Loader

Conoce cómo lucir más bella sin estrés

Toma nota del impacto del envejecimiento en tu bienestar emocional, tu calidad de vida y hasta en tu apariencia
Photo
El estrés psicológico pasa factura a la piel y se convierte en un detonante de desórdenes dermatológicos.
  • Compartir esta nota:

La apariencia saludable, brillante y lozana de la piel depende de muchos factores. De algunos, como la genética, no tenemos el control; sin embargo, existen otros ante los que sí podemos actuar para cuidar al órgano más extenso de nuestro cuerpo. Uno de estos es el manejo del estrés. ¿Sabes lo que le hace a la piel?

En un artículo sobre las manifestaciones del estrés en la piel de poblaciones con y sin enfermedades psiquiátricas, el doctor Edgardo Rodríguez Vallecillo, dermatólogo; y su colega Michel A. Woodbury-Fariña, psiquiatra, evaluaron este aspecto del estrés.

En este, los galenos señalan que el estrés afecta la piel de distintas maneras que incluyen desde su envejecimiento prematuro hasta el crecimiento anormal del tejido (neoplasia). Los especialistas explican que el estrés psicológico pasa factura a la piel y se conoce como el detonante de varios desórdenes dermatológicos. Incluso, mencionan que, además, el estrés puede ser el resultado de cómo una persona maneja los desórdenes dermatológicos que le afectan desde los puntos de vista cosmético y funcional, puesto que estos pueden tener un impacto importante en su bienestar emocional y su calidad de vida.

“El artículo abarca cómo muchas enfermedades dermatológicas preexistentes se pueden empeorar y agravar con el estrés”, sostiene Rodríguez Vallecillo, quien tiene su consulta en Santurce, al indicar que el estrés emocional también produce estrés oxidativo.

“El estrés al organismo viene de muchísimas otras formas, desde la exposición solar, que causa daño a los mecanismos reparadores del cuerpo, hasta la exposición a sustancias tóxicas que están en el ambiente”, reitera Rodríguez Vallecillo.

A este argumento, el doctor Luis Ortiz Espinosa, dermatólogo de Novaderm, en Bayamón y Carolina, agrega que el estrés provoca cambios metabólicos que afectan al organismo de diversas maneras.

“Cuando tienes mucha tensión y estás constantemente en estrés, aumentan los andrógenos, las hormonas masculinas que tienen tanto los hombres como las mujeres, y también suben los niveles cortisol”, explica Ortiz Espinosa. Añade que, en condiciones normales, estas hormonas aumentan para que el organismo reaccione a ciertas situaciones, lo que se conoce como “respuesta de lucha o huida” (fight or flight response), pero que, si se mantienen en un nivel elevado, pueden generar hasta una disminución en la respuesta inmune de la persona. De esta manera, se genera un círculo vicioso.

“El estrés aumenta los andrógenos y los andrógenos aumentan el estrés y, por ejemplo, los brotes de acné. Los andrógenos estimulan, también, la secreción sebácea y, por otro lado, te inmunosuprimen y, por lo tanto, aumentan las infecciones, tanto virales como bacterianas”, indica el doctor Ortiz Espinosa. A la vez, dice que, en estos casos, es esencial acudir al especialista de la piel, seguir un régimen de cuidado integral de la salud, tanto interna como externa y, de ser necesario, visitar al especialista de la salud mental.

Sobre este particular, Lizelle Arzuaga, fundadora y directora de Samadhi Yoga Ayurveda Institute, agrega que una de las maneras de cuidar de la piel de adentro hacia afuera para moderar los efectos del estrés en esta es mediante la práctica del yoga y del ayurveda (una ciencia que establece que la salud no es solo la ausencia de enfermedad, sino el bienestar en todos los niveles: físico, emocional y espiritual).

“El problema del estrés y de cómo se refleja es que es de adentro para afuera, pero también de afuera para adentro”, menciona Arzuaga, quien aclara que estas prácticas atienden esta compleja dinámica.

¿Qué le ocurre a tu piel?

Es un hecho que el estrés envejece. A continuación, los doctores Rodríguez Vallecillo y Ortiz Espinosa comparten algunas de las manifestaciones que se pueden presentar en la piel:

Acné

Aunque puede tener como detonantes factores hormonales, condiciones como el acné suelen empeorar mucho con el estrés y también puede aparecer como producto del estrés.

Caída del cabello

El estrés afecta los ciclos de crecimiento y caída del cabello. Además, también se asocia a la caída del cabello en parches (alopecia areata), la cual también tiene un componente inmune.

Líneas de expresión y arrugas

El estrés aumenta los niveles de cortisol, lo que lleva a la destrucción de las fibras de colágeno y de la elastina. Por lo tanto, la piel no puede recuperarse tan fácilmente, perdiendo la elasticidad que le brinda lozanía.

Picor

El picor es uno de los síntomas principales de la dermatología y uno muy asociado al estrés. Se genera cuando el cuerpo segrega adrenalina y cortisol. Algunas personas pueden desarrollar ronchas.

Resequedad de la piel

Un aumento en la hormona adrenalina puede provocar que las personas suden más, lo cual puede deshidratar la piel, provocando que se vea escamosa. En una piel reseca se marcan más las líneas de expresión y las arrugas.

Herpes simple

Al deprimir el sistema inmune, la ansiedad y el estrés pueden ser detonantes del virus del herpes simple.

El yoga como solución

De acuerdo con Lizelle Arzuaga, maestra de yoga y practicante de ayurveda de de Samadhi Yoga Ayurveda Institute, a través de estas prácticas se mejoran la circulación, la oxigenación y hasta la digestión del cuerpo, reflejándose en una piel más radiante. Además, explica que la práctica del yoga te enseña a relajarte del estrés fuera del mat (la estera donde se practica la disciplina), ayudándote a regular tus emociones, lo cual es beneficioso para todo el organismo, incluyendo la piel.

Prácticas básicas del ayurveda

“En general, en ayurveda vas de lo más simple hasta lo más profundo, pero cada una de estas prácticas son adaptadas a tu tipo de constitución, reconociendo unas combinaciones de los elementos que hacen que tú te predispongas a ciertas condiciones, pero enfocándose en mantenerte en balance y en la prevención”, aclara Arzuaga, al mencionar algunas de las prácticas básicas del ayurveda para todos los días:

1. Detoxificación diaria

Aparte de lo que comas, están los ejercicios de respiración. Es importante que elimines bien (vayas al baño) todos los días, para desintoxicar y cuidar la piel.

2. Automasaje diario

El Abyanga es un automasaje diario que se da desde el cuero cabelludo hasta la punta de los pies y solo toma de dos a tres minutos. Puedes hacer hasta un cepillado en seco de la piel (dry brushing).

3. Cuidado de la boca

Para mantener la salud interna, además de cepillarse los dientes, se recomienda el enjuague con aceite (oil pulling). Esto se refiere a hacer buches de aceite (ajonjolí/sésamo, coco u otro) por tres minutos para desintoxicar la boca, las glándulas salivares, la lengua y todos los tejidos de protección que están dentro de la boca.

4. Raspado de la lengua

El cuidado de la lengua también forma parte del ayurveda y se hace el raspado de lengua (tongue scraping) con un instrumento de bronce o de acero inoxidable para desintoxicar el organismo. “Si te mueves, respiras, comes bien, limpio y saludable, tu piel va a estar bien”, expresa Arzuaga, para agregar que, si ves que tu piel te está ‘hablando’, atiéndela porque puede ser un aviso de algo que puede ser mayor. “Acuérdate de que tú eres integral y la piel te dice muchas cosas. Obsérvala, cuídala, protégete del sol y protégete por dentro, practicando yoga y aprendiendo sobre ayurveda”.

Otras condiciones de la piel que se exacerban por el estrés

Dermatitis atópica, dermatitis seborreica, lichen planus y rosácea. Otras manifestaciones que se ven dentro de la psicodermatología, una subespecialidad de la dermatología en la que se estudia la relación de la dermatología y la psiquiatría, incluyen tricotilomanía (trastorno en el que las personas se arrancan el pelo de forma compulsiva), desorden dismórfico del cuerpo (trastorno que consiste en una preocupación fuera de lo normal por algún defecto, real o imaginado, de su físico) y neurodermatitis (trastorno cutáneo que se caracteriza por una picazón o descamación crónica).

  • Compartir esta nota:
Volver arriba