Loader

Conoce las tres líneas locales que usó Bad Bunny en las fotos para la revista Allure

Se trata de las creaciones de diseñadoras que han logrado emprender en Puerto Rico con el fin de proyectarse a nivel internacional
Photo
Bad Bunny aparece en la portada de la edición de noviembre de la reconocid publicación estadounidense. (Foto: Captura de Allure)
  • Compartir esta nota:

La aparición de Bad Bunny en la portada de la revista estadounidense especializada en temas de belleza, Allure, causó sensación hace unos días cuando se ofreció un “preview” de lo que se publicará en la edición de noviembre.

No obstante, además de haber realizado la sesión fotográfica en la isla, también se destaca el trabajo de tres jóvenes diseñadoras que pudieron exponer su trabajo. Se trata de emprendedoras locales que han logrado darles a sus respectivas marcas una proyección local e internacional a través de la internet y las redes sociales.

Aquí te presentamos cada una de ellas.

Venessa Arizaga

Esta diseñadora se caracteriza por el uso de piedras semipreciosas, cristales, cerámicas y metales en piezas únicas, confeccionadas a mano entre Puerto Rico y su estudio en Nueva York.

Para la sesión fotográfica, Arizaga confeccionó un “dickie” o camisa falsa personalizada con perlas de vidrio cosidas individualmente.

Se necesitaron 1,500 perlas y siete días para producir desde el inicio hasta la creación”, destaca la creativa.

La joven diseñadora relata que el “stylist” Herin Choi le hizo el acercamiento buscando algo único y personalizado para las fotos de Bad Bunny en la revista.

“Mi experiencia es en diseño de moda, así que no tuve problemas para crear algo más que joyas. A Condé Naste también le encantó la importancia de representar a artistas puertorriqueños y latinos para esta sesión”, explica Arizaga, quien añade que fue “una oportunidad increíble con la que sueñan muchos diseñadores. Es un ícono que se celebra en todo el mundo. Pero para mí es un honor crear algo tan especial para un compatriota puertorriqueño que es amado por muchos, incluido yo”.

Isa Noy

Esta marca de joyería, creada por Isabel Herrero, busca resaltar las raíces caribeñas a través de las formas orgánicas de las piezas, que son confeccionadas a mano utilizando materiales como oro, plata fina y piedras preciosas.

Herrero señala que la pieza usada es uno de los diseños que más valora y que representa la marca de Isa Noy.

“La pieza se llama ‘Gold Long Rock Pendant Necklace’, pero en el taller le decimos el collar largo. El dije o amuleto que cae sobre la cadena está inspirado en una roca. Las rocas son un elemento que yo uso mucho al diseñar. Son aquellas rocas que uno encuentra en la playa o bañándonos en el río de nuestra isla, que no tienen valor monetario pero que tienen un poder y un valor sentimental para nosotros cuando las hacemos nuestras, cuando las añadimos a nuestras colecciones de objetos personales”, explica.

Se trata de una joya de oro amarillo sólido, mezcla de 14 y 18 quilates con un gran peso y que fue hecha a mano en el taller.

La marca nació hace cuatro años y medio cuando Herrero dejó su trabajo como arquitecta para regresar a la isla a estar cerca de su gente y del Caribe.

“Mi trabajo como joyera, diseñadora y arquitecta de materiales me ayuda a crear esto que antes era mi hobby y ahora es mi trabajo de día a día”, menciona Herrero.

Anteriormente Herrero ha colaborado con las revistas de Condé Nast, pero es la primera vez que trabaja algo para el exponente de música urbana.

Viviana D ’Ontañón

Esta diseñadora ha logrado hacer de su nombre una marca exitosa en la industria de la joyería local. D’Ontañón estudió en Fashion Institute of Technology, en Nueva York.

Su marca se caracteriza por el uso de cadenas y piezas que pueden combinarse entre sí, enchapadas en oro y también por el uso de piedras semipreciosas.

Photo

(Captura)

La joven estableció su línea de joyería en 2012 y abrió su primera tienda en Plaza Las Américas en 2017.

En las fotos de la revista estadounidense, Bad Bunny llevó en la portada varias de las piezas de Viviana D ’Ontañón, tales como unas pantallas de argolla, una cadena corta con dos crucifijos y una medalla de San Benito y otra cadena con una medalla de San Benito más grande.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba