Loader

Consejos para ser una buena anfitriona

Conoce las cualidades que harán que tanto tú como tus invitados disfruten de una actividad memorable
  • Por Por Liz Sandra Santiago y María Cristina Moreno
  • 27 OCT. 2019 - 08:00 AM
Photo
  • Compartir esta nota:

Se acerca una de las temporadas más festivas del año y muchas veces tu hogar se convierte en ese espacio en el que se reúnen familiares y amigos para compartir ya sea una comida, un cóctel o un pasadía.

Es el momento ideal para que demuestres tus dotes de buena anfitriona y logres que tanto tus invitados como tú disfruten de la actividad.

“Lo primero que debe tener presente un buen anfitrión es la organización. Si no se está organizado no se va a poder lograr una actividad exitosa. También la personalidad del anfitrión debe ser abierta para que se disfrute y se viva ese proceso. En fin, debe ser una persona a la que le guste coordinar una actividad y recibir gente en su casa, si ese es el caso”, destaca María del Pilar Hernández, autora del libro que se llama “De fiesta todo el año” y quien se especializa en la coordinación de actividades, fiestas y celebraciones.

Uno de los aspectos más esenciales que debes tomar en cuenta cuando eres la convidante, es el presupuesto con el que cuentas. La experta comenta que no siempre tienes que cargar con toda la responsabilidad económica de la actividad, pues cuando se trata de celebraciones familiares -como el Día de acción de gracias, Nochebuena, Navidad, Despedida de año, Año nuevo o el Día de Reyes- puedes compartir los gastos.

“Son actividades donde todo el mundo aporta algo y en las que el anfitrión puede poner su casa y su tiempo sin tener que invertir demasiado dinero, pues los otros miembros de la familia pueden cooperar con distintos platos y bebidas. En Puerto Rico la gente es bien cooperadora y le gusta la fiesta”, sugiere Hernández.

Si se trata de una reunión con amigos, también se puede recurrir a la división de gastos para poder hacer este tipo de actividad con mayor frecuencia sin que ninguno tenga que gastar más de lo previsto.

Ambiente agradable

Para que la experiencia sea grata, tanto tu hogar como tú, deben lucir impecables.

“La casa debe estar olorosa, todo debe estar bien puesto. Si tu presupuesto te lo permite, puedes tener flores y velas para crear un ambiente acogedor y que se vea el esmero del anfitrión”, detalla Hernández.

El espacio debe ser cómodo y brindarle a los invitados áreas para comer, sentarse y compartir. De igual forma, la “host” debe estar limpia y arreglada. Para que disfrutes la actividad la experta recomienda que te prepares con tiempo para que cuando lleguen los invitados estés lista y goces del evento.

En caso de que en la casa haya mascotas, estas también deben oler bien y en ocasiones pueden formar parte de la actividad, pero en un momento dado deben llevarse a otra área para que tanto ellas como los invitados esten cómodos.

Bien servidos

Uno de los grandes retos del anfitrión de hoy es complacer los distintos paladares y estilos de alimentación de los invitados. Para lograrlo, la experta sugiere tener en el menú opciones veganas, sin gluten, frutas, vegetales y algunas carnes.

“Tienes que estar bien consciente del grupo de personas que vas a traer a tu casa y cuáles son sus necesidades”, menciona.

Si la actividad es tipo cóctel, lo ideal es que vayas sacando los diversos platillos a medida que va llegando la gente. Cuando optas por un menú tipo bufé, puedes abrirlo a los asistentes y dejar que se sirvan cuando deseen.

En cuanto a las bebidas, Hernández recomienda no servir alcohol en actividades para niños. Cuando se trata de una fiesta formal para adultos, es recomendable tener un “bartender” que se ocupe de esa tarea.

“Si se trata de una actividad más íntima en casa puedes tener una barrita con bebidas clásicas. Todo medido. Debes ver qué tipo de bebidas disfrutan tus invitados para complacerlos”, sugiere.

Juguemos botella

Llevas un tiempo adentrándote en el arte de la cata de vinos. ¿Qué tal si convocas una reunión mensual   entre amigos para una degustación?

