Loader

Pasos para cuidar la piel de tu cuello

No dejes que esta parte del cuerpo delate tu edad o el mal cuidado al que lo expones
Photo
Para evitar que el área del cuello luzca más envejecida que el rostro, debes comenzar a cuidarla desde temprana edad. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

Comienza el año prestándole mayor atención al área cuello y el escote. Si esto no está escrito en tu lista de resoluciones, revísala y añade esta meta para el 2020.

Se trata de una zona que se olvida muy a menudo y que delata rápidamente tanto tu edad como la falta de cuidado.

La esteticista Astrid Feliciano destaca que la piel que cubre el cuello no es tan gruesa como la de la cara y sufre por la flacidez, pero también por los anillos que se marca, en ocasiones desde temprana edad.

“Si el área no recibe mucha hidratación, al no tener tantas glándulas sebáceas como las que tienes en la cara, se reseca más fácilmente y es donde más rápido se nos nota la edad”, explica la esteticista.

¿Qué cuidados especiales debes darle al cuello y al escote?

1. Comienza a cuidarla desde temprana edad. Las opciones que tienes a la mano son muchas y pueden ser desde llevar la misma crema que usas en el rostro hasta el cuello y el escote hasta usar una fórmula específica para esta zona.

2. Si no empezaste una rutina de cuidado temprana, hazlo tan pronto empieces a notar que se están marcando las líneas con productos que contengan ingredientes tales como la vitamina E, que suaviza la piel.

3. Aplica la crema adecuadamente. La experimentada esteticista señala que debes esparcir el producto con movimientos ascendentes y una vez llegues a la papada, deslizas la mano hacia el lado contrario. También puedes detenerte en el área de la papada y dar un masaje con toques firmes. Lleva esa misma crema al área de los hombros y a la parte de atrás del cuello, que también es olvidada con mucha frecuencia.

4. Mantén una alimentación saludable, consume suficiente agua, limpia el área del cuello y el escote con la misma rigurosidad y los mismos pasos que lo haces con el rostro.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba