Loader

El hotel Condado Vanderbilt celebra sus 100 años con experiencias exclusivas

La hospedería cuenta con una oferta especial con motivo de su centenario
  • Compartir esta nota:

El lujo es uno de esos conceptos que puede ser tan subjetivo como se quiera: desde un objeto del deseo o una experiencia sublime siempre y cuando tenga elementos que impliquen exclusividad.

Desde su reapertura en el 2014, el hotel Condado Vanderbilt ha llevado la bandera del lujo en el área de San Juan. ¿Hay otros hoteles lujosos?  Sí, pero que mantengan constancia en detalles que marcan la diferencia, pocos.

Este año la hospedería celebra el centenario desde su apertura. Para esta ocasión tan única, Magacín aceptó la invitación de la gerencia para conocer   la oferta festiva.

Para los sentidos

En el spa han creado tres tratamientos de celebración: el masaje Diamond Rose, la pedicura y manicura Diamond Hands & Feet y el facial Diamond Lightening.

El ritual del masaje se realiza con línea Diamod Rose de la casa española Natura Bissé que desde el 1979 se especializa en tratamientos de lujo. El ritual incluye un exfoliante para preparar la piel y un relajante masaje con aceite de rosa de Damasco. Para crear cada onza del aceite se necesitan miles de pétalos de esta rosa que se cultiva en Bulgaria, Turquía, India y Francia. Como parte del servicio se pueden utilizar otras áreas del spa como el sauna.

A la par con las tendencias mundiales, la gastronomía y la coctelería ocupan un lugar importante en esta celebración. Por ejemplo, puedes aprender sobre la confección de mojitos con frutas frescas por una atenta mixóloga o una clase para confeccionar postres.

A la hora de cenar llega uno de los principales atractivos. El restaurante 1919, bautizado así por el año en que abrió el hotel, es capitaneado por el chef Juan José Cuevas. El mayor acierto de éste no son los múltiples premios que ostenta o el haber trabajado al lado de grandes como Santi Santamaría o Christian Delouvrier, sino el aportar toda su experiencia para que los ingredientes cultivados en Puerto Rico sean los protagonistas.

En el 2012, cuando le conocimos como parte de la preapertura del hotel, Cuevas hablaba de que visitaba fincas para comprar productos de primera calidad. Su persistencia y el apoyo de la hospedería han permitido que hoy el grueso de lo que se sirve en su menú sea cultivado localmente.

“Yo les aseguro una compra fija a los productores y eso ayuda a mantener la consistencia”, comentó. Esto ha permitido que hoy se pueda probar un cartucho pescado localmente con un caldo de vegetales frescos, o que el plato de quesos incluya algunos confeccionados aquí acompañado con mermeladas artesanales o yogur con chips de tubérculos todos puertorriqueños. Sin duda, un lujo que no muchos pueden darse.

Los sábados y domingos la terraza en la piscina es perfecta para el brunch de Ola Oceanfront. Todo lo necesario para desayunar propiamente así como platos fuertes. Todo esto se complementa con los ratos libres en la cabaña privada del área de la piscina principal, o la piscina exclusiva para adultos en el otro extremo.

Las habitaciones del hotel son cómodas y acogedoras, pero la Commodore Suite con amplio espacio de sala, comedor, vistas únicas del Condado, un baño con tina y ducha y las atenciones de un mayordomo que está para atenderte 24/7 hacen que la experiencia sea una memorable.

Gastronomía

La atracción principal es el restaurante 1919 con la cocina de Juan José Cuevas y su equipo. Se une Tacos y Tequila con un fresco menú mexicano, Ola Oceanfront donde sirven el brunch, Marabar Bar and Lounge, Veritas Wine and Cognac Bar.

La experiencia

Uno de los paquetes del centenario incluye hospedaje en suite con servicio de mayordomo, un crédito de $100 que puedes utilizar en comida y bebida en la hospedería, crédito en excursiones turísticas. Un servicio de masaje “signature” y facial así como un detalle de bienvenida. También cuentan con otros paquetes de ofertas para residentes de Puerto Rico. Más detalles en www.condadovanderbilt.com

  • Compartir esta nota:
Volver arriba