Loader

Cinco datos que debes conocer sobre la exfoliación

Una práctica que debes integrar en la rutina semanal del cuidado de tu piel
Photo
Siempre que exfolies la piel en casa debes hacerlo con movimientos suaves para evitar irritación.
  • Compartir esta nota:

Las células de la piel se renuevan diariamente y, si no se elimina adecuadamente, ese tejido muerto se acumula hasta obstruir tus poros.

Como resultado, tu piel se ve opaca y puedes experimentar problemas de acné y espinillas. Para evitar esas situaciones que afecten la piel de todo tu cuerpo, la exfoliación puede ser solución.

La esteticista Caty González indica que la exfoliación debe hacerse una o dos veces a la semana para darle un aspecto suave y luminoso a la piel.

A continuación, encontrarás cinco opciones sencillas para exfoliar tu piel en casa.

1. Recuerda que la piel del rostro es más fina que la del cuerpo, por lo que la exfoliación casera debe ser más suave en esa área.

2. Existen dos tipos básicos de exfoliadores faciales, los de grano y los enzimáticos, que a pesar de estar dirigidos a diferentes tipos de piel su resultado es el mismo: una piel más sana. Los exfoliadores de grano cuentan con pequeñas micropartículas que raspan la piel. Algunos productos de este tipo están hechos a base de semillas de frutas microtrituradas y otros utilizan azúcares naturales.

Los exfoliadores enzimáticos, por su parte, no tienen ningún tipo de grano y no se raspan, sino que se aplican y se oxidan en la piel. Así remueven las impurezas y las células muertas sin tener que hacer ningún tipo de arrastre facial.

3. Para exfoliar otras áreas del cuerpo, puedes utilizar materiales naturales como la loofah, cepillos de fibras naturales, tiras con aplicaciones de loofah o productos de belleza para este propósito. Frota la piel con suavidad.

4. Si quieres hacer un exfoliador casero, la experta recomienda mezclar azúcar con unas gotas de aceite de oliva y aplicar sobre la piel seca, masajeando en forma circular.

5. En caso de que tu piel sea grasosa, puedes combinar avena con un poco de agua hasta crear una pasta que debes colocar sobre el área y dejarlo por unos 10 o 15 minutos antes de retirarla con abundante agua.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba