Loader

Olivia Boutique se reinventa de cara a su décimo aniversario

La tienda de ropa femenina ahora apuesta a piezas para toda la familia y hasta artículos de regalo y para el hogar, además de llegar al consumidor a través de una aplicación
Photo
El objetivo de las propietarias de Olivia Boutique es convertir la tienda en un “one stop shop” donde el cliente pueda encontrar de todo. (Fotos: Suministradas)
  • Compartir esta nota:

Por cerca de una década, Olivia Boutique se ha caracterizado por tener en su inventario piezas de reconocidas marcas de diseñadores a nivel internacional. Inclusive, de algunas de ellas mantienen la exclusividad en la isla, por lo que solamente se encuentran en la tienda ubicada en el edificio Casabella en Condado.

Sin embargo, los cambios en el patrón de compra de los consumidores llevaron a sus propietaria, Consuelo y María Consuelo Santiago, a considerar la posibilidad de expandir sus opciones y crear una tienda “online”. Este plan se aceleró con la llegada de la pandemia y hoy es toda una realidad a través de una aplicación -Shop-Olivia en Apple Store- que les permite a los consumidores hacer sus compras desde el lugar que consideren más cómodo.

María Consuelo describe la aplicación como una fácil de manejar que permite hacer las compras de manera eficiente y rápida. Las empresarias aseguran que el haber tenido una página web ya lista al principio de la pandemia las ha ayudado a seguir moviendo el negocio. Una vez pudieron abrir la tienda, se han ajustado a los protocolos impuestos por las distintas órdenes ejecutivas, pero no han descuidado la página web y han decidido añadir la alternativa de comprar a través de la aplicación.

“El ‘app’ surge porque que hicimos un sondeo hace poco preguntándole a nuestras clientas sobre el ‘web store’ y la gente comento que quería ver más la ropa puesta. Es algo que estamos añadiendo en el ‘app’ con fotos de cómo podemos usar esas piezas, inclusive hasta sugerimos los accesorios con las que se pueden combinar”, señala María Consuelo.

Además, las empresarias destacan que también han tenido una gran acogida en las redes sociales, específicamente a en Instagram, donde en los pasados meses se han dedicado a compartir vídeos más educativos sobre tendencias, cómo combinar diferentes estilos, historia de los diseñadores y el proceso de confección de la ropa.

Ambas confían que las alianzas con el programa de afiliación de Rakuten y Faretch además de una nueva relación con “influencers” internacionales les permitirán elevar la maca de Olivia y llevarla al mercado internacional.

Pero el desarrollo tecnológico de Olivia no es lo único que mantiene a Consuelo y a María Consuelo muy activas en estos meses, sino también el desarrollo del concepto de la tienda para convertirse en un punto de venta más abarcador,

“Tenemos dos proyectos nuevos. Uno de ellos es la expansión de la tienda física a un espacio que se dirige más a ‘lifestyle’, ‘skincare’ y maquillaje”, indica María Consuelo, mientras que Consuelo asegura que el objetivo es convertirse en un “one stop shop” donde el cliente pueda encontrar de todo, desde ropa de mujer, calzado para féminas y caballero y ropa de niños hasta artículos para el hogar y para el cuidado personal.

En estos meses también han estado trabajando en la creación de un aroma específico para la tienda, en el que se imponen notas de té blanco, tomillo y rosas. Madre e hija creen firmemente que la experiencia de compra debe ser placentera de principio a fin.

Además, ofrecen servicios de envoltura de regalos, sastrería y tres “stylist”.

“Si vas a hacer resaque en tu closet, una de las ‘stylist’ va a tu casa y hace un escogido de lo que tienes que sacar y te sugiere pieza que te haga falta. La ‘stylist’ también te ayuda a hacer la maleta con lo que necesitas para tu viaje”, explica María Consuelo.

Las empresarias destacan que a través de los años no solamente se han esforzado en traer líneas exclusivas -como Isabel Marant, Rixo, Ulla Johnson y Golden Goose, entre otras- sino también apoyar líneas locales como Rogative y Yayi.

También cuentan con una marca propia de ropa y zapatos en rafia. Las prendas de vestir se confeccionan por manos de costureras puertorriqueñas mientras que el calzado es hecho en Marruecos.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba