Loader

La mágica historia detrás de una prenda

El diseñador mexicano Daniel Espinosa nos abrió las puertas de su taller en Taxco para ver cómo se elaboran sus piezas
Photo
En el taller Casa de Plata en Taxco de Alarcón se confecciona la joyería diseñada por Daniel Espinosa. (Fotos: Suministradas)
  • Compartir esta nota:

Cada año el diseñador Daniel Espinosa extiende una invitación especial: visitar a su querido México y llegar a Taxco de Alarcón, el lugar que le vio nacer y donde mantiene su taller Casa de Plata. Es un viaje al que cualquier amante de la joyería arriba cargado ilusión y parte con una visión aún más profunda.

Conocer el proceso y a quienes elaboran cada pieza de su firma cambia la perspectiva. Ya no se trata de solo unos aretes o collares que lucen hermosos detrás de una vitrina o en el cuello de alguna dama. Ahora se aprecian como piezas de arte, de muchas horas de trabajo y de ojos de hombres y mujeres que son la envidia de cualquier águila.  

Daniel Espinosa recibe a Magacín en su taller, una casa blanca de tres niveles y varias entradas, rodeada de paredes altas y mucho verdor. Como preámbulo, nos comparte varias pinceladas de la historia del “El Pueblo Mágico de Taxco”, como se le conoce.

Una de ellas la del conquistador español Hernán Cortés quien en una misión para construir más armas, en el 1519, llega a Taxco y descubre los minerales del oro y la plata. Lo comunica al Rey Carlos de España y años más tarde funda una de las primeras minas en toda Latinoamérica. Luego, continúa Espinosa, en el año 1929 llegó el arquitecto norteamericano William Spratling quien le dio a Taxco “ese saber de la platería en aquel momento”.

“Con su visión arquitectónica cambia el diseño, creó el taller Las Delicias y empieza hacer famoso el pueblo entre los pintores y artistas de la época como Frida Kahlo y Diego Rivera. Entonces, es quien en los 30 inicia con esta platería mexicana y, bueno, hoy le estamos dando continuidad a ese trabajo”, relata el diseñador. El preámbulo pone en perspectiva que estamos ante un pueblo cuya economía y crecimiento ha girado mayormente en la platería, por lo que de alguna manera u otra, sus habitantes han sido marcados por esta tradición. Los artesanos en su taller son evidencia de ello.

Compuesto por distintos cuartos en los que se trabajan los metales, desde que se funden, pulen y hasta se le imparte el último baño en oro, cada tarea está a cargo de hombres y mujeres que realizan cada pieza de joyería a mano. Muchos son hijos, nietos o bisnietos de plateros y otros han aprendido el oficio allí en el taller.

El tiempo que dedican a cada accesorio varía. Por ejemplo, unir un collar puede tomar más de un día, de acuerdo a la complejidad de su diseño o materiales. Una sortija requiere que se ajuste al tamaño exacto del cliente y cada “clutch” debe llevar su cerradura pulida.  Y todo lo realizan con suma precisión.

 “Cuando haces las cosas con amor, salen, porque si no es muy difícil”, explica una de las artesanas con más de 10 años en la empresa.

 El destino final de a lo que tanto tiempo han dedicado siempre les despierta curiosidad. “A veces vemos las prendas en revistas o en artistas y nos da mucho gusto”, revelan visiblemente orgullosas Acelia, Patricia y Sandra.

De principio a fin, cada ornamento se ensambla uno a uno. Cada pulsera, arete, dije, aunque se repliquen, es única.

Pasión que transforma

Como parte de su #Famtrip, Espinosa también llevó a sus invitados a un recorrido por la Ciudad de México. De camino a la Casa Azul de Frida Kahlo, conversamos sobre su arte y visión para el futuro.

¿Por qué le mueve tanto dar   a conocer su pueblo Taxco?

“Porque tengo la oportunidad de ir a los diferentes países donde tenemos las boutiques y me doy cuenta que aman como la pieza se ve terminada. Pero creo que es súper importante contarles también qué hay detrás, cuántas manos, cuánta gente y cuánta pasión hay en cada pieza. Conocer lo que sucede antes de ese efecto visual maravilloso”.

¿Qué siente cada vez que visita el taller?

“Sin duda, siempre me sorprende a habilidad que tienen los hombres y mujeres que trabajan, porque cuando les doy la idea para que la ejecuten, lo hacen en menos tiempo del anticipo. Y se sorprenden ellos y me sorprenden a mí de tener la habilidad, cómo la van aumentando y desarrollando para poder concretar las ideas que les doy.  Me llena de felicidad”.

¿Qué tipo de mujer inspira tus   colecciones?

“Más que lo físico, es un estilo de vida. Una mujer trabajadora, que tiene comunicación constante a través de las redes sociales. Que viaja, conoce de moda, sabe lo que le queda bien y es segura de sí misma”.

Elaboras piezas para distintos mercados alrededor del mundo. ¿Cómo describes el de Puerto Rico?

“A la puertorriqueña le encanta el maximalismo. Disfruta mucho del brillo y del reflejo del dorado. Es un país caribeño que le gusta estar enjoyado, lucirse y verse bien. ¡Me encanta trabajar con las boricuas!”.

En diciembre celebras 50 años de edad. ¿Cómo lo festejarás y qué es lo próximo?

“Para mí, el número como tal es representativo. Empecé a trabajar a los 17 años, así que estoy celebrado también mi 33 aniversario de trabajo.  Lo que me gustaría de ahora en adelante, y ya empecé a hacerlo, es dedicarme a las fundaciones para las que estoy participando y dar, digamos, la mitad de mi tiempo. Creo que va a dejar mucha más huella el poderme dedicar a lo que amo que es a la educación de los niños en los estados más pobres.  Ya llevamos 20 escuelas con la Fundación Niños en Alegría. Se han logrado reconstruir para que tengan una educación digna. Los maestros ya estaban pero las aulas estaban en muy malas condiciones. Creo que el que mucho abarca poco aprieta y, en lo que puedo concentrarme por el momento es en Taxco, en mi estado, porque lo necesita”. 

Antes de culminar, ¿qué prenda no debe faltar en el joyero de una mujer?

“Un buen par de aretes. Porque tu cara es el marco, lo primero que muestras al público. Una que corresponda a la forma de tu rostro, que vaya con tu estilo y que te sientas bien”.

El diseñador Daniel Espinosa cuenta con tiendas alrededor del mundo. En Puerto Rico, su boutique está localizada en The Mall of San Juan. (www.danielespinosa.com) 

  • Compartir esta nota:
Volver arriba