Loader

La industria de bodas en la isla se ha visto paralizada por el COVID-19

El impacto de la pandemia está llevando muchas parejas a aplazar sus casamientos para el próximo año
Photo
Son muchas las parejas las que han tenido que repautar la fecha de su boda. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

Las bodas estuvieron entre las actividades que quedaron canceladas desde la primera Orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez Garced que prohibía las reuniones multitudinarias. Para cientos de parejas en la isla, este primer toque los llevó a movilizarse no solo para suspender sus respectivos casamientos, sino también para buscarle una fecha posterior.

La coordinadora Yaska Crespo explica que esta industria que, hasta el pasado mes era una muy próspera, se paralizó por completo y se espera que se mantenga así todavía por un tiempo más luego de que se levante la directriz del distanciamiento social.

Una boda es un evento social afectivo. La gente se abraza, se besa y se reciben invitados que viajan de otras partes del mundo. Es un evento donde potencialmente puede haber un alto porcentaje de contagio de una enfermedad como el coronavirus. Nuestra realidad es mucho más compleja de lo que parece”, comenta la experta.

Crespo señala que las personas han buscado nuevas fechas, pero se enfrentan al hecho de que septiembre es un mes de alto riesgo dentro de la temporada de huracanes y los últimos tres meses del año es conocido por su alta demanda de bodas en la isla.

Estos factores han llevado a la mayoría de las parejas a reagendar sus bodas para cuando vuelve a coincidir la disponibilidad de todos los suplidores de servicios que tienen contratados.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba