Loader

Nidaria: una marca boricua que se balancea entre la moda y el compromiso de ayudar

La diseñadora Aileen Morales Ralat diversifica su producción accesorios en croché para confeccionar gorros quirúrgicos para proteger el cabello de los profesionales de la salud
Photo
La creación de la marca Nidaria le ha permitido a Aileen Morales Ralat exponer su talento en el diseño de accesorios. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Nota de las editoras:

Como parte de nuestro compromiso con la industria de la moda y belleza del país, Magacín presenta una serie de artículos sobre la labor de creadoras locales y cómo están manejando sus negocios en medio de la crisis provocada por el COVID-19. La reportera Liz Sandra Santiago nos narra sus historias.

 La pasión por el croché llevó a Aileen Morales Ralat a dividir su tiempo entre su profesión como diseñadora de interiores y el desarrollo de una línea de accesorios hechos a mano a la que llamó Nidaria.

A principios de año, la empresaria comenzó a vender únicamente “online” y, sin saberlo, ese paso la preparó para mantener su línea a flote en medio de la cuarentena.

“A pesar de todo hemos podido seguir enviando los pedidos sin problema ni retrasos gracias a que los correos no han cerrado”, comparte.

Morales Ralat comprende que existe una gran incertidumbre económica que pone a las personas a evaluar sus prioridades versus gastos, lo que deja fuera del presupuesto de muchos la compra de productos que no sean de primera necesidad. Sin embargo, a pesar de todo continúa trabajando en el inventario para el Día de las madres porque entiende que “con el favor de Dios esto pasará”.

“Mis clientes me dan ánimo con sus ‘likes’ y comentarios en mi página y es algo que me llena más que una venta. En estos momentos de un ‘nosotros’ y no de un ‘yo’ se valoran más que me sigan y están ahí que el que me compren porque entiendo que no es el momento. Pero las que han comprado también le he enviado miles de bendiciones porque ahora mismo es lo único que está entrando a mi hogar, pero gracias a Dios y a la buena planificación económica de nuestro hogar no se ha convertido en una necesidad”, menciona.

La también diseñadora de interiores destaca que la ansiedad que crea la propagación de la enfermedad es algo que has cierto punto afecta la creatividad, pero también la ha hecho desarrollar mayor empatía, ha aumentado su fe y le ha permitido “fluis sin frustrarme”.

Ante la crisis, Morales Ralat ha aceptado otra encomienda y a solicitud de su hermana, quien es doctora, ha comenzado a crear gorros quirúrgicos para proteger el cabello y evitar tener que lavarlo a diario. “En eso estaré trabajando en estos días”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba