Loader

Las novias ajustan su ajuar a la realidad del COVID-19

El vestido se transforma para que la novia se sienta más cómoda al momento de casarse durante la pandemia
Photo
Camila Gonzalez luce un “halter top” y pantalón de pierna ancha, una creación del diseñador Harry Robles. (Foto: Jose Ruiz Photography)
  • Compartir esta nota:

Más allá del gusto y el estilo de la novia, la selección del vestido para su boda se ve influenciada por las circunstancias que se viven en su entorno. Esto ha sido palpable en momentos en el que la pandemia ha llevado a muchas parejas a realizar ceremonias con un pequeño grupo de invitados y, en ocasiones, con la única compañía del celebrante.

Ante esta realidad, se están viendo dos grandes tendencias en vestidos de novia. Por un lado, están las mujeres que optan por un ajuar sencillo, que se sale de lo tradicional, mientras que por otro están las que deciden lucir un vestido clásico, aunque con ciertas modificaciones.

Tanto el diseñador Harry Robles como Damaris Díaz, copropietaria de D’ Royal Bride, han tenido la oportunidad de guiar a algunas novias por ese proceso de seleccionar un ajuar que verán por muchos años plasmado en sus fotos de boda.

Robles destaca que hasta su atelier han llegado clientas deseosas de llevar algo diferente. “Son novias que movieron la gran fiesta de boda para el próximo año y ahora van a casarse por lo civil. Me han pedido trajes cortos, pantalones con túnicas ‘halter’ y un vestido largo, pero que sea más como un traje de noche. Aunque son estilos no tradicionales en bodas, siempre les sugiero llevar un detalle que las haga lucir como novias, como por ejemplo, una estola en chiffón”, explica.

Por otra parte, Díaz ha atendido novias que buscan mantenerse atadas a los estilos clásicos, aunque ajustándolos a la nueva realidad de que las bodas deben ser más temprano, para que terminen antes del toque de queda establecido a las 10:00 p.m., y también que deben celebrarse en espacios abiertos y ventilados.

Photo

Stephanie Torres y José René Castro optaron por usar mascarillas en su boda. La novia luce un traje de D’Royal Bride y mascarilla de Edzel Giovanni, mientras que el novio vistió de Zara y Leonardo Fifth Avenue. (Foto: Artonico Stories)

“Aunque se pueda usar un vestido tipo princesa en una hacienda, la cola es más recogida. Enfatizamos siluetas marcadas, tomando en cuenta que son bodas menos formales. También en la zona del torso, apostando más por cuerpos ajustados imitando el efecto corsé que define la parte superior. La boda celebrada en patios y exteriores hace que la novia busque menos el volumen. Ahora la novia quiere un vestido de caída liviana”, asegura Díaz.

Un elemento que se incorpora al ajuar de la novia es la mascarilla, que en la mayoría de los casos se confecciona utilizando uno de los textiles del vestido.

Además, en estos tiempos, los zapatos planos sin tacones altos se imponen porque la novia busca comodidad en ceremonias que se realizan en exteriores.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba