Loader

Ed Coriano: el hombre que cambió la imagen del género urbano

El diseñador llevó a los exponentes del reguetón de la vestimenta holgada que los caracterizaba a una más moderno y estilizado
Photo
Ed Coriano ha trabajado de cerca con artistas como Wisin, Yandel, Ricky Martin, Chayanne, Ednita Nazario y Luis Fonsi, entre muchos otros. (Foto: Archivo. GFR Media)
  • Compartir esta nota:

En la moda que lucen los exponentes del género urbano hay un antes y un después de la llegada del diseñador Ed Coriano a esta industria.

El experto ha recorrido el mundo decidiendo el ajuar que han utilizado en momentos clave de su carrera artistas de la talla de Wisin, Yandel, Ozuna, Daddy Yankee, Don Omar, Tito El Bambino y Nicky Jam, entre muchos otros. Su primera interacción con artistas del género urbano fue en el 2007, cuando Wisin y Yandel presentaron su gira de conciertos “Los vaqueros” en el Coliseo de Puerto Rico. En el repertorio se incluyó una canción junto a Luis Fonsi, con quien Coriano trabajaba desde hacía un tiempo.

El llamado “dúo de la historia” decidió usar un cambio de ropa seleccionado por el diseñador y al parecer les pareció que había llegado el momento de refrescar su imagen.

“Wisin siempre ha sido bien visionario. Recuerdo que él me veía ‘backstage’ en las premiaciones a las que yo iba con distintos artistas y siempre se me paraba de frente y me decía ‘cuando yo tenga y pueda, vas a trabajar conmigo’. Yo le decía ‘no tienes que tener, tienes que querer”, recuerda.

Cuando en el 2008 comenzaron su gira llamada “Los extraterrestres”, Wisin y Yandel le pidieron a Coriano que decidiera cuál era la vestimenta adecuada. Eso fue darle mano libre a un creativo probado que por años ha estado a cargo de figuras como Ricky Martin, Chayanne, Ednita Nazario, Luis Fonsi, Víctor Manuelle, Franco De Vita, Tommy Torres y Paulina Rubio, entre muchos otros.

Coriano recuerda que les dijo que ellos no estaban acostumbrados a ropa entallada y que el cambio sería grande. Llegó con unos pantalones dos tallas más pequeñas de las que acostumbraban a usar y, aunque no les quedaban entallados, los cantantes decían que los sentían demasiado pegados, pero confiaron y salieron al escenario luciendo mucho más a tono con las tendencias de la moda internacional.

“La primera noche todo fluyo muy bien. Al otro día el primero que llegó al coliseo fue Yandel. Le pregunté lo que le habían dicho la fanaticada y los colegas. Él me dijo que nadie hablaba del concierto, sino de la ropa y los tenis, que hasta les preguntaban si tenían ejercicio porque se veían más ‘fit”, comenta.

Ahí comenzaron las críticas positivas sobre la vestimenta de Wisin y Yandel. Los fanáticos comenzaron a cambiar su manera de vestir a la par con sus ídolos y otros exponentes del género urbano también empezaron a buscar más asesoría.

“Ha sido el mayor reto de mi carrera porque si no gustaba iba a ser el odiado toda la vida de ese género. Ellos tenían una forma de ver la vida y la música y no daban paso para que viniera a jugar su concepto”, asegura.

Después de ese momento, Coriano comenzó a trabajar con otras estrellas del reguetón. Comenta que al principio era más fácil darle una dirección distinta a cada uno, pues la moda urbana no tenía tanta acogida como ahora.

Al principio, la marca italiana Dolce & Gabbana fue la que tuvo mayor acogida por sus diseños urbanos. A esta modalidad se unieron casas como Versace y luego DSquared2, Balenciaga y Philipp Plein, entre otras. Además, Coriano diseña algunas piezas y tiene un grupo de diseñadores que colaboran con él.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba