Loader

Dos emprendedoras locales se enfrentan con optimismo a la incertidumbre económica

Las hermanas propietarias de las cuatro boutiques The Fashion Lounge trabajan arduamente para mantenerse a flote durante el confinamiento
Photo
Carla y Frances Viñas siguen trabajando desde el hogar. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Nota de las editoras:

Como parte de nuestro compromiso con la industria de la moda y belleza del país, Magacín presenta una serie de artículos sobre la labor de creadoras locales y cómo están manejando sus negocios en medio de la crisis provocada por el COVID-19. La reportera Liz Sandra Santiago nos narra sus historias.

En los 15 años que las hermanas Carla y Frances Viñas llevan al mando de la boutique The Fashion Lounge se han enfrentado a diversos retos que las han llevado a crecer como empresarias y también en el aspecto humano.

Las hermanas Viñas siempre se han enfocado en tener variedad de productos y se mantienen viajando para expandir sus horizontes en cuanto a tener diferentes marcas. Eso las llevó a incluir en la mercancía de sus tiendas creaciones exclusivas de diseñadores, tanto locales como internacionales.

No obstante, los estragos causados por la pandemia de COVID-19 en la economía mundial las llevaron a cerrar sus cuatro tiendas físicas -ubicadas en The Mall of San Juan, San Patricio Plaza, Galería Paseos y Plaza Las Américas- pero las llevaron a reinventarse tomando en cuenta sus fortalezas como marca establecida.

“Antes de la pandemia estábamos comenzando con nuestra tienda online. Pero nos vemos afectado porque nuestras cuatro tiendas se encuentran en centros comerciales lo cual se nos hace difícil entrar a buscar mercancía, pero no imposible”, aseguran.

Desde que comenzó la pandemia, decidieron hacer preordenes a aquellos suplidores que siguen trabajando. La mercancía llega a su hogar y desde allí han seguido operando.

Las clientas tienen acceso a los nuevos modelos a través de las cuentas de Instagram, Facebook, email y la página de internet. Los pedidos son enviados semanalmente por correo y, “si la proximidad nos permite, hacemos delivery”.

El mayor reto en esta situación es el proceso de enviar órdenes. Usualmente tenemos ayuda adicional, pero por las circunstancias las ordenes las empacamos y las enviamos nosotras. Adicional, tuvimos que habitar un área de la casa de nuestra mamá para usarse de almacenaje. Pero la ventaja es poder trabajar en equipo con la familia y tener su apoyo. Estamos haciendo la cuarentena juntos y nos ayudamos mutuamente”, comentan.

Ambas empresarias destacan que la respuesta de sus clientes ha sido muy buena. En estos momentos han sido pacientes y muy cooperadoras. Sin embargo, las ventas no son iguales y eso las ha llevado a utilizar este tiempo para reenfocarse en lo que serán sus tiendas en el futuro, cuando el comercio regrese a la normalidad.

“Estamos tomando las medidas adecuadas para poder crear un ambiente lo más higiénico posible para nuestros clientes y el equipo de The Fashion Lounge. Por otra parte, entendemos que a las ventas online hay que seguir dándoles la prioridad que se les está dando en estos momentos. No estamos claros de qué manera el consumidor va a reaccionar ante la reapertura de los centros comerciales porque es un tema delicado y complicado. Pero confiamos en que los centros comerciales van a manejar la situación de la mejor manera”, mencionan.

Por su parte, se encuentran buscando alternativas para poder desinfectar la ropa luego de que cada cliente se la pruebe, sin causarle daño a los materiales en los que esten confeccionadas.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba