Loader

David Antonio celebra 35 años de carrera en la moda

El diseñador ofrecerá un desfile que reúne parte de sus mejores creaciones
David Antonio ya ha realizado sobre 70 desfiles de moda, lo que se traduce en más de 7,000 piezas de ropa. (Fotos: Ramon "Tonito" Zayas)
  • Compartir esta nota:

El diseñador puertorriqueño David Antonio celebra 35 años de carrera en la industria de la moda y confiesa que todavía siente los mismos nervios antes de un desfile, y que aún tiene las mismas ilusiones de realizar nuevos proyectos que cuando empezó a hacer sus primeras piezas, mientras cursaba la escuela superior en su pueblo natal, Yabucoa.

No he sentido ese cansancio que te dan los años de trabajo. Siento que me faltan tantas cosas por hacer... siempre tengo una ilusión y todavía hay cosas que me maravillan y creo que es algo que me queda del niño que fui”, menciona.

Por más de tres décadas su rutina siempre ha sido llegar a las 6:00 a.m. a su taller y trabajar incansablemente hasta lograr que cada pedido de sus clientas así como las colecciones que presenta en los desfiles esté listo con tiempo suficiente para verlo, analizarlo y hacer cualquier cambio necesario.

Y es que, según David Antonio, la puntualidad y la responsabilidad son cualidades que posee y a las que les debe gran parte de su éxito.

“Me gusta tener todo a tiempo. Cuando voy a presentar una colección me gusta tenerla lista semanas antes para verla y decidir qué va y qué no va. Siempre hago sobre 150 cambios de ropa para decidir lo que voy a presentar. Nunca me vas a ver terminando piezas el día antes de un show. Esa parte siempre la hago con Marisol (Malaret). Ella es la única persona que ve la colección antes y la editamos. Hay muchas cosas que en los ganchos y en el maniquí son una cosa, pero cuando lo ves en la modelo son otra”, añade.

A esas cualidades se une su deseo de que cada prenda de vestir que sale de su taller complazca a quien la va a lucir. Por eso, se encarga de cortar cada tela y examina personalmente cada bordado y cada detalle que su equipo realiza.

Un sueño de niño

El interés de David Antonio comenzó desde muy temprano en su vida. El diseñador y sus seis hermanos crecieron con su padre en Yabucoa. En la década del 80 recuerda que cortaba tiras de pañuelos en una esquina de su cuarto y jugaba a crear piezas de ropa. David Antonio destaca que su familia ha sido pieza clave no solo en la realización de su sueño de convertirse en diseñador sino en el ser humano agradecido y fajón en el que se convirtió. Admite que, aunque creció en un hogar en el que imperaba una gran estrechez económica, siempre tuvo amor y guarda bonitos recuerdos de su niñez.

“Recuerdo una Navidad que mi papá nos regaló un Bingo y estuvimos jugando con eso siete años. Mi papá no podía comprar muchos regalos porque éramos siete, así que compró un Bingo para todos y un pote de habichuelas para cada uno. Mi papá nos decía y, todavía nos dice, que ‘nosotros tenemos menos para tenernos más”, comenta con emoción.

Una vez entró en la adolescencia, cuando comenzó a mostrar interés y talento en la costura, recibió el apoyo de su padre, un carpintero que no dudó en comprarle una máquina de coser de sendas manos y construirle una mesa de corte para que pudiera trabajar desde su cuarto.

Cuando estaba en escuela superior hacía túnicas -la pieza que lo caracteriza- para que sus amigas las lucieran cada sábado, cuando iban de “jangueo” a Palmas del Mar, en Humacao. “No teníamos edad para entrar a la discoteca, pero los sábados me iba con mis amigas para una discoteca que se llamaba La Esquina, en Palmas. La dueña de una tienda del área siempre iba donde las muchachas para preguntarles de dónde era la ropa y ellas le decían que la hacía yo. Un día ella apareció en mi casa y me dijo que quería que le hiciera unas piezas para su tienda. De ahí en adelante nunca paré de coser”, recuerda.

Sus primeros pasos

David Antonio es egresado del Liceo de Arte y de la Universidad Mundial de Diseño, dos entidades establecidas en la isla en los años 80. Poco después hizo su práctica con la diseñadora Carlota Alfaro y se convirtió en uno de sus discípulos más exitosos.

“Carlota para mí fue una bendición, mi mejor escuela. Fui a la universidad, pero cuando estuve con ella fue mi verdadera universidad porque veía las cosas de la vida real. Creo que la mayoría de las cosas que sé las aprendí de ella”, asegura.

Aunque poco a poco comenzó a ganar fama y a hacerse de una clientela fiel, en los primeros años de carrera David Antonio se mantuvo haciendo colecciones que presentaba en discotecas y lugares en los que el presupuesto le permitía.

A los 16 años tuvo su primer desfile en la Discoteca Jeans en San Juan a la que “tuvo que entrar por la puerta de atrás a vestir a las modelos sin asomarse a la discoteca, porque no tenía la edad legal para estar allí”. Luego llegaron eventos en las discotecas del momento como Levels, Mykonos, Isadora y Juliana's.

También comenzó a recibir ofertas para vender sus creaciones en boutiques como La Femme, Ibiza, Le Card y Tráfico.

Residiendo en San Juan, estableció su primer taller en Río Piedras y siguió trabajando con la máquina de coser que le regaló su papá, “para nunca olvidar de dónde vengo”.

Entre quienes comenzaron a comprar sus piezas se encontraba Marisol Malaret, a quien admiraba desde hace mucho tiempo y con los años se convirtió en musa y gran amiga.

Cuando sintió que tenía los recursos y una clientela sólida, en 1994, decidió presentar su primer desfile.

“Me acuerdo de los nervios, que todavía los siento igual que en aquel momento. Fue en el Hotel San Juan y yo siempre miraba ese sitio como algo bien grande. Me acuerdo que estaba sentado en el piso bregando con unas listas y de repente veo que tengo a Marisol Malaret, una de mis amigas del alma y una de mis personas favoritas del mundo, que iba para presentar el desfile. También estaban María María, Caridad Fernández y otras mujeres fabulosas que las veía en revistas desde que estaba estudiando y estaban allí para modelar mi ropa”, cuenta.

Sello atemporal

Algo que ha caracterizado la carrera de David Antonio -además de la túnica que forma parte de todas sus colecciones- es la consistencia en la calidad de su trabajo.

A pesar de la crisis económica que se vive en el país desde hace varios años ha tenido que hacer otros ajustes para mantenerse a flote, como confeccionar piezas más comerciales y esforzarse aun más en que sus creaciones no esten atadas a una moda pasajera.

“Siempre he estado preocupado porque mi ropa sea atemporal. La mejor prueba de eso es que mis clientas a veces van a una actividad con un traje que les hice hace 20 años y todavía se puede usar. Como está la economía es importante que la gente pueda comprar algo que puedan usar por mucho tiempo”, menciona.

Un recorrido por su carrera

El 26 de septiembre David Antonio presentará en el Ballroom del Hotel Caribe Hilton una nueva colección con la que celebrará sus 35 años en la moda. El desfile lleva por nombre el desfile “El Reino” y será a beneficio del Hogar Cuna San Cristóbal.

Como es costumbre, el diseñador llevará a la pasarela cerca de 100 cambios de ropa, que se dividen en una colección completa para mujer y otra para hombre.

A estas alturas de su carrera, David Antonio ya ha realizado sobre 70 desfiles de moda, lo que se traduce en más de 7,000 piezas de ropa y en ocasión de este importante aniversario sacó tiempo para ver fotos de estas presentaciones que han servido de punto de partida para crear las prendas de vestir que incluye en “El Reino”.

“Esta colección es una recopilación de todas mis colecciones anteriores. Nunca me había sentado a ver todos los álbumes de mis colecciones y de repente cuando te enfrentas a eso, te das cuenta de todo o que has hecho. Por eso, he sacado lo que más me gusta de cada uno de ellos para formar esta nueva colección. Hay cosas que las he copiado intactas de otras colecciones, aunque le he cambiado las telas”, explica.

Esta nueva propuesta está inspirada en las mujeres que pertenecen a la realeza y que se han atrevido “romper con las reglas y el protocolo para desafiar la monotonía y crear su propio estilo al vestir”.

David Antonio adelanta que será una propuesta en la que se confirma que con el pasar de los años ha podido cumplir con su meta de hacer piezas atemporales.

Para esta pasarela del 35 aniversario, el diseñador reunirá un importante grupo de modelos y personalidades que lo ha acompañado a través de su carrera. El diseño de maquillaje y peinados es de Carlos Marrero. La joyería es de la Letrán Jewelers, y el calzado es de Novus y Galería.

Por otra parte, esta es la catorceava ocasión en la que realiza un desfile para ayudar al Hogar Cuna San Cristóbal, una organización sin fines de lucro que alberga temporeramente a niños removidos de sus casas por maltrato o negligencia. David Antonio explica que cuando su amiga y clienta Zulma Licha comenzó a presidir la junta directiva del Hogar, él se comprometió a ayudar y lo ha cumplido.

“Nos pusimos como meta hacer una casa grande y la hicimos. La casa pequeña que estaba originalmente y que fue una donación, ahora es una escuela. Trabajamos directamente con el hogar y con las necesidades que tienen. Para mí, es la forma de agradecerle a la vida que tengo una familia unida. Tengo 14 sobrinos que son saludables y que todos viven en hogares llenos de amor. Es como una forma de devolver eso y de ser agradecido”, concluye.

Créditos

Modelo: Nivializ Pérez

  • Compartir esta nota:
Volver arriba