Loader

Los diamantes como mejores amigos de la mujer

Las joyas además de ser una inversión segura, suma al estilismo exclusividad y distinción
  • Por EFE
  • 11 JUN. 2019 - 4:52 PM
Photo
Las joyas han representado siempre un símbolo de riqueza, belleza y exclusividad.
  • Compartir esta nota:

"Los diamantes pueden ser el mejor amigo de una chica, pero las perlas te harán brillar como la luz de la luna. Una mujer necesita tiras y tiras de perlas", decía Coco Chanel, diseñadora que siempre ha sido consciente de la importancia que tienen las joyas en el estilismo femenino.

"La joyería no está hecha para hacerte sentir rica y ostentosa, sino para adornarte de una manera delicada y con clase", añadía.

La historia de las joyas es extensa y, aunque con diferentes usos según la civilización a la que pertenecieron, han representado siempre un símbolo de riqueza, belleza y exclusividad.

Desde la prehistoria el hombre se ha surtido de diferentes materiales para transformarlos en joyería y así aplicar el concepto de belleza al cuerpo y la ropa.

Egipto, Mesopotamia, Grecia, Roma, la Edad Media, Renacimiento, Romanticismo, Art Nouveau, Art Deco y el siglo XX dan fe de una larga tradición en la elaboración de joyería, en la actualidad reconocida como una expresión artística.

Siempre vigente, siempre bienvenida, las joyas nunca pasan de moda, es más, joyeros, artesanos y diseñadores se esfuerzan para que siga siendo parte imprescindible de la indumentaria diaria de la mujer.

Además de ser una inversión segura, suma al estilismo exclusividad y distinción. "Las muchachas grandes necesitan diamantes grandes", decía Elizabeth Taylor gran amante de las joyas quien solía lucir piezas propias en sus películas.

Una de las míticas joyas de la protagonista de "La gata sobre el tejado de zinc" fue La Peregrina, una perla de tamaño y forma inusual que le regalo Richard Burton.

La actriz mexicana María Félix, también conocida como "La Doña”, sentía pasión por las joyas, mucho más si eran excéntricas, extravagantes y cuajadas de piedras preciosas.

Icono de la época de oro del cine mexicano, María Félix vestía alta costura de Balenciaga, Yves Saint Laurent o Christian Dior, entre otros grandes diseñadores, y lucía joyas de Cartier.

Es muy famoso el collar Serpiente realizado en platino, oro blanco y amarillo, esmeraldas en forma de pera para los ojos y casi 2.500 diamantes de talla brillante.

También de Cartier es la gargantilla compuesta por dos cocodrilos con diamantes amarillos talla brillantes y cabujones de esmeralda y de rubí, una pieza que solía utilizar también individualmente como broche.

Photo

"Una mujer original no es aquella que no imita a nadie, sino aquella a la que nadie puede imitar", decía la actriz mexicana.

Wallis Simpson, María Callas y Jacqueline Kennedy fueron mujeres que también vivieron un romance pasional con las piedras preciosas, las tres gustaban de lucir piezas extraordinarias. 

Elizabeth II, una gran coleccionista de joyas.

La reina Elizabeth II de Inglaterra es una gran coleccionista de joyas, tiene una vasta colección de piezas personales que atesora en una sala especial, una bóveda en Buckingham Palace.

Una de las piezas destacadas es el rubí Timur de 352.50 quilates, grabado con los nombres de varios de los emperadores de Mongolia, quienes fueron sus anteriores propietarios.

Otra de las piezas destacadas de su colección es el gran zafiro rectangular rodeado de doce diamantes, una joya que Isabel II heredó de su abuela en 1953 y, hoy, es el broche más cotizado del mundo, con un valor de 50 millones de libras.

Photo

Otra pieza conocida es la tiara Lover's Knot, que Kate Middleton lució durante la última visita de los reyes de Holanda al Reino Unido.

Esta pieza, cuajada de diamantes y decorada con 39 perlas, fue un regalo de bodas que recibió Diana de Gales por parte de la reina Elizabeth II en 1981 que tuvo que devolver al Palacio de Buckingham tras su separación de Carlos de Inglaterra.

A la reina Máxima de Holanda también le apasiona lucir joyas, como la diadema de diamantes y rubíes que fue creada en 1888 por la reconocida joyería Melleiro por encargo del rey Guillermo III, quien se la regaló a su esposa Emma.

"Si yo fuera una mujer, llevaría el mismo vestido durante un mes y sólo me cambiaría el sombrero y los guantes. Puede que también los zapatos. Aunque en realidad son las joyas las que modifican un atuendo", asevera el diseñador Manolo Blahnik.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba