Loader

Los beneficios de utilizar un corrector de ojeras

El veterano maquillista puertorriqueño, David Lang, enfatiza en la importancia de usar este producto en cualquier tipo de maquillaje y presenta su primera línea de “concealers”
Photo
Este cosmético tiene como función aclarar esas áreas más oscuras que crean una apariencia dispareja. (Fotos: Vanessa Serra)
  • Compartir esta nota:

El corrector es uno de los cosméticos imprescindibles. Eso asegura el experimentado maquillista puertorriqueño, David Lang.

Conseguir esa fórmula ideal que empareje la apariencia de la piel sin dejar de verse natural es una tarea que puede tomar tiempo, pero vale la pena.

“El ‘concealer’ es lo que hace que un rostro rejuvenezca. La manera en que lo aplicas, llevándolo a áreas donde haya oscuridad en el rostro, hace una gran diferencia y es lo que caracteriza un buen maquillaje”, asegura Lang.

Este cosmético tiene como función aclarar esas áreas más oscuras que crean una apariencia dispareja, como son las ojeras, manchas de sol o acné y áreas en las que, por el contorno del rostro, tienden a lucir más opacas. El corrector tiene la función de unificar el tono del cutis cuando se selecciona de un tono bastante similar al de la piel, pero también ayuda a dar luz al rostro cuando se utiliza al menos dos tonos más claros.

“Usualmente utilizo dos tonos de ‘concealer’, uno para las ojeras y otros para el área que quiero iluminar”, destaca.

Photo

Cuando lo utilizas para cubrir ojeras, Lang recomienda aplicar el producto inicialmente en las esquinas cerca del ojo e ir difuminándolo poco a poco utilizando el dedo anular, que es el que menos fuerza tiene, por lo que ejercerás menos presión en esa área cuya piel es más fina.

“Primero llevas el dedo al producto y haces movimientos circulares, con esa acción calientas el producto. Luego lo llevas al área de la ojera y lo aplicas suavemente y con movimientos circulares”, sugiere.

Lang señala que la aplicación de este producto puede realizarse con esponja o brocha, pero él prefiere utilizar el dedo, pues “la textura de la yema dedo es similar a la del área de la ojera y eso va a crear una superficie pulida sin verse porosa”.

Si quieres llevar luz a un área del rostro debes utilizar dos tonos más claros que la piel. Se puede aplicar alrededor de la nariz, las comisuras, sobre el lóbulo del pómulo, en las sienes para iluminar y dar un aspecto juvenil.

“Cuando la persona a la que maquillo tiene el área nasolabial muy hundida, aplico un poco de corrector dos tonos más claros para cubrir esa oscuridad. Una vez aplicas, coges una brocha con una capa ligera de polvo para matizarlo”, comenta.

Lang destaca que puedes aplicar el corrector antes o después de la base, todo dependerá de tu preferencia. Eso sí, siempre después del “primer” para que dure más tiempo.

También señala que si deseas mezclarlo con un poco de agua para una cobertura más ligera.

“No soy muy de usar polvo, porque el polvo tiende a asfixiar la piel. Crea un efecto momentáneo y después se dilatan los poros porque no puede respirar. Si tiene muchas manchas, utiliza dos capas de base formulada con agua y después se aplica el ‘concealer’. Si tienes la necesidad de usar polvo porque tienes el cutis muy grasoso, usa uno traslúcido en la zona T”, recomienda.

Photo

Un buen corrector debe ofrecer una cobertura completa y una fórmula balanceada, que no sea ni muy seca ni muy grasosa.

“El maquillaje no es otra cosa que crear una ilusión y el ‘concealer’ puede hacer que la persona se vea descansada. Es un cambio radical, no importa si quien lo utiliza es un hombre o una mujer”, comenta.

Lang señala que dos de los errores más comunes que se cometen al aplicar el corrector son escoger un tono muy claro y aplicar demasiado. Ambos se pueden solucionar fácilmente. Recuerda que se trata de un producto para emparejar el tono de piel, por lo que su color debe ser parecido al que naturalmente ves en tu cutis y no olvides que se trata de un cosmético pequeño que puedes llevar en la cartera y retocar en el transcurso del día.

Photo

Una mirada de firma

Luego de encontrar esa “fórmula perfecta”, David Lang tomó la decisión de dar el paso para comenzar una línea de maquillaje con su nombre y en la que el “concealer” se ha convertido en su primer producto. “Esto es un proyecto que llevaba hace muchísimo tiempo pensándolo. Primero que nada, porque son los “concealers” que llevo utilizando por más de 25 años”, confiesa.

“Con los años he comprobado que este ‘conceler’ hace un efecto maravilloso en todo el mundo, además dura muchas horas y retrata muy bien”, añade.

El producto -que tiene un costo de $24.50- ya está a la venda en el salón de belleza Cardon & Erdem, ubicado en el Condado Vaderbilt Hotel y pronto podrá adquirirse en varias oficinas de cirujanos plásticos. El maquillista dijo además que está en negociaciones con una cadena de tienda local para añadirla a los puntos de venta.

Lang ya cuenta con una línea de brochas que llevan su nombre y que acostumbra a utilizar cuando imparte clases. “Tengo planes de añadir sombras básicas neutrales que funcionen para todo el mundo, no importa el tipo de piel. De igual forma creyones de labios, que son los que más le favorecen a las mujeres, especialmente a las puertorriqueñas”, concluyó.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba