Loader

Dev Amadeo: gastronomía para todos los sentidos

Desde su hogar, ha logrado desarrollar su pasatiempo en una manera de ganar dinero, mantenerse trabajando y retar constantemente su creatividad
  • Compartir esta nota:

Para algunos la cocina es un placer. Para otros, un mundo por conocer y, por supuesto, siempre hay quien considera la hora de cocinar como una carga pesada. Para Dev Amadeo, creadora del blog Plum (www.devamadeo.com), aprender a disfrutar de la preparación de alimentos se convirtió primero en un pasatiempo favorito y, eventualmente, en una manera de trabajar desde el hogar, socializar con personas de diferentes pueblos y países, retar su creatividad y descubrir talentos que ni pensaba tener.

Abrir su página en Instagram (@devamadeo) o su blog Plum (www.devamadeo.com) es encontrar un mundo de detalles en el cual la comida y el gozo de prepararla a es la inspiración. En el mundo virtual, colmando con miles de propuestas dedicadas al tema de la gastronomía, las creaciones de esta puertorriqueña resaltan por la meticulosa atención al detalle, la habilidad de crear recetas con ingredientes accesibles y las explicaciones que ofrece para guiar a sus seguidores en el proceso. Su misión es ayudar a otros a descubrir, como lo hizo ella, la satisfacción que puede traer preparar algo rico para comer junto a tus seres queridos.

Cuando situaciones personales la llevaron a dedicarle mucho más tiempo a la cocina Dev comenzó por buscar buenos libros de cocina y tomar cursos cortos acerca de diferentes áreas del mundo culinario.    

Los platos que comparte con sus seguidores (que son casi 60,000) son creaciones suyas, que ha desarrollado a partir del estudio de las recetas de diferentes chefs y publicaciones que sigue. 

Guiada por su curiosidad y personalidad creativa, simultáneamente empezó a transformar el tiempo dedicado a cocinar en una actividad mucho más compleja porque además de simplemente preparar las comidas, se propuso crear toda una experiencia para disfrutarlos junto a su familia en una mesa tan bien puesta que asemeja la sensación de estar en el mejor restaurante, recibiendo el mejor servicio.

Con el conocimiento que adquirió en cursos de “styling” adquirió nuevas ideas para incorporar a su estilo. Las clases de fotografía fueron útiles para retratar sus pequeños proyectos de la manera más apropiada.

“Yo soy bien hogareña. Inventar comidas el viernes por la noche se convirtió en nuestra salida, nuestra cena”, explicó Dev, quien vive en un apartamento en la zona metropolitana junto a su esposo y la hija de ambos.

En la sala, al lado de la mesa de comedor ubica un mueble con dos gavetas grandes donde ella guarda todo tipo de utensilios de cocina. Hay cucharitas, manteles, bandejas, pañuelos y otros objetos curiosos que utiliza para embellecer cada plato que prepara.

Además de ser el lugar donde pasa la mayor parte del tiempo, su casa se ha convertido en la oficina y taller donde desarrolla sus recetas, escribe el contenido de Plum, actualiza todas sus redes sociales, cocina, contesta las consultas y mensajes de sus seguidores y toma las fotografías de los platos que confecciona.

Desde que abrió esta página, en 2014, Dev ha ido evolucionando como cocinera mientras define la estética de su página. El trabajo ha sido arduo, pero los resultados obtenidos hasta el momento están demostrando que valió la pena seguir su instinto.

Hasta la fecha, el trabajo de esta puertorriqueña ha sido reseñado por importantes publicaciones, incluyendo la revista “Bake from Scratch” (@thebakefeed), Platos y Copas; de Chile y la desaparecida Sponnful Magazine, para quienes trabajó el artículo “A Table in San Juan”.

A menudo, las páginas de plataformas tan conocidas en el ámbito de la gastronomía como Feed Feed (@feedfeed), Food 52 (@food52) y The Bake Feed (@thebakefeed) comparten sus imágenes y contenido.

“Todo lo he hecho bien poquito a poco porque no dispongo del tiempo. Trabajaba por las noches, en ratitos durante el día. No sabía nada de ‘web design’ pero encontré una plataforma que ofrecía mucha ayuda. Estuve un año montando mi ‘blog’, entendiendo lo que quería. Cuando estuve cómoda con el contenido lo lancé”, explicó la emprendedora.

El tipo de comida que prepara Dev no se limita a un tipo de dieta. Es simplemente nutritiva, hecha con los ingredientes más frescos y de mejor calidad, para la gente que disfruta del buen comer.

“Desde que empecé con Pizca de gourmet (una columna que mantuvo en un diario del país) mis recetas no eran ‘fancy’ pero si te vas a comer un espaguetti, yo insisto en que sea con salsa buena para que te comas algo que te nutra y te emocione. Ese es el mensaje que busco transmitir. No hay que usar las cosas más caras o complicadas”, comentó.

La primera vez que Dev sintió que estaba dominando las destrezas de cocinar, decorar y compartir con sus seguidores un menú completo, fue cerca del día de Acción de Gracias en 2015. Para esa fecha preparó una serie especial (que todavía realiza) con recetas para preparar el pavo, los complementos y el postre. La carne quedó jugosa, el relleno de maíz, chorizo y manchego fue un espectáculo y la cacerola de amarillos estuvo deliciosa, recordó con orgullo.

“Todo fue por inspiración mía, las recetas las hice después de estudiar las bases de otras y entender por qué funcionan bien las cosas”, expresó la bloguera.

El reconocimiento a su trabajo no solamente ha llegado por parte de publicaciones y personas que siguen su página. Con el paso del tiempo, Dev consiguió poner su talento a la disposición de diferentes compañías. En ocasiones ha preparado alimentos para actividades especiales, muchas otras han desarrollado recetas para marcas o generado publicidad para diferentes productos. Cada experiencia le devuelve algo positivo, pues considera que crear es su mayor pasión.

Como parte de las aspiraciones que desea cumplir en el futuro están hacer un libro de recetas. De hecho, algunas de las que le gustaría incluir ya están listas. Tener su propio canal en YouTube, para compartir con la mayor cantidad de personas posible el gusto por la buena mesa también está entre sus objetivos.

Mientras tanto, Dev continúa alimentado su blog y su página en Instagram con recetas deliciosas y decoradas con tanto detalle que es difícil resistir la tentación de tomarle fotografías. Ella siempre saca su cámara cuando termina de cocinar. Puede ser que tarde o temprano las imágenes aparezcan en ese libro que tanto desea publicar.

Receta del New York Style Cheesecake con corteza de chocolate, cobertura de Limón y tope de merengue italiano

Photo

(Foto: Gerald López Cepero)

Este cheesecake es cremosísimo gracias a que el único componente cremoso es el propio queso crema. Es súper importante que este se deje fuera de la nevera por alrededor de una hora antes de trabajarlo para que este bien suave y cuando se bata no quede con grumos. Se puede hacer con varios días de anticipación o preparar el cheesecake un día y terminar la cobertura y el merengue uno o dos días después. ¡Es de mis postres favoritos!

Ingredientes para la corteza

Mantequilla - 12 cucharadas (barrita y media)

Galletas Graham - 15 galletas enteras

Cacao en polvo sin azúcar - 2 cucharadas

Azúcar natural - 3 cucharadas

Procedimiento

Rocía el fondo un molde de desmontable con aerosol para hornear.

Precalienta el horno a 350°.

En una cacerola pequeña derrite la mantequilla a fuego medio-bajo. Retira del calor.

Rompe las galletas sobre la taza de un procesador de alimentos ya encajado en su base y échalas en el mismo con la azúcar y el cacao. Pulsa hasta que las galletas estén bien trituradas. Con el procesador corriendo vierte la mantequilla derretida, hasta que las migajas estén finas y compactas, unos 10 a 15 segundos. Si todavía quedan grandes migajas de galletas, intégralas con una cuchara y pulsa varios segundos más.

Transfiere la galleta molida al molde. Presiónalas hacia abajo y hacia los lados, hasta que se distribuyan uniformemente. Puedes usar un utensilio con la parte de abajo chata para ayudarte a presionar y distribuir las migajas. Hornea durante 6 minutos. Coloca en la nevera para que se enfríe.

Ingredientes del relleno de queso

Queso crema, a temperatura ambiente – 5 paquetes de (8 oz)

Azúcar natural - 1¾ taza

Harina para todo uso sin blanquear - 3 cucharadas

Jugo de limón - 2 cucharadas, aproximadamente el jugo de 1 limón mediano

Extracto puro de vainilla - ½ cucharadita

Huevos felices - 5

Yemas de huevos felices – 2

Procedimiento

Aumenta la temperatura del horno a 425 °.  Cubre el molde con la corteza con papel de aluminio de abajo hacia arriba hasta la mitad para protegerlo del agua.

Ya sea en la taza de una batidora de pie y usando el accesorio para agitar o en un tazón mediano usando una batidora de mano eléctrica con los batidores conectados, bate a velocidad media el queso crema durante 3 a 5 minutos, hasta que esté completamente suave sin y sin grumos. Si hay algunos grumos, aumente la velocidad de la mezcladora, bate durante 20 segundos y luego regresa a la velocidad inicial. Este agite fuerte ayuda a romper cualquier grumo pequeño. Agrega el azúcar y mezcla durante 1 minuto. Disminuye a la velocidad mínima y agrega la harina, jugo de limón y vainilla hasta que se incorporen. Agrega los huevos y las yemas de huevo, uno a la vez y esperando hasta que se incorpore uno antes de agregar el siguiente. Detén la batidora y con una cuchara de madera o espátula grande incorpora cualquier contenido que este pegado a las paredes de la taza o que se este atascado en el fondo de la misma. Prende la batidora y mezcla durante 30 segundos a 1 minuto, hasta que la mezcla esté suave y todo se vea bien incorporado. 

Vierte la mezcla en la corteza ya horneada. Coloca el molde en una bandeja para hornear y llena la bandeja con agua hasta la mitad. Colócala en el horno y hornea por 7 minutos, Disminuye la temperatura a 275 °. Hornea aproximadamente una hora a hora y diez minutos, hasta que se vea firme y seco alrededor de los bordes, pero que se todavía tambalee en el centro. Apaga el horno y abre la puerta hasta la mitad. Espera 3 ó 4 minutos y retira el cheesecake del horno (sin la bandeja).  Deja que se refresque unos minutos y colócalo en la nevera después de que haya perdido el vapor. Enfría durante aproximadamente 45 minutos antes de vertir el cuajado de limón.

Ingredientes del cuajado de limón

Huevos orgánicos - 2

Yemas de huevo - 2

Azúcar natural - ¾ taza

Jugo de limón fresco - ½ taza

Pizca de sal

Mantequilla en cubos - ½ taza (1 barrita, 8 cucharadas)

Procedimiento

En un envase de cristal mediano o grande, bate los huevos y las yemas con el azúcar, el jugo de limón y la sal hasta que el azúcar se haya disuelto.

Llena un sartén grande con agua hasta la mitad y deja que el agua hierva a fuego medio bajo. Coloca el envase de cristal en el sartén y con una cuchara de madera, mueve lenta pero casi constantemente hasta que la mezcla se espese, aproximadamente de 15 a 20 minutos. Cuando la mezcla se caliente, producirá algunas betas marbeleadas blancas y espumosas. Cuando esas betas desaparezcan, el cuajado deberá estar listo en los próximos 5 minutos aproximadamente. Cuando la mezcla ya ponga resistencia pasa un dedo por la parte de atrás de la cuchara y si la raya queda limpia y el líquido no se corre a cerrarla ya esta lista.

Retira de la hornilla y añade la mantequilla, unos cubitos a la vez y mezcla hasta que casi se derritan antes de añadir los siguientes. Mezcla vigorosamente para que el cuajado quede ligero y aireado. Vierte sobre la tarta de queso y coloca en la nevera durante 8 horas, preferiblemente durante la noche.

Ingredientes del merengue italiano

Claras de huevo, a temperatura ambiente – 4

Crema tártara - ½ cucharadita

Agua - ½ taza

Azúcar natural - 1 taza

La mitad de un limón para frotar el tazón y el agitador

Procedimiento

Asegúrate que el tazón de la batidora y el agitador estén bien limpios y no grasosos. Cualquier partícula de grasa evitará que las claras de huevo crezcan.

Frota con un limón el fondo y las paredes del tazón y el agitador. Pon las claras de huevo y la crema de tártara en el tazón. Bate a baja velocidad durante 30 segundos para distribuir la crema tártara y luego aumenta la velocidad a media (#4 en Kitchen Aid), hasta que se formen picos suaves.

Mientras tanto, en una cacerola pequeña combina el agua y el azúcar. Calienta a fuego medio-alto y cocina hasta que un termómetro de dulces alcance los 240 °, de dos a tres minutos.

Retira de la hornilla e inmediatamente comienza a verter sin pausa y con un chorro fino la azúcar derretida sobre las claras mientras la batidora está corriendo. Aumenta la velocidad a rápida (nivel # 8 en la Kitchen Aid) y deja batir hasta que el merengue este a temperatura ambiente, de 8 a 10 minutos. Puedes tocar la parte de abajo del tazón para verificar que no se sienta tibio.

Transfiere el merengue al pastel de queso frío y con una espátula pequeña o el dorso de una cuchara grande, crea algunas ondas. Si lo deseas, quema ligeramente el merengue con una antorcha.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba