de los novios. Pero, estima que una boda con 100 invitados puede costar entre $15,000 y $20,000, a un promedio de $150 por persona. “Eso incluye lo que es el área de la ceremonia, el coctel con su bebida servida y una cena de cuatro platos, bizcocho de boda y champán para el brindis, además de barra abierta”. 

Según información publicada recientemente en este diario, el costo promedio de una boda en Estados Unidos, según la revista especializada The Knot, es de $33, 391. La cifra no incluye los gastos de luna de miel.  

Experiencia completa
Una de las ventajas de organizar una boda en un hotel, según los entrevistados, es que se puede hacer todo el evento en un mismo sitio, algo que han podido comprobar los coordinadores de boda de las hospederías.
“Nuestra experiencia en La Concha A Renaissance Resort es que los novios ahora se enfocan más en obtener y brindarle a sus invitados una experiencia total en la hospedería y la isla como destino”, afirma Irene Álvarez, directora de Catering & Manejo de Eventos del hotel, quien destaca que cuentan con un equipo de   cuatro gerentes totalmente dedicados al mercado de las bodas.
“Ofrecemos servicios de orientación, todo lo relacionado a comida y bebida, más el salón con equipo de mesas, sillas, manteles y utilería.

Además, ayudamos con la selección y contratación de suplidores de la industria de bodas para los detalles adicionales como decoración, bizcocho y etc.”, detalla Álvarez.

Al igual que los demás entrevistados, Álvarez resalta la importancia de ajustarse a cada necesidad y pedido de los contrayentes. “En La Concha Resort nos encanta crear tendencias y hacer cosas únicas y diferentes. Por ejemplo, tuvimos un novio hindú que llegó a su ceremonia en la playa en un jet ski”.

Precisamente, dice que este año en esta hospedería se han realizado unas 150 bodas entre locales y de destino. Y para el 2019 han visto un alza, tanto en reservaciones de novios locales como del exterior, en comparación con los dos años anteriores. “La recuperación ha sido impresionantemente positiva. Hemos reestructurado nuestras ofertas, pero no para reducir precios si no para incluir más valor para que obtengan una experiencia más completa al visitar la isla y celebrar su boda”.  

  • Compartir esta nota:
Volver arriba