Loader

Unos “chunky sneakers”

“Chunky”, palabra a la que por tanto tiempo le he sacado el cuerpo, en el 2019 cambió mi vida y es representativa de la solución a todos mis problemas
Photo
  • Compartir esta nota:

Les voy a contar una breve anécdota que ha marcado mi existencia en este cuerpo que mide 5 pies y unas miserables 3 pulgadas. Hace poco más de dos años fui a mi primer “date” con un chico alto, “normalito” y, pues, los detalles ya no importan. Me presenté en Plaza las Américas en tacos. Sí, fui en tacos al cine a ver una película que realmente ni me gustó para que luego venga el muchacho y me diga que yo era “high maintenance”. ¿A quién se le ocurre usar tacos para ir al “mall”? Para hacer el cuento largo, corto, ya no uso tacos para el cine, ni le hablo al nene ese, pero eso no me ha detenido en mi afán de buscar soluciones para mi hándicap vertical, que no comprometan la comodidad y me regalen par de pulgadas.  ¿Misión imposible?  Tal vez no.

A mi edad, utilizar tacos y plataformas para el día a día, no es la norma y usarlos, francamente me hacen parecer mayor de lo que soy (que ya no cumplidos los 18 no es prioridad con un I.D válido, que ahora ni siquiera me piden, pero eso es material para otro día).  Pero los tenis no me favorecen tampoco porque aparte de que me restan estatura, por más elegantes y sutiles que se vean, no dejan de ser eso, tenis.

Ah, pero resulta que los dioses de la moda, o por lo menos los “fashionistas” que determinan que algo es “cool,” me han dado un “break” y le dieron el visto bueno a los “chunky sneakers”.  Esos tenis que un tiempo atrás hubiesen descrito como calzado con aires ortopédicos, dignos de un lugar preferencial en el clóset de mi abuelo, resultan ser ahora mi obsesión del momento.

“Chunky”, palabra a la que por tanto tiempo le he sacado el cuerpo, en el 2019 cambió mi vida y es representativa de la solución a todos mis problemas. Mis tenis “chunky” funcionan para todo y para todos. Son como el zapato camaleónico, que pega con “shorts” y una mini falda, así como unos mahones negros o “leggins”.  ¡Ja! Ya quisiera un par de tacos. 

Así que no te compliques la vida, los tenis mágicos los puedes encontrar donde sea. Tus pies y tu “feed” en Instagram te van a agradecer lo fabulosa que te vas a ver y lo cómoda que te vas a sentir…y ya no te vas a tener que parar en puntitas para regalar un “toqui”.

  • Compartir esta nota:
Posts relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba