Loader

Así fue que se elaboró el vestuario Versace que Jennifer López lució en el Super Bowl

La cantante, actriz y bailarina de padres puertorriqueños se aseguró de que cada detalle de su vestimenta se adaptara a la explosiva presentación que causó sensación entre la audiencia y los medios en Estados Unidos
  • Por Magacín
  • 03 FEB. 2020 - 1:34 PM
  • Compartir esta nota:

Jennifer López y Shakira hicieron historia anoche tras convertirse en las primeras latinas en presentarse en el medio tiempo del Super Bowl durante el juego en el que los Chiefs de Kansas City derrotaron a los 49ers de San Francisco en el Hard Rock Stadium de Miami.

La “Diva del Bornx” tenía muy claro lo que esto representaba para su carrera, y no decepcionó. Por el contrario, junto a la cantante colombiana presentó un espectáculo que ha sido reseñado por medios como “Variety” y “New York Times” como uno de los mejores “Halftime Show” de los pasados años.

“Por muchos años pensé hacer el Super Bowl y era algo que quería hacer... Ahora es cuando Dios me eligió para hacerlo”, dijo la cantante la noche del sábado en una entrevista con The Associated Press, durante un receso de sus ensayos.

Aparte de asegurar una producción de altura, con bailes, mensajes políticos y hasta una aparición sorpresa de su hija Emme Maribel Muñiz, de 11 años, JLo -reconociendo su impacto en la moda y aprovechando su relación con importantes diseñadores- se aseguró de llevar un vestuario que diera de qué hablar.

JLo lució tres cambios de ropa de la casa Versace, de la cual es portavoz, y un abrigo reversible con la bandera de Puerto Rico y Estados Unidos hechas a mano con plumas y más de 2,000 cristales Swarovski, según publicó en su Instagram una de sus stylists Mariel Haenn.

Según revelaron Haenn y Rob Zangardi en entrevista con The Hollywood Reporter, en total, se diseñaron 213 vestuarios y 143 pares de zapato para la ocasión, y el equipo de trabajo tenía una tarea bastante complicada: asegurarse que cada cambio de ropa durara menos de siete segundos. JLo y su equipo trabajaron en el diseño de las piezas desde septiembre. Más de 25 personas y 16 costureras aportaron.

Primer cambio: inspirada en Marlon Brando

Tras interpretar varios de sus éxitos, Shakira -quien abrió el show- se despidió brevemente del escenario con “Hips Don’t Lie” para dar paso a la presentación de JLo, quien apareció en tarima agarrada a la antena de un rascacielo que simulaba el “Empire State”. Mientras sonaban los acordes de “Jenny From the Block”, la artista apareció con un “bodysuit” en cuero hecho a mano con una falda rosa satinada.

Según relataron Haenn y Zangardi, para ese primer atuendo, JLo les entregó una foto de un shooting de moda publicado en 1991 en Vogue inspirado en Marlon Brando. “Ese fue el punto de arranque”, comentó Zangardi sobre el outfit que, según la página de Instagram de Versace, incluyó miles de piedras, entre ellas, cristales Swarovsky y detalles en la icónica Medusa de Varsace. La confección del vestuario con el que la cantante interpretó “Ain’t it Funny” y “Get Right” tardó 900 horas.

Segundo cambio: bodysuit en forma de mosaico

JLo desapareció por unos breves segundos y regresó a tarima vestida en un bodysuit, igualmente hecho a mano con cristales y piezas colocadas en su cuerpo como si fueran un mosaico. Sonaban los acordes de una versión tecno de “Waiting for Tonight” cuando la artista se trepó en un tubo de “pole dance” para dejar claro por qué se le llama “diva”.

“Los expertos bordadores del Atelier Versace enriquecieron este disfraz con cristales Swarovski, micromateriales, inserciones de cuero metálico y elementos plásticos brillantes que reflejan la luz. El atuendo tardó más de 700 horas en completarse y se combina con guantes y botines”, publicó la casa Versace en su Instagram.

Zangardi, por su parte, reveló que en el proceso de diseño de vestuario sabían que para el segundo cambio tenían que incorporar el elemento sensual en el que “todo el mundo la quiere ver vestida”.

Después de desplegar en el tubo parte del talento prefeccionado para la película “Hustlers” que le dio nominaciones como mejor actriz secundaria al Golden Globe, los SAG y los Critic’s Choice Awards, la artista bailó al ritmo de un remix en el que apareció el cantante J Balvin y sonaron temas como “Qué Calor”, “Booty”, “Love Don’t Cost a Thing” y “Mi Gente”.

El momento de las banderas

JLo cerró el segmento al ritmo “On the floor” y desapareció brevemente de tarima para dar espacio a uno de los momentos más emocionantes y reseñados del show, su interpretación de “Let’s Get Loud” junto a su hija Emme, de 11 años. Además de lo emotivo de ver a madre e hija cantando juntas en tarima, el segmento ha sido analizado por sus mensajes politicos, pues decenas de niños aparecieron dentro de unas jaulas que parecían simular la situación de los cientos de niños inmigrantes en la frontera de México y Estados Unidos.

Para el momento, JLo apareció en tarima cubierta con una enorme capa que tenía la bandera de Estados Unidos. Tras exclamar junto a Emme la frase de “Let’s Get Loud” “Cause I’m gonna live my life”, la artista levantó lo brazos para dejar al descubierto la parte interior de la capa que tenía la bandera de Puerto Rico.

“Como puertorriqueña-estadounidense, ella quería que las banderas de ambos países estuvieran muy bien representadas”, dijo Zangardi a Hollywood Reporter sobre la inspiración detrás de la pieza. La capa fue confeccionada a mano con más de 40,000 plumas y 2,000 cristales Swarovski. Las estrellas de cada bandera tenían 40 cristales, según publicó Haenn en su cuenta de Instagram.

Mientras, Versace aseguró en su cuenta de Instagram que las plumas fueron obtenidas sin recurrir a técnicas de explotación animal.

Para el momento, Emme también lució una camisa blanca, tipo “hoodie” con la medusa de Versace bordada con detalles plateados.

Tercer cambio: sabor, salsa y flecos

Al concluir el momento con Emme y desprenderse de la capa, la cantante, bailarina y actriz de 50 años dejó al descubierto el que sería su último cambio: una pieza con flecos y tulle plateada que se colocó por encima del bodysuit del cambio anterior. La idea, según Zangardi, fue acentuar los movimientos que serían protagonistas del cierre, que comenzó con JLo cantando una breve frase del “Waka Waka”, de Shakira, para dejarle la tarima a la colombiana por varios segundos.

López regresó para bailar salsa junto al grupo de baile colombiano “Swing Latino”, a quienes conoció en su reality de baile “World of Dance”. Luego se unió a Shakira para hacer unos movimientos finales.

“El traje plateado ejemplifica la dedicación de Atelier Versace al trabajo manual”, publicó la firma sobre el vestido que también incluyó cristales Swarovski y cinturones en cuero.

Actualmente, López es la portavoz de Versace para la campaña de primavera 2020. Pero su relación con la firma de moda tiene más de 20 años durante los cuales han destacado momentos épicos como la alfombra roja del Grammy de 2000 en el que la artista cautivó con el famoso "Jungle Dress" de la firma. 

“Amiga de la casa desde hace mucho tiempo, JLo representa los valores clave de Versace: confianza, individualidad y empoderamiento femenino. Su outfit se creó teniendo en cuenta esos valores. Únicas en su tipo, las piezas se crearon completamente a mano”, destacó Versace.  

  • Compartir esta nota:
Volver arriba