Loader

Sandra Almodóvar: alumna al mando de Ballet Concierto de Puerto Rico

Tras el paso del huracán María, asumió el puesto de directora ejecutiva de Ballet Concierto de Puerto Rico y hoy celebra cada triunfo con entusiasmo
Photo
A los ocho años, Sandra Almodóvar Feliberti pisó por primera vez un salón de ballet y desde entonces participó en producciones y se mantuvo ligada a Ballet Concierto de Puerto Rico, fundado en 1979. (Fotos: Tonito Zayas)
  • Compartir esta nota:

Para Sandra Almodóvar Feliberti el ballet va mucho más allá de una coreografía hermosa, es una disciplina capaz de transformar la vida de quien se entrega a él.

“El ballet te enseña muchas cosas, pero lo primordial es la disciplina. No importa si sigues una carrera en la danza o trabajas en una oficina, todo lo que uno aprende en el baile es aplicable a cualquier otro oficio”, menciona la actual directora ejecutiva de Ballet Concierto de Puerto Rico (BCPR).

Ella conoce bien todos los beneficios que se obtienen de este baile, pues siempre ha formado parte de su diario vivir, convirtiéndose en una valiosa herramienta que ha utilizado en distintos momentos de su vida, tanto en el plano personal como profesional.

A los ocho años -en la década de 1970- pisó por primera vez un salón de ballet en la academia de baile de María Teresa Mendizabal, quien pertenecía a la Asociación de maestros de baile. Fue precisamente esa asociación la que unió a profesores de diversas escuelas para crear BCPR en 1979.

Almodóvar Feliberti formó parte de ese primer grupo de estudiantes de Ballet Concierto cuando apenas tenía 12 años. Pasó de ser una alumna a pertenecer al grupo de bailarinas de la compañía. En el 1992 quedó embarazada del primero de sus tres hijos y al año siguiente decidió dejar el ballet para cumplir con otras responsabilidades, aunque asegura que nunca se alejó del todo.

Almodóvar Feliberti también fue maestra del Conservatorio de Ballet Concierto, la escuela oficial de BCPR, que por más de tres décadas se ha enfocado en educar a futuros bailarines, coreógrafos y maestros. También fue asistente de la directora artística, Lolita San Miguel como coreógrafa y hasta colaboró en labores administrativas.

Por varias décadas, las responsabilidades profesionales y familiares la mantuvieron ocupada, pero cada mes de diciembre regresaba para participar en “El cascanueces”, una de las producciones más importantes de BCPR.

“No me alejé por completo. Cada vez que se acercaba El cascanuecs, Lolita me invitaba y participaba en algún rol. Si no estaba en el elenco principal, me unía al cuerpo de bailarinas o trabajaba en la producción”, comenta.

En esas colaboraciones anuales, Almodóvar Feliberti se encontraba con excompañeras bailarinas y, para el trigésimo aniversario de BCPR, decidieron formar un grupo al que llamaron Retired Ballet Dancers Support Group.

“Somos un grupo de bailarinas que tomamos clases tres veces en semana. Con estas clases se recaudan fondos para Ballet Concierto”, añade.

Regreso a casa

Con el paso del tiempo, el grupo de bailarinas retiradas recibió una invitación para pertenecer a la junta de directores de BCPR. Ella y su compañera Jenny Suárez aceptaron el reto.

“En la junta primero fui vocal y después secretaria. Renuncié por responsabilidades laborales y en el 2017, después del huracán María, recibí llamada de la junta directores preguntándome si aceptaba el puesto de directora ejecutiva de la compañía”, comenta.

Almodóvar Feliberti asegura que ese ofrecimiento fue “un privilegio y un honor”, pero también un gran reto, pues representaba “levantar una compañía que sufrió mucho con el paso del huracán”.

“La compañía por poco cierra por falta de luz y agua. El cascanueces de ese año no se pudo celebrar porque la situación era muy difícil y ni siquiera el Centro de Bellas Artes estaba abierto. Con todos esos desafíos, el 2 de enero de 2018 comencé como directora ejecutiva de Ballet Concierto. Acepté el reto y trabajamos con mucha entrega y el año pasado logramos hacer tres producciones de las cuatro que usualmente se realizan”, menciona.

La ejecutiva se siente orgullosa por todo lo logrado en su primer año al frente de la compañía en la que creció y que este año cumple su 40 aniversario. Asegura que para lograrlo ha sido necesario tener voluntad y pasión.

“Fue necesario ganar la confianza de los bailarines y los empleados, porque fue un tiempo duro. La parte económica fue la más difícil. Poco a poco fuimos resolviendo deudas, contratamos bailarines por producción y la verdad es que, gracias a Dios, he tenido el apoyo de los bailarines y la facultad del Conservatorio de Ballet Concierto”, destaca.

El plan de la directora es seguir levantando la compañía hasta volver a tener las cuatro producciones que se hacían antes.

Nueva puesta en escena

Para celebrar los 40 años de Ballet Concierto de Puerto Rico se llevará al escenario el espectáculo “Don Quijote”.

La puesta será el sábado, 4 de mayo a las 7:30 p.m. y el domingo, 5 de mayo a las 3:30 p.m. en la Sala de Festivales Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré (CBA). El cuerpo de baile estará acompañado por la Orquesta sinfónica juvenil de Puerto Rico, dirigida por el maestro Carlos Ávila.

Los boletos ya están a la venta en el CBA y en BCPR.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba