Loader

Las parejas recurren a las “minimonías” para salvar los planes de boda

Este nuevo término surge ante la tendencia de hacer ceremonias pequeñas a las que asisten muy pocos invitados
  • Por AP
  • 12 MAY. 2020 - 2:31 PM
Photo
Danielle Cartaxo y Ryan Cignarella posan luego de contraer matrimonio en el patio de una casa en West Orange, New Jersey. (Foto: AP)
  • Compartir esta nota:

Las parejas que intentan salvar las bodas ya planificadas y que se han visto afectadas por el coronavirus están alimentando una nueva tendencia en la industria nupcial: la “minimonía”.

En lugar de esperar, se están casando solos o con algunos seres queridos locales mirando a una distancia social segura mientras otros invitados se unen virtualmente. Luego planean reprogramar celebraciones más grandes cuando lo permitan.

“Estábamos a punto de depositar $ 15,000 para separar un local cuando llegó el coronavirus”, dijo Kate Whiting, de 35 años, de California. “¿Por qué querría esperar para casarme con mi mejor amigo?”.

Whiting y su prometido, Jake Avery, planifican celebrar la boda de sus sueños frente a 300 invitados una vez haya una vacuna COVID-19. Por ahora, un amigo cercano los casará en el patio de la casa el próximo 6 de junio.

Su nuevo plan, nacido de la necesidad, es una especie de microboda, la primera opción para algunas parejas que buscan una experiencia más íntima.

Antes de que la pandemia cambiara drásticamente la vida, ocurrían entre 20,000 y 30,000 bodas cada fin de semana en los Estados Unidos, con más de 550,000 planeadas originalmente para abril, mayo y junio de este año, según datos del sitio de planificación de bodas TheKnot.com.

En todo el mundo, el 93% de las parejas cuyas bodas se ven afectadas por el virus están reprogramando, con solo el 7% cancelando por completo, dijo el sitio.

El costo promedio de las bodas previas a la pandemia oscilaba en poco menos de $34,000, y el promedio de invitados es de 131.

Nicole Ochoa y Brad Wilkinson, ambos de 27 años, tenían una lista inicial de invitados de más de 200 personas, antes de decidirse por una microboda para julio. La pareja del condado de Sonoma, California, eligió a menos de una docena de invitados para la boda en un rancho cerca de su casa que dominan las vistas hacia los viñedos.

“Simplemente queríamos que fuera íntimo”, dijo Ochoa. “Espero que otras personas puedan hacer una pausa y considerar esto como una opción. Parece que la industria de la boda y las tendencias de la boda se han convertido en un espectáculo”.

Photo

Una vez se levante la cuarentena, se espera que las bodas sean más íntimas. (AP)

Las listas de invitados de 50 o menos representaron solo el 8% de las bodas de Estados Unidos el año pasado, frente al 10% del año anterior, según The Knot, que encuesta a más de 25,000 parejas al año. Las bodas con 51 a 150 invitados abarcaron el 54% de las parejas.

Kristen Maxwell Cooper, editora en jefe de The Knot, dijo que las parejas que desean mantener sus planes originales pero que temen que las restricciones de virus reduzcan la cantidad de sus invitados podrían considerar “bodas por turnos”.

Una vez que las condiciones lo permitan, dijo, “pueden organizar su ceremonia con un grupo de 25 de sus invitados mientras transmiten en vivo al resto de sus seres queridos, seguido de una recepción con el mismo grupo que asistió a la ceremonia durante unas horas antes llega el siguiente grupo de invitados”.

Con el segundo de tres depósitos para el local donde se celebrará la boda, Ochoa y Wilkinson están en el proceso de solicitar una cláusula de “fuerza mayor” en su contrato para que puedan recuperar su dinero en caso de que las restricciones de virus sigan vigentes.

“Si el lugar niega nuestra solicitud, hemos decidido mantener la fecha y casarnos en el patio trasero de la residencia de los padres de Nicole, en el condado de Sonom”, dijo Wilkinson.

Ochoa agregó: “Estaríamos increíblemente tristes si no pudiéramos casarnos en el lugar por nos enamoramos tanto de él, pero también hay algo bastante mágico en la idea de cruzar el césped del patio de mis padres vestida de novia y del brazo de mi papá”.

Los proveedores centrados en microbodas y de los “elopements” han visto un aumento en el interés desde el ataque del virus, aunque algunas parejas estaban adelantadas en esa tendencia.

Melissa Todd, de 50 años, y Jeffrey Hall, de 59, usaron PopTheKnot.com por su “elopement” de $7,000 con siete invitados. Se casaron en noviembre pasado en Chicago, donde viven, y querían hacer algo rápido.

“Soy solo una de esas personas que nunca soñó con una boda grande y elaborada”, dijo Todd.

Pop the Knot utiliza el tiempo de inactividad en lugares de todo el país. Opera en nueve ciudades, incluidas Nueva York, Los Ángeles, Atlanta y Austin, Texas.

“Ya estábamos bastante ocupados, pero hemos recibido un montón de correos electrónicos de clientes que cancelaron sus bodas debido a COVID y ahora quieren hacer una pequeña ceremonia”, dijo el propietario y planificador de bodas Michele Velázquez.

SimplyEloped.com ofrece paquetes de bajo costo en destinos que incluyen los Cayos de Florida, Lake Tahoe y Nueva Orleans.

“Desde el brote de coronavirus, he tenido numerosas parejas que acuden a mí todos los días con historias similares: cancelan su gran boda debido a complicaciones de viaje, no quieren reunir a un gran grupo de personas u otros problemas relacionados con el virus”, dijo la editora del sitio, Karen Norian.

“Estas parejas están desconsoladas, no solo por las pérdidas financieras, sino que la idea de llevar sus matrimonios a una fecha futura ambigua es devastadora”, dijo.

Renee McCarthy, de 33 años, y su esposo, Ryan McCarthy, viven en San Diego y se casaron en Temecula Creek Inn en Temecula, California, en marzo de 2019, con 24 invitados.

“Ambos queríamos centrarnos en los invitados que teníamos allí, nuestras familias y amigos más cercanos”, dijo Renee. “Incluso para una boda pequeña fue abrumador tratar de planificar, pero no podríamos estar más felices con el resultado”.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba