Loader

Jenella Powell: una cara nueva en el modelaje internacional

La puertorriqueña busca posicionarse entre las mejores modelos de Nueva York
Photo
La modelo de 23 años es natural de Bayamón. (Fotos: Suministradas/ Pedro Smith)
  • Compartir esta nota:

A sus 23 años, la modelo puertorriqueña Jenella Powell ha recibido tres grandes lecciones de vida: que las grandes oportunidades hay que aprovecharlas, aunque haya que hacer un cambio de ruta; que cuando una persona se acepta como es, proyecta lo mejor de sí; y que la salud va por encima de la belleza.

La bayamonesa vivió en Puerto Rico junto a sus abuelos hasta los 17 años, cuando decidieron que estudiar en Estados Unidos le aportaría mejores oportunidades. Entonces se mudó a Minnesota con una de sus hermanas. Cuando culminó la escuela superior comenzó a hacer un bachillerato en Justicia Criminal, para convertirse en abogada criminalista.

“Constantemente la gente me preguntaba si había pensado en el modelaje, pero no tenía confianza en mí y no quise intentarlo. Estando en la universidad, se me presentaron una chica y un chico que tenían una agencia de modelaje pequeña y querían trabajar conmigo”, recuerda. Jenella se reunió con ellos y guiada por su hermana, luego de revisar exhaustivamente los términos, firmó el contrato de representación. Sus primeros trabajos los hizo en Minnesota con Target, Rue 21y Aveda.

Belleza al natural

Le pidieron que se dejara su cabello natural, lo que para Jenella era algo impensable. Por años se había hecho alisado pues creció acomplejada por su melena riza y gruesa. Fueron casi dos años de peinarse con moños para que creciera el pelo procesado dando paso a su textura natural, tiempo en el que hizo las pases con su naturaleza.

“Cuando era pequeña, en la escuela me hacían bullying porque no tenía pelo lacio. Fue una transición bien incómoda. Pero ahora me siento cómoda en mi piel, como nunca en mi vida. A todo el mundo le encanta. Me ha abierto puertas porque la gente busca latina con pelo rizo y piel canela”, asegura.

Tras un año de combinar los estudios con trabajo y el modelaje, llegó la oferta de la agencia IMG. Querían firmarla, pero eso requería mudarse a Nueva York.

Photo

(Suministrada/ Pedro Smith)

“No sabía qué hacer. Pedí una hora para pensar, porque tenía que tomar un receso de la escuela. Llamé a mi hermana y ella me dijo que tenía que ir. Parte de mí quería quedarse y seguir estudiando, así me criaron y me daba miedo decepcionar a mis abuelos. Pero otra parte de mí quería hacer algo diferente y viajar. Tomé ese riesgo y en dos días estaba en Nueva York”, recuerda.

Ese viaje fue el comienzo de un estilo de vida diferente. Por un tiempo convivió con otras modelos en un apartamento. Viajó a Londres y a Australia donde trabajó con Urban Outfitters, Topshop, Asos, Dolce & Gabbana, Kate Spade, Steve Madden, Target, Amazon, Country Road y las publicaciones Vogue Australia, InStyle y Oyster Magazine. “En Australia todas eran blancas y rubias, cuando fui, querían trabajar conmigo”, recuerda.

En cierto momento, Jenella notó que su cuerpo se hinchaba. Aunque seguía esbelta, la agencia le pidió que rebajara para conseguir contratos en París y Milán.

“Iba al gimnasio todos los días y comía saludable, pero no veía el cambio. Me criticaban porque me querían más delgada. Yo les decía que estaba flaca y que no iba a poner en riesgo mi salud. Pero estando en México, me dieron la noticia de que mi agencia no quería trabajar más conmigo”, relata.

Jenella regresó a Minnesota, pero no se sentía derrotada, sino tranquila, porque su sueño de ser modelo no era más grande que su deseo de estar saludable. De hecho, estudios médicos descubrieron que sufría alergia al gluten y una dieta rigurosa logró que su cuerpo volviera a su estado normal. Y en muy poco tiempo la prestigiosa agencia Wilhelmina la reclutó y volvió a Nueva York, ya hace poco más de un año.

Ha sido lo mejor que me ha pasado porque he podido trabajar más en Nueva York. Con ellos he trabajado campañas para Cover Girl, Elf Cosmetics, Saks, Amazon, Target, Pat McGrath, Aveda, Julie Alvarez, Fila y Mac. También en desfiles de Brandon Maxwell y models.com hizo una reseña mía como una nueva cara en el modelaje”, comenta.

Entre sus metas espera trabajar en más campañas de belleza, hacer más pasarelas y cumplir su sueño de modelar para Calvin Klein. Además, no descarta estudiar cosmetología.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba