Loader

Publicista puertorriqueña crea marca recordatorios prácticos y útiles

La nostalgia y el deseo de ayudar a Puerto Rico inspiran a Gloriana López-Lay a crear Rogative, una marca de accesorios que tiene como protagonistas símbolos autóctonos
Photo
La marca se especializa en artículos que pueden servir lo mismo de recordatorio que de accesorios útiles para la vida diaria. (Fotos: Suministradas)
  • Compartir esta nota:

Gloriana López-Lay es una publicista puertorriqueña con más de 25 años de carrera y la mayor parte de ese tiempo lo ha pasado laborando en empresas en el extranjero. Ha estado al mando de importantes campañas y compañías en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

Pero, algo que siempre inquietaba a López-Lay era que deseaba llevar consigo algún objeto que le recordara a su tierra natal, sin que ocupara demasiado espacio y que, a la vez, fuera práctico. Por años, esa idea le dio vueltas en su cabeza y, luego del paso del huracán María por la isla en septiembre de 2017, decidió que había llegado el momento de hacer algo que, además de calmar su nostalgia, sirviera para ayudar a sus compatriotas. Así nació Rogative.

Estaba viviendo en Londres cuando pasó María y la nostalgia se unió con el deseo de ayudar a Puerto Rico. La idea era diseñar, producir y comprar la mayor parte de los materiales aquí. Así es como contamos con la artista gráfica local Viviana Freytes, que es quien me ayuda con los diseños”, comenta la pulicista.

En esa búsqueda, también se encontró con los servicios de manufactura de la Cooperativa Industrial Creación de la Montaña, en Utuado. Lo que más difícil se le hizo fue dar con esa empresa que pudiera realizar los estampados que se requerían y por eso, es lo único que se realiza fuera de Puerto Rico. Aunque López-Lay ya se encuentra en pruebas y conversaciones con empresas locales para poder imprimir las telas en la isla.

La marca se especializa en artículos que pueden servir lo mismo de recordatorio que de accesorios útiles para la vida diaria y que cuentan con ilustraciones de elementos y lugares icónicos de Puerto Rico. Puedes encontrar desde “tote bags” y carteras pequeñas a las que López-Lay bautizó como “cuchería bag” hasta lapiceros, bolsas en material impermeable para llevar tus compras y cojines hasta llaveros, identificadores de maletas y “case” para llevar el pasaporte.

“Siempre he pensado que como estos productos son chiquitos y no pesan, te los puedes llevar a todas partes. Con ellos podemos llevarnos un poquito de Puerto Rico a donde que vayamos”, añade.

Hasta el momento, la marca cuenta con cinco colecciones con ilustraciones y nombres alusivos a elementos autóctonos de Puerto Rico, como son “Amapola”, “Coquí”, “Flamboyán”, “Rogativa” y “Garita”.

A la ejecutiva le tomó un año poner a funcionar la línea tal como la quería y poco a poco la ha visto crecer. Antes de la crisis ocasionada por la pandemia del COVID-19 se vendía en tiendas dentro de hoteles locales tales como Caribe Hilton y La Concha Renaissance San Juan Resort además del Museo de Arte y Diseño de Miramar. Estos establecimientos llevan varios meses cerrados a consecuencia de la cuarentena, pero López-Lay confía en la recuperación de la economía y no se quita. “Seguimos teniendo fe en los productos y los diseños”, asegura.

Los artículos de Rogative también se pueden conseguir en la página web de la marca y en otras tiendas virtuales como Aguja Local y Brands of Puerto Rico.

López-Lay explica que el nombre de la marca proviene de la escultura de bronce que protagoniza el paisaje en la plaza que lleva el mismo nombre y que ubica cerca de la puerta de San Juan en la ciudad amurallada. Es un diseño que data del 1797 y es una muestra de unidad, pues detuvo el intento de invasión de los británicos.

“La Rogativa ejemplifica el espíritu de los puertorriqueños y su determinación de proteger la isla”, destaca.

Además de ayudar a fomentar el talento local, algo que enorgullece a López-Lay es que a través de Rogative puede ayudar a Boys and Girls Club de Puerto Rico, organización “que se esfuerza por romper el ciclo de pobreza proporcionando habilidades de vida y liderazgo para diecinueve mil niños y jóvenes cada año” y que recibe el 5% de las ganancias por las ventas que realiza la marca.

López-Lay explica que la creación de Rogative se dio en una pausa tomada entre el trabajo que tenía en Londres con la empresa multinacional J. Walter Thompson y una oferta de u nuevo empleo que la llevaría de vuelta a Europa, esta vez a España.

“Tenía que esperar seis meses entre un trabajo y otro. No podía trabajar en otra compañía similar en ese periodo de tiempo y regresé a Puerto Rico a darle forma a Rogative. Todo este proceso se tardó casi un año y le he dado vueltas al nuevo trabajo que sería en Madrid. Pienso que todo ha ocurrido en el momento correcto. Todo se alineó para hacerlo”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba