Loader

Entrevista exclusiva con Kaia, la hija de Cindy Crawford

La joven de 15 años, quien es la portavoz de la fragancia Daisy de Marc Jacobs para Coty, habló sobre su carrera, sus aspiraciones profesionales y su mamá
Photo
Una muy accesible y cálida Kaia se mostró tan simple y bella como una margarita. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Igual a su madre. Es lo primero que se viene a la mente al tener de frente a Kaia Gerber Crawford -hija del ícono de la pasarela Cindy Crawford- una adolescente de 15 años que se ha convertido en la imagen oficial de la fragancia Daisy de Marc Jacobs para Coty, edición especial, por su décimo aniversario.

Tras una breve presentación en una suite del hotel Bel Air en Los Ángeles, una muy accesible y cálida Kaia, a la que los ojos le brillan cada vez que se menciona a su madre, se mostró ante Magacín tan simple y bella como una margarita.

Con tan sólo 15 años de edad has logrado un maravilloso trabajo como el rostro oficial de Marc Jacobs Beauty. ¿Lo consideras como un reto personal?

Estaba muy emocionada cuando Marc se comunicó conmigo la primera vez porque establecimos una relación de amigos muy bonita que para mí fue muy importante, quedé impresionada con él. Pero cuando descubrí lo que Marc quería de mí (ser la modelo oficial de la marca) no lo pensé dos veces para decirle que sí.

¿Lo consultaste con tu mamá?

¡Sí! De hecho, ella fue consultada primero y luego me lo notificaron. Mi mamá entendió cuán importante era esta oportunidad para mi carrera y estaba tan contenta como yo. Nosotros (la familia) decidimos todo juntos como el equipo que somos.

Marc Jacobs Daisy además está celebrando sus diez años en el mercado, en ese entonces tu tenías 5 años. ¿Tuviste alguna conexión con la marca o con el diseñador antes de esta ocasión?

¡Es una locura! Siempre me fijaba en las chicas de Marc Jacobs, todas representaban un modelo a seguir para mí. Siempre las vi fuertes, femeninas, con figuras como las chicas a las que me quería parecer cuando creciera, inclusive jugaba a ser una de ellas y eso me hacía sentir una emoción enorme.

¿Cuál de las notas olfativas del aroma es tu favorita y logra conectarte más esas memorias especiales que guardas?

Marc Jacobs Daisy que salió hace diez años -la primera- pero no la original sino la regular, es la que uso cada día.

¿Cómo fue la experiencia durante la filmación del anuncio para la campaña de Daisy?

Eso es lo que amo de la colección Daisy de Marc Jacobs. Crecí corriendo por todos lados y fue igual cuando filmamos la campaña; me sentí como una niña otra vez. Tuve el impulso de volver a correr y divertirme con las otras modelos del comercial. Pienso que (la esencia) realmente tiene esa frescura juvenil que se siente, pero con un poco de matiz que llega al borde de lo que es mi personalidad. Me recordó que soy joven y que cuando sea mayor lo seguiré siendo a través de mis memorias.

¿Conoces el juego, que mientras le quitas un pétalo a una flor, usualmente una margarita, vas diciendo me ama, no me ama. Qué dice el oráculo de tu margarita en este momento?

Wao, precisamente cuando era más joven solía hacer eso. Lo hacía sin tener a nadie en mi mente, sólo lo hacía como un juego. Cuando tenga a alguien lo haré más veces. Pero fue divertido y espero que las chicas lo practiquen cuando usen Daisy.

O sea, que no tienes novio...

No, porque no tengo mucho tiempo, trabajo mucho y voy al colegio. Me gustaría un día pero no ahora. Así que no me tengo que preocupar si él me ama o no.

La margarita es una flor común y agradecida porque dura mucho tiempo después de ser cortada...

Es realmente preciosa, leo sobre la margarita diariamente. Por lo que se ha convertido en parte de mí.

En lo que a belleza se refiere ¿Qué has aprendido de tu mamá quien ha sido, sin duda alguna, una de las primeras súper modelos en la historia de la moda.

Ella me ha enseñado cómo luce la verdadera belleza natural porque es igualmente bella cuando se despierta en las mañanas, que cuando tiene su cabello y maquillaje hecho. Así que yo he visto cuán maravillosa es y ha sido; mi mamá siempre me ha dicho que menos es más. De niña me gustaba sentarme a su lado y verla cómo se preparaba antes de salir de la casa, y yo ahí tomando notas. Definitivamente ella ha sido mi más grande inspiración.

Cindy Crawford siempre se ha distinguido por su sonrisa vivaz, transmite felicidad. ¿Es así en la realidad?

Sí. Ella siempre me ha dicho que sonría, que nunca tenga miedo a reír porque la gente ama a quienes ríen y que cuando sales allá afuera es para divertirte y eso es, definitivamente, algo que es parte de nuestra personalidad. Mi mamá nunca tuvo miedo de mostrar su verdadera personalidad.

Supe que tu mamá no te enseñó a modelar, quizás pensó que no era necesario porque tú has vivido siempre con una modelo y eso se absorbe.

Mi madre no me dio las herramientas del modelaje, prefirió mostrarme otras cosas que son igual de importantes en la carrera; ser elegante, siempre estar a tiempo, recordar a la gente que te presentan y a ser gentil con todo el mundo. Ella enseña con el ejemplo y una vez estoy frente a las cámaras todo llega natural.

¿Qué tipo de madre es Cindy?

Ella en casa no es Cindy Crawford, es mi mamá. Lo que más me gusta de ella es que nunca ha permitido que su trabajo le afecte en la crianza de sus hijos. Ella regresa a casa después de un largo día de trabajo y todavía saca el tiempo para pasarla con nosotros. Eso es muy importante para mí, es lo que me hizo desarrollar esa relación con ella y según voy haciéndome mayor, más tiempo paso con mi madre.

¿Cómo es tu rutina de belleza diaria siendo una ‘California Girl’, usas perfume y maquillaje todo el tiempo?

No uso maquillaje todo el tiempo, pero sí me pongo Daisy todo el tiempo, sobre todo cada vez que tengo que salir de mi casa (risas). Soy muy simple en mi rutina diaria, sin pasarme de lo que soy, una adolescente. Pero para algún evento me permito jugar con el maquillaje, es parte de mi crecimiento como modelo.

¿Siempre vistes así? (llevaba falda corta de vuelo en mahón a juego con una blusa de corte romántico en tela satinada con estampado de flores).

No visto así en mi vida diaria, pero es divertido algunas veces jugar a estar súper vestida.

Después de haber sido la modelo infantil de Versace hace unos años debes ser toda una experta en moda.

Algo. Ese fue el primer trabajo que logré por mi propio esfuerzo. Ya había modelado con toda mi familia, pero a los diez años me dije: puedo hacer esto. Y algunos años después tengo una carrera efervescente. Me emociona decir que fue Versace la que me lanzó a este mundo de la moda.

¿Te has planteado hacer cine?

No en este momento, estudio a tiempo completo y me disfruto cada tiempo que tengo libre. Participé en la película independiente, “Sister Cities” (2016), y voy a seguir haciendo películas porque soy muy joven, me encanta actuar y no quiero limitarme. Estoy abierta a oportunidades.

¿Cantas?

Solía cantar en musicales en la escuela. Me gustaría tener una voz grandiosa pero no la tengo y siento celos de esas cantantes que tienen grandes voces. Está bien, puedo vivir sin hacerlo.

Estudias con muchos hijos de famosos. ¿Hablan de tu carrera?

A mis amigos de la escuela no les importa hablar de esa parte de mi vida, sólo soy una chica común para ellos. Tengo amigos que están en la industria, y está bien, pero somos estudiantes de escuela superior que hacemos lo que hace la gente normal; divertirnos, ver televisión y salir por ahí a comer. A nadie le importa esas cosas en Malibú, eso es lo que amo. Todos estamos tratando de ser adolescentes y es divertido.

¿Has visitado Puerto Rico? Tus padres, Rande Gerber, y tu mamá estuvieron hace unos años en el lanzamiento de un ron cofundado por tu papá.

No, en esa ocasión me quedé en Los Ángeles. Me encantaría ir pronto a Puerto Rico.

¿Por qué las jóvenes puertorriqueñas deben usar Daisy?

Porque te hace sentir siempre como una niña, empodera tu femeneidad, tu espíritu. Lo que me gusta de la fragancia es que te hace sentir ‘girly’ y linda. Cuando la uso me siento como toda una mujer.

¿Proyectos futuros?

Continuar trabajando con Marc Jacobs. Ha sido maravilloso colaborar con ellos en todo. Me despierto cada día pensando que llegarán nuevas oportunidades y eso me hace sentir súper. Ni siquiera lo siento como un trabajo, pienso que estoy viviendo un sueño cada día y que conoceré nuevas personas y que voy a hacer grandes amigos. A veces pienso que estoy viviendo un sueño y que voy a despertar.

  • Compartir esta nota:
Notas relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba