Loader

Nueve rituales de bodas alrededor del mundo

Algunos son extraños, otros divertidos, otros un poco arcaicos, pero todos tienen algo en común: expresan el deseo de que la pareja tenga un matrimonio duradero y feliz
  • Por El Universal/GDA
  • 23 JUN. 2020 - 11:36 AM
Photo
En la actualidad son cada vez más comunes y están de moda las ceremonias simbólicas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

¿Sabías que la tradición de poner el lazo a los novios no forma parte del rito nupcial en muchísimos países? Pues de la misma manera, hay otras costumbres nupciales en el mundo de las que no tenemos ni idea y que nos pueden realmente sorprender. Algunas son extrañas, otras divertidas, otras un poco arcaicas, pero todas tienen algo en común: expresan el deseo de que la pareja tenga un matrimonio duradero y feliz.

Puede que no creas que la siguiente en casarse va a ser la chica que atrape el ramo de la novia, pero igual planearás arrojarlo en tu boda porque, primero, hacer estos pequeños ritos son los detalles que recordarás, y segundo, porque los buenos augurios para los novios o para los invitados, tengan la forma que tengan, son más que bienvenidos.

Aquí te compartimos algunas tradiciones nupciales alrededor del mundo, de las cuales seguro no tenías idea.

Corea del sur: ¿Pies en polvorosa?

¿Atacar al novio es bueno? Así lo creen algunas familias de Corea del Sur, pues algunos novios coreanos tienen que pasar por un extraño ritual antes de que puedan irse a disfrutar de su noche de bodas con la novia ¿y en qué consiste? ¡en que le golpean los pies!

Los amigos del novio o sus familiares le quitan los zapatos y atan juntos sus tobillos antes de tomar turnos para golpearle los pies con un palo o ¡con un pescado seco! Suena doloroso, pero hoy, además de muy corto, se hace más para divertirse que para lastimar.

Parte del rito es hacerle preguntas de trivia (¿?) al novio durante la golpiza, así que se supone que su función es para probar la inteligencia, fuerza y carácter del nuevo esposo.

Kenia: Un rocío no muy grato

En Kenia, en las bodas de la tribu masai, la parte fea le toca a la novia y no al novio, pues una de las costumbres es que el padre de la desposada, o uno de los ancianos de la tribu, le escupa leche en la cara o en la cabeza antes de salir de su casa.

Esto puede parecer por lo menos raro y hasta una falta de respeto en algunas culturas, pero entre los masai se trata de una bendición en toda regla.

De hecho, entre ellos el escupir es una forma frecuente de respeto y de desear buena fortuna. Los hombres, por ejemplo, se escupen en las manos antes de saludar a los ancianos de la aldea y también se escupe sobre los bebés para alejar la desgracia.

Escocia: captura nocturna 

Los escoceses llevan las tradiciones de la despedida de solteros un poco más allá de lo común y corriente y, en algunas regiones, especialmente en las Islas Orkney, Fife, Aberdeenshire y Angus, los novios son sometidos a un ritual conocido como blackening.

La noche antes de la boda, la pareja es capturada por sus amigos; después son atados y untados con una mezcla de melaza, hollín, plumas y harina para después sacarlos a la calle haciendo mucho escándalo. Naturalmente, todo esto involucra el consumo de altas cantidades de alcohol.

De acuerdo con la University of the Highlands and Islands, en Inverness, esto se hace para alejar a los malos espíritus y, según el diario The Scotsman, es una costumbre que recientemente se está retomando en el resto del país.

India: tal vez el árbol resulte mejor marido

En este país, a las mujeres nacidas bajo la combinación astrológica hindú conocida como mangal dosha se les llama mangliks y se supone que están señaladas para tener mala suerte, especialmente en el matrimonio, en el que sufrirán tensión entre la pareja e incluso la muerte.

Pero ¡no hay que preocuparse! Existe un antídoto: se trata de la ceremonia kumbh vivah, en la que la futura novia se casa con un árbol ficus, con una palmera platanera o con una representación del dios Vishnu antes de la boda verdadera para romper con la maldición. Incluso la famosa actriz de Bollywood, Aishwarya Rai, tuvo que pasar por el kumbh vivah para poder casarse con Abhishek Bachchan, en 2007.

Alemania: o cómo deshacerte de las vajillas que no te gustaron

La noche anterior a algunas bodas en Alemania, los amigos de la pareja se reúnen en la casa de la novia y rompen piezas de vajilla como parte de una tradición llamada polterabend que se supone traerá buena suerte al matrimonio.

Después, los novios deben recoger el tiradero para demostrar que trabajando juntos pueden vencer cualquier reto que se les presente durante su vida de casados. Lo mejor es que después de recoger, la reunión se convierte en una pequeña fiesta informal.

Otro rito alemán es el baumstamm sägen, en el cual los novios parten un tronco a la mitad con un serrucho, en frente de sus invitados durante la fiesta de la boda, también para demostrar que pueden trabajar armónicamente en equipo.

China: llorar y llorar

Las lágrimas (de dicha, esperemos) son frecuentes acompañantes de las bodas, pero en algunas regiones de China, son un requisito prenupcial. Un mes antes del día de su boda, las novias de la etnia tujia deberán llorar por una hora al día, 10 días después se le une su madre y otros 10 días después, su abuela. Eventualmente, todas las mujeres de la familia se unen al lagrimafest.

Llamado zuo tang en la provincia de Szichuan, se cree que la tradición data del periodo de los Reinos Combatientes en China, cuando la madre de una princesa zhao rompió en lágrimas en la boda de su hija.

Contrario a lo que pudiera parecer, no es una manifestación de tristeza, sino una expresión de gozo y solidaridad para ayudar a la novia a prepararse para su nueva vida. Es más, si a la chica no le sale llorar, se le considera una maleducada y hasta ser desaprobada por toda su comunidad. El llanto de las mujeres, en distintos tonos, es casi, casi, considerado como una canción.

Francia: ¿cómer de dónde?

Aunque asociemos a Francia con la alta cocina, existe una usanza francesa en las bodas que es todo menos apetecible. Llamada la soupe, consistía en que, después del banquete de bodas, los invitados juntaban sobras de comida y bebida, los ponían en una bacinica (sí, leíste bien) y los novios ¡tenían que comérselos y bebérselos! La idea era darles energía para la noche de bodas...y seguramente, hacerlos el blanco de una broma bastante pesada.

Afortunadamente, esto ha cambiado mucho y, hoy en día, les dan a los novios una mezcla de champagne y chocolates que, aunque no se verá muy antojable en la bacinica, ¡seguro que sabe rico!
Malasia e Indonesia: ¡Aguántese!

Para los miembros de la etnia tidong, en Borneo, la luna de miel no es tan "padre" como para otras culturas. Tres días y tres noches después de la boda, los recién casados deben permanecer encerrados en su casa, vigilados por parientes y amigos ¡sin ir al baño! Para que esto sea posible, les dan muy poco de comer y de beber.

De acuerdo con el ritual, el no observar esta condición traerá mala suerte al matrimonio, lo que puede traducirse en infidelidad, ruptura y aun en la muerte de los hijos, mientras que seguirla atraerá la felicidad conyugal y la salud de los futuros hijos.

Suecia y Dinamarca: Puedes besar a la novia, y tú, y tú, y tú también...

Si eres celoso o celosa, será mejor que no te cases en Suecia o en Dinamarca, pues existe una práctica que dicta que, si la novia se ausenta por un momento, para ir al baño o por cualquiera otra razón, todas las mujeres invitadas a la boda, corren y hacen cola para darle un beso en el cachete, claro está  al novio.

Pero en estricta justicia, lo mismo ocurre al revés, si es el novio el que se ausenta, los chicos se apuran para que les toque participar en el puesto de besos y poder robarle un kiko a la bella desposada.

China: flechada quedé

Algunos sueñan con verse convertidos en el blanco de las flechas de Cupido, pero es seguro que esta tradición de la etnia yugar, en China, no es precisamente lo que tenían en mente.

Para cumplir con este extraño ritual, el novio debe disparar tres flechas (sin punta, obviamente, pero por si acaso, ¡más vale asegurarse antes!) a la novia. Después, el novio debe romper el arco a la mitad, recoger las flechas y romperlas también, para asegurar el amor eterno. ¡Qué románticos!

  • Compartir esta nota:
Volver arriba