1. Las reglas del juego deben estar establecidas con claridad. Sabemos que cuando hay alcohol de por medio las cosas se pueden desvirtuar con mucha rapidez. Dicho esto, la primera regla es que la reunión es una actividad para pasarla bien, aprender, degustar, pero no para emborracharse y perder el sentido. Para eso no necesitas un Vega Sicilia o un Château Margaux, con un Cuvée Trililí es suficiente.

2. Para que el propósito se mantenga fiel, limiten el grupo a seis u ocho personas. Para conseguir que la participación sea justa recomendamos que se establezca un presupuesto y que alguien se ocupe de comprar las botellas. También, contemplen una partida para unos quesitos y otra picadera para acompañar los vinos.

Si sobra dinero vayan haciendo un pote para futuras ocasiones. Quizás en algún momento puedan invitar a algún sumiller que los ayude a dirigir la discusión. No olviden presentar evidencia de lo invertido. Nada más cierto que cuentas claras conservan amistades.

3. Si eres el anfitrión debes tener la parafernalia adecuada para la cata. Copas, decantador, abridor y cualquier otro artefacto necesario. Prepara la mesa y asigna los asientos para facilitar la conversación y compartir impresiones. Distribuye los aperitivos de manera que todos tengan acceso.

4. El ambiente debe ser agradable, buena temperatura en la habitación, asientos cómodos y evita velas o flores de olor fuerte que puedan interferir con la apreciación del ‘bouquet’.

5. Cita a una hora precisa, no digas “lleguen entre 7:00 o 7:30” porque los puntuales llegarán a las 7:00 y los que no lo harán a las 7:45. En lo que llegan los invitados puedes servir algún vinito para calentar el paladar.

6. Para sacarle partido al evento pueden pedirle a cada uno que presente una botella. Así conocerán más de la región, uvas, vinicultor y otros detalles. No todos los encuentros tienen que ser para probar vinazos. También pueden darse para conocer más de algún tipo de vino, país de procedencia, ‘blends’, monovarietales, en fin, las oportunidades para un junte son tan amplias como el mundo de los vinos.

A tiempo

Recién estás entrando a la ducha cuando tus invitados están tocando a la puerta. Preparar una velada a veces consume más tiempo de lo previsto y si es incómodo para ti, imagínate para el que ha sido invitado. Es terrible llegar a una casa a la que te han convocado y que los anfitriones estén espeluzaos y no aptos para recibir visita. (A menos que haya mucha confianza).

Para evitar que en la próxima actividad te cojan a destiempo, te sugerimos que prepares un itinerario. Si eres de las personas a las que les gusta cocinar y aprovechar la ocasión para agasajar a tus amigos con una reunión especial no esperes hacer todo el mismo día porque va a ser bien difícil que consigas estar a tiempo y no podrás compartir con ellos.

2 a 4 semanas antes

- Una vez convocado el encuentro haz una lista de todo lo que tienes que hacer.

- Prepara el menú y la lista de compra, poner en orden la casa, ir al supermercado, a la pescadería o carnicería, comprar flores, cocinar, entre otras cosas.

1 semana antes

- Revisa la cubertería, mantelería y lo que necesites para vestir la mesa.

- Contempla cómo quieres sentar a los invitados para que se dé una dinámica agradable y que fluya.

- Pon tu casa en orden para que todo esté reluciente y que sea cuestión de retocar el día antes de la fecha.

3 o 4 días antes

- Busca los vinos y licores que servirás.

- Prepara la lista de todo lo que necesitas para cocinar para que dos días antes hagas la compra.

Un día antes

- Busca las flores y acomódalas como deseas.

- Adelanta todo lo que puedas del menú que prepararás y repasa que todo en la casa esté organizado.

El día de la cita

- Prepara un itinerario calculando el tiempo que te tomará cocinar esto o aquello para que lo vayas ordenando por prioridades. Prepáralo tipo cuenta regresiva partiendo de la hora en la que deseas estar listo.

-  Apunta a que todo esté en orden, incluyéndote, 30 minutos antes de la hora pautada.

1 hora antes

- Revisa que los baños tengan papel y prende tus velitas.

-  Si vas a servir ensalada es buen momento para prepararla para que lo único que quede pendiente sea aliñarla.

Ya listo y preparado date el gusto de tomarte una copilla para bajar revoluciones y disfrutar del junte.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba