Loader

Fotos

Jackie Kennedy ha sido una de las grandes transformadoras de la residencia del Presidente norteamericano.
Jackie Kennedy ha sido una de las grandes transformadoras de la residencia del Presidente norteamericano.
Las cenas de Estado se engrandece con una cubertería en tonos dorados y platos llenos de filigranas con el mismo metal.
Las cenas de Estado se engrandece con una cubertería en tonos dorados y platos llenos de filigranas con el mismo metal.
La película rescata uno de los objetos-símbolo: la mecedora en la que se sentaba Kennedy por sus problemas de espalda al ser herido en la Segunda Guerra Mundial., y en la que tantas veces fue fotografiado en el Despacho Oval.
La película rescata uno de los objetos-símbolo: la mecedora en la que se sentaba Kennedy por sus problemas de espalda al ser herido en la Segunda Guerra Mundial., y en la que tantas veces fue fotografiado en el Despacho Oval.
Los tonos claros, especialmente el beige, permitieron que las habitaciones se llenaran de luz y que despachos y zonas de paso lucieran más acogedoras y atractivas.
Los tonos claros, especialmente el beige, permitieron que las habitaciones se llenaran de luz y que despachos y zonas de paso lucieran más acogedoras y atractivas.

05 MAY. 2017 - 2:29 PM

La Casa Blanca, detalles de hogar

La llegada de Jackie Kennedy a la residencia presidencial, su buen gusto y su aprecio por la decoración, aportó una atmósfera más apropiada para vivir

Foto del día
Una de las obras que forman parte de "Frente y retaguardia: Mujeres en la Guerra Civil", el nuevo espacio de la colección permanente del Museo Reina Sofí­a que estará dedicado al papel de las mujeres durante el periodo bélico presentado junto a las actividades programadas con motivo del 8M. EFE/Emilio Naranjo

Una de las obras que forman parte de "Frente y retaguardia: Mujeres en la Guerra Civil", el nuevo espacio de la colección permanente del Museo Reina Sofí­a que estará dedicado al papel de las mujeres durante el periodo bélico presentado junto a las actividades programadas con motivo del 8M. EFE/Emilio Naranjo

Volver arriba