Loader

5 consejos para disfrutar de un baño relajante

Conoce lo que debes tener a la mano para que sea una experiencia grata y placentera
Photo
Programa en tu agenda un baño largo y relajante al menos una o dos veces al mes. (Fito: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Además de liberar tu piel de impurezas con un duchazo, el baño puede convertirse en ese rato que te dedicas a mimar tu cuerpo y relajarte.

Conoce algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para disfrutar de un rico baño que te ayuda a desconectarse de las tensiones y situaciones de la vida cotidiana.

1. Si tienes pareja, intégrala y si tienes niños, busca una persona que los cuide mientras te relajas. Además, prográmate para apagar el televisor, la computadora y el teléfono celular. Recuerda que es tiempo para relajarte.

2. Haz un “playlist” con música que te guste y baja la intensidad de la luz para ir creando un ambiente acogedor.

3. Vierte en la bañera sales naturales que hidratan y exfolian tu piel. Puedes usarlas solas o combinarlas con aceites aromáticos. La esteticista Caty González recomienda llenar la bañera con agua tibia y añadir un poco de miel de abeja (hidratante), pétalos de flores (que impregnan un agradable aroma) y sales de baño.

4. Si decides quedarte un rato en la bañera, el agua tibia puede ser ideal para que te relajes. Pero si prefieres darte un duchazo para eliminar la mascarilla o el exfoliador, el dermatólogo Luis J. Ortiz Espinosa recomienda bañarse con agua templada, ni muy caliente ni muy fría.

“El agua excesivamente caliente no es necesaria, esa no es la temperatura normal de la piel. Hacerlo ocasionalmente puede ser terapéutico, pero tenemos bacterias que necesitamos en la piel y que el agua caliente mata. El agua muy fría tiende a disminuir la circulación porque se contraen los vasos sanguíneos. El agua templada es la mejor opción”, aseguró.

5. Al culminar el baño, aplica en tu piel una crema hidratante a base de elastina y colágeno. Si no te gusta la sensación grasosa de la crema, aplícala sobre la piel semihúmeda.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba