Loader

Una exhibición recuerda el legado de la diseñadora Mili Arango

La Casa de los Contrafuertes alberga una muestra del trabajo de esta mujer que le dedicó más de dos décadas al arte y a la industria de la moda local
Photo
. En total, la muestra cuenta con 25 ajuares creados por Mili Arango complementados con algunas piezas de Lisa Cappalli. (Foto: Xavier García)
  • Compartir esta nota:

Cuando la diseñadora y artista Mili Arango falleció en 1996, su hija Lisa Cappalli, quien había seguido sus pasos en la moda, le prometió que en algún momento escribiría un libro en el que quedara plasmado su legado, una forma de vestir que embelleció y empoderó a la mujer entre las décadas del 80 y el 90.

Ese libro “Mujer Mili Milagros” fue presentado en el mercado local a finales del año pasado y ahora se convirtió en una exhibición que permanecerá por los próximos meses en La Casa de los Contrafuertes, en la Calle San Sebastián del Viejo San Juan.

Arango nació en Manatí y fue hija del exalcalde de ese pueblo, exsenador y uno de los fundadores del Partido Popular Democrático, Joaquín Rosa. Su mamá, Candelaria Crespo, fue profesora de psicología en la Universidad de Puerto Rico. No obstante, gran parte de su adultez vivió en Viejo San Juan, por lo que Cappalli consideró importante exhibir su trabajo allí.

“La exhibición va de la mano con el libro. Estuvo seis años trabajando el libro que le prometí a mi mamá en el velorio. Le iba a hacer un libro en algún momento dado para documentar el legado que había dejado, no solo para mí como hija, que sigo su legacía, sino también para la cultura puertorriqueña. Quería dejar por escrito que una mujer puertorriqueña como ella existió y marcó vidas, generaciones”, aseguró Cappalli, quien planifica estar todos los sábados entre 1:00 y 6:00 p.m. compartiendo con quienes lleguen al lugar.

La iluminación natural y la estructura antigua se unen a las prendas de vestir confeccionadas por Arango y algunos artículos personales para crear un ambiente agradable y nostálgico a la vez.

La exposición ocupa el primer piso del edificio, mientras que en la segunda planta hay un solo vestido de la diseñadora fallecida a los 57 años a consecuencia del cáncer.

El recorrido inicia con algunas piezas de arte que Arango produjo en la última etapa de su vida, como son la obra “La dama del lago del rey Arturo” y varios altares ecológicos que trabajó usando maderas y semillas que recolectaba en los lugares que visitaba.

“Ella se quitó en un momento de la moda y se metió bien de lleno en las artes plásticas”, destacó Cappalli.

En un nicho al lado de la escalera al igual que en una de las habitaciones se puede apreciar la manera en la que se complementan los estilos de madre e hija, pues en un mismo maniquí se unen prendas de vestir confeccionadas por ambas, lo que Cappalli describió como una “conversación entre artistas”.

Otro espacio alberga cuatro trajes de una colección de Arango que tiene muchos detalles y bordados que consiguió en un viaje a París.

“Yo heredé de ellas el collage, las composiciones que uno hace como si fuera canvas. En esta área también quise colocar tres mesas con objetos, fotos, ilustraciones, artículos de periódicos, libros y pertenencias de ella. También hay varios nichos, pues la familia siempre ha sido muy devota de la Virgen”, comentó Cappalli.

Mientras recorre los salones, Cappalli comparte con las personas que llegan a ver la exposición. Las conversaciones y anécdotas fluyen con familiaridad y nostalgia. Durante la visita de este medio, al lugar llegó una pareja de amigas que se encontraban turisteando en Viejo San Juan.

Miriam del Valle, quien reside en Estados Unidos y está de visita en puerto Rico, llegó al área a ver a su amiga Carmen Hernández y, de una vez, disfrutar de la exhibición.

Ambas hablaron con Cappalli sobre ese estilo de Arango que revolucionó la década de 1980, pues se convirtió en el sello distintivo de la cantante Nydia Caro, logró ajustarse a la sensualidad de la vedette Iris Chacón y llevó a muchas mujeres a querer lucir diferentes.

“Cuando empezó el auge de Millie Arango la mujer transformó su forma de vestir, salían en pantaletas y con los encajes. Se vestían como muñecas. Lo que me encanta de este estilo es que lo ves tan romántico y a la vez es fuerte, porque tienes que tener mucha personalidad y seguridad para vestirte así”, opinó Cappalli.

Arango fue la primera diseñadora puertorriqueña que tuvo colección “pret a porter” en las tiendas por departamento puertorriqueñas, González Padín. Además, sus prendas de vestir acapararon las vitrinas de la reconocida cadena estadounidense Bloomingdale’s, recordó Cappalli.

El recorrido continuó en el salón contiguo, en el que hay doce vestidos de boda que utilizaron algunas personalidades, modelos y socialités puertorriqueñas, incluyendo a Cappalli.

Por último, otra de las habitaciones expone vestidos creados para algunas clientas. En total, la muestra cuenta con 25 ajuares.

El libro

En “Mujer Mili Milagros” Cappalli logró incluir 70 vestidos que fueron fotografiados por Clay Humprey, quien falleció antes de que se publicara el libro, que fue editado por Cristina Orlandi y diseñado por Alberto Rigau.

La publicación está dividida en tres partes según las palabras del título, “haciendo un tributo a ella como mujer, a ella como artista y a ella como vivió sus últimos años a base de milagros, porque ella batalló el cáncer y el lupus”, explicó la mayor de las hijas de Arango.

“Me tomó seis años. Un año paré porque esto es algo bien personal que levanta muchos sentimientos. Cuando lo retomé seguí hasta terminarlo”, mencionó Cappalli.

Las páginas están llenas de fotos de Arango y de su trabajo, así como sus bocetos y poemas. Además, aparecen reacciones de personas cercanas a ella, como la diseñadora Gloria Vanderbilt y el artista Carmelo Sobrino, entre otros.

Luego de destacarse como periodista en publicaciones como “Newsweek” y “The San Juan Star”, Arango comenzó en la industria de la moda a los 36 años y más tarde también se destacó en las artes plásticas.

“Cuando se divorció de mi papá, Richard Cappalli, se casó con José Arango, español