Loader

El blanco y el rosa predominan en la pasarela hombre de París

El cantante J Balvin estuvo entre los invitados al desfile de Dior para ver un adelanto de lo que llegará al guardarropa masculino en la primavera del 2020
  • Por EFE
  • 22 JUN. 2019 - 10:42 AM
Photo
  • Compartir esta nota:

Las tendencias masculinas de la próxima temporada primavera-verano 2020 parecen apuntar con cada vez más fuerza a los colores pastel, poco investigados por el armario de hombre, como demostraron las nuevas propuestas en pasarela de Dior y Balmain.

Aunque aún le queda mucho trabajo por delante, lo cierto es que la Semana de la Moda hombre, que se celebra en París esta semana, está ganándole terreno a la femenina por mucho que siga siendo la reina de las citas de la moda, y tanto sus desfiles como sus propuestas son cada vez más potentes.

El conglomerado de marcas de lujo LVMH (Louis Vuitton, Givench y Fendi, entre otras), al que pertenece también Christian Dior, está haciendo pasar la voz entre sus firmas y tras el monumental desfile que Virgil Abloh preparó para Vuitton -hombre- en la Place Dauphine de París, hoy fue el turno de Kim Jones en Dior.

Como Vuitton, Dior apostó también por los colores pastel para la próxima temporada, empezando por el blanco y el rosa.

Jones eligió el Instituto del Mundo Árabe, en la orilla sur del Sena, donde preparó una enorme instalación junto al artista estadounidense David Arsham.

Esta fue la tercera colección de Jones para Dior (tras haber dirigido Vuitton durante casi una década) y de nuevo se alió con un artista contemporáneo para unir moda y arte.

Arsham lo ayudó a indagar en los archivos de Dior, de quien busca adaptar su pasión por la alta costura al universo masculino. Esto se tradujo en una evolución de la sastrería, con kimonos reconvertidos en chaquetas, pantalones fluidos y estilismos deportivos trabajados en sedas.

Como ocurrió en la pasarela de Vuitton, fue un desfile en tonos suaves, del blanco al gris, pasando por el rosa palo y azul cielo, y con el fucsia y el añil como reclamo pop: el lujo considera que el hombre ha salido de los tradicionales patrones y también de los colores del llamado “fondo de armario”.

Jones recuperó el estampado de periódico que propuso John Galliano hace veinte años en bermudas y camisas. Tras recuperar con éxito el bolso “saddle”, otra de las creaciones de Galliano a su paso por Dior, tanto en las líneas masculinas y femeninas, la firma muestra que quiere inspeccionar también su herencia más reciente.

Destacaron los accesorios, con un “saddle” -bolso con forma de montura- en tres dimensiones sobre una bolsa de viaje, o una serie de pequeñas maletas fruto de una colaboración con la marca de maletas Rimowa.

View this post on Instagram

Paisas en Paris !! #latinogang #pfw

A post shared by J Balvin (@jbalvin) on

Un ejemplo viviente del nuevo público al que se dirige la marca fue el cantante colombiano J. Balvin, uno de los invitados estrella, que acudió vestido completamente de Dior, y adornado con grandes cadenas, anillos de sello y el pelo teñido con los colores al arcoíris.

“A mí me gusta llamarlo ‘King’ (rey) en lugar de Kim”, dijo Balvin sobre el diseñador de Dior tras el desfile, que definió de forma concisa como “brutal”.

El espectáculo está funcionando y la relación con la música y sus cantantes es esencial para atraer a los “millenials”, el nuevo Eldorado de las marcas.

Todo se retransmite en directo a través de redes sociales y buscan una reacción cada vez más inmediata de una audiencia cada vez mayor, también en la moda hombre.

Otro ejemplo de que los métodos de venta y posicionamiento han trascendido los exclusivos círculos de la industria lo puso Balmain que para mostrar su nueva colección organizó un festival en el Jardín de Plantas al que invitó a 1,500 personas, aprovechando que este viernes se celebraba en la capital el Día de la Música.

Tras la intervención del DJ Kiddy Smile, Balmain puso a desfilar cerca de un centenar de modelos vestidos en un blanco impoluto, solo manchado por cristales y brillantes que decoraron su tradicional silueta ochentera, de cintura estrecha y exageradas hombreras.

El rosa pastel se incluyó en bloque en varios estilismos, como una chaqueta con pantalón de talle bajo, adornado con fajín.

Cerró el desfile su diseñador, Olivier Rousteing, que salió a saludar seguido de su “ejército” de modelos y fue aclamado como una estrella de rock. Después bajó a codearse con los invitados VIP y el público siguió disfrutando del primer festival de Balmain.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba