Loader

Nanette Rodríguez educa sobre la importancia de seleccionar la ropa interior adecuada

La empresaria se ha enfrentado con éxito a los retos que la pandemia les ha impuesto a los pequeños negocios locales
Photo
Blossom Boutique: Bra Salon, Lingerie & Sleepwear Boutique lleva nueve años al frente de Blossom Boutique: Bra Salon, Lingerie & Sleepwear Boutique. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Nota de las editoras:

Como parte de nuestro compromiso con la industria de la moda y belleza del país, Magacín presenta una serie de artículos sobre la labor de creadoras locales y cómo están manejando sus negocios en medio de la crisis provocada por el COVID-19. La reportera Liz Sandra Santiago nos narra sus historias.

 

Desde que Blossom Boutique: Bra Salon, Lingerie & Sleepwear Boutique abrió sus puertas en enero de 2009, su propietaria Nanette Rodríguez supo que su empresa estaba dirigida a un nicho. Siempre vio ese aspecto como una gran fortaleza, pues a ella acudiría aquellas personas que buscaban ropa íntima y de dormir.

La tienda se especializa en ayudar a las mujeres a encontrar la talla exacta que deben usar de brassiere, aunque también cuenta con una variedad de piezas pertenecientes al renglón del “loungewear”.

Pero, esa proximidad que se requiere tener con cada clienta para que consiga la pieza de la talla exacta que necesita no había llevado a la joven empresaria a plantearse la idea de crear una tienda en línea. Esa ausencia de venta a distancia se convirtió en uno de sus mayores retos desde que inició el periodo de cuarentena el pasado 15 de marzo.

Nuestro negocio es un servicio íntimo y personalizado, en el cual estamos cerca de la clienta en todo momento. Nunca habíamos tenido tienda online por la situación de los cambios y pues porque creemos fielmente en que deben comprar de manera educada e informada. Tus dos senos son iguales por lo que siempre nos gusta ayudarlas y medirlas y explicarles y educarlas sobre el uso correcto de la ropa interior y como esta te debe quedar. Tomamos muy en serio lo que la clienta necesita y le gusta y que le asienta mejor a su tipo de cuerpo por lo que a distancia es más complicado”, explica Rodríguez.

Ante la necesidad de mantener el negocio y cumplir con las necesidades de su clientela, la empresaria ha tenido que recurrir la venta a través de Instagram y Facebook, lo que según Rodríguez “crea unos issues de logística distintos a los que nos estamos asimilando”. Además, recientemente lanzó la página web www.blossomboutiquepr.com.

Para la empresaria ha sido un reto sido reabastecer el inventario, pues muchos de los suplidores han cerrado sus fábricas o han disminuido personal y los embarques y procesos están atrasados “así que la cadena de distribución se ha visto afectada. Las ventas han disminuido pues mucho era ‘walk-in’ pero estamos aquí reinventándonos con la tienda online y vendiendo por las redes sociales”, añade.

El mayor reto en esta situación ha sido mantener el inventario fluyendo pues la cadena de distribución se me ha visto afectada. Además, que dar el trato personalizado y tan íntimo y efectivo como lo damos en la tienda física y traducirlo al mundo cibernético es un gran reto pues soy sumamente exigente en ese servicio personalizado que nosotras brindamos y nos hace Blossom”, comenta.

El manejo de la tienda a distancia ha trastocado los horarios para Rodríguez, quien es madre de dos menores en edad escolar y ha tenido que dividir su tiempo entre ellos, el procesamiento de las órdenes y las visitas al correo para enviar los pedidos.

No obstante, la empresaria destaca que la gran ventaja que tiene Blossom es que, por ser una tienda pequeña, el periodo de ajuste es rápido. También están ubicados en un centro comercial pequeño -Galería Suchville, en Guaynabo- que ha permitido que los clientes pasen a buscar la mercancía en la modalidad “pick-up”.

Ahora que comienza a abrir el comercio, Rodríguez planifica trabajar mayormente por cita para limitar la cantidad de personas en la tienda.

View this post on Instagram

Nuestra pagina de internet www.blossomboutiquepr.com

A post shared by Blossom Boutique (@blossom_boutique) on

“Desde antes que comenzara el ‘lockdown’ ya habíamos comenzado a trabajar en los procesos de desinfectar e identificando los puntos de mayor contacto con las clientas para minimizar el riesgo de contagio y estableciendo los protocolos de seguridad”, menciona.

Además, durante la cuarentena Rodríguez ha participado en foros de dueños de tiendas de lencería, “bra fitting” y de piezas post mastectomía para estar al tanto del protocolo a seguir.

“Usaremos mascarilla, mascara y guantes a la hora de atender a las clientas al igual que ‘hand sanitizer’, que siempre hemos tenido, pero que se enfatizara más. Queremos que más que nunca nuestras clientas se sientan confiadas y seguras en Blossom”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba