Loader

Boudoir prenupcial: el juego de la sensualidad a través de fotografías

La tendencia ha llegado a la isla para romper los esquemas de las fotos nupciales tradicionales
Photo
El boudoir prenupcial trae un respiro refrescante a una tradición que nunca pasa de moda, el matrimonio. (Javier Iván)
  • Compartir esta nota:

Cada vez más, las novias están buscando maneras de capturar los momentos importantes de cada etapa del noviazgo, así como de los momentos que anteceden el enlace y, por supuesto, el momento especial en el que unirán sus vidas con las de sus parejas. Se trata de, cierta manera, reafirmarse como mujeres empoderadas, para quienes la sensualidad refleje su coquetería innata de una forma muy diferente y atrevida, pero elegante, capturando su belleza natural.

De eso se trata la fotografía de boudoir prenupcial o boudoir de novias, la cual ha llegado a la isla para romper los esquemas de la fotografía nupcial tradicional, trayendo un respiro refrescante a una tradición que nunca pasa de moda, el matrimonio.

¿Qué es?

“La palabra ‘boudoir’ proviene del francés y significa ‘tocador’, (el área) donde, antiguamente, las damas se arreglaban y empolvaban”, explica la artista del maquillaje Saraí Lara, quien, junto con el fotógrafo Javier Iván, ha creado un equipo de trabajo con una sinergia única que ha hecho posible allegar este concepto a una fórmula moderna que les permite a las novias mostrar su sensualidad de una manera artística y bien cuidada.

“Aunque el boudoir prenupcial es, quizás, un poco arriesgado para algunas novias, queremos demostrar que hay un arte detrás, gracias a la belleza y a la sutileza con la que se trabaja la fotografía”, resalta Lara, al mencionar que todos los detalles, desde el maquillaje y el peinado, hasta la selección de las piezas de lencería son celosamente cuidados para lograr fotografías que se vean naturales y hermosas. Destaca que, en su experiencia, muchas veces, las novias desean hacer algo más atrevido, pero no conocen los recursos que les pueden ayudar a trabajarlo, lo que las lleva a no sentirse en la plena confianza para mostrar intimidad frente a otras personas.

Es por ello que apuesta a su nivel de profesionalismo, el cual le permite sacar lo mejor de cada novia. “Me agrada mucho trabajar con (esa faceta) y me parece que es algo súper agradable que la persona pueda mostrar esa autoestima y confianza en sí misma”, dice Lara, al añadir que “me agrada mucho que la persona se sienta cómoda en el proceso junto al fotógrafo y que pueda transmitir (esas emociones) en las fotos… que se vea natural, bonita y sensual, pero no sexual”, recalca.

El proceso

Para lograr imágenes sensuales, pero elegantes, Lara y Javier Iván se encargan, respectivamente, de trabajar no solo la imagen total de la novia, sino también de capturar su esencia femenina con fotos que juegan con la luz natural “de una manera elegante, para que no cruce esa línea que se vea fuera de lugar”.

“En cuanto al maquillaje y el cabello, me gusta trabajarlos más naturalmente. Para mí, las novias irradian, de por sí, algo especial. Me gusta que sean bastante sutiles”, recalca, enfatizando el uso de colores neutros y evitando maquillajes muy cargados.

De otra parte, la selección de la lencería, curada personalmente por Lara, es muy importante para que cada pieza vaya a tono con el concepto de elegancia que se desea transmitir, evitando que sea muy reveladora.

“En cuanto al equipo de trabajo, debe ser responsable y profesional porque esa confianza que se crea en el momento con la novia debe estar siempre bien presente”, dice Lara, mientras señala, que, usualmente, este tipo de fotos se realiza en la habitación de un hotel, donde la iluminación natural juega un factor determinante para el resultado que se busca.

Como parte de la preparación para las fotografías, Lara menciona que se aprovecha la cita donde se realiza la prueba de maquillaje y peinado, para tomar las fotografías.

“Nos tomamos el tiempo para hacerlo con mucha calma y, aunque el maquillaje es bastante sencillo, se trabaja con un prefacial”, explica la maquillista profesional, al indicar que, de esta manera, se prepara perfectamente la piel, a la vez que ayuda a relajar a la novia.

Finalmente, al indicar que las fotografías boudoir para novias son un concepto novel en la isla, Saraí Lara subraya que este tipo de fotos se puede realizar para otros eventos o etapas de vida en las que las mujeres muestren la sutileza de su belleza, celebrando su cuerpo y lo que representan.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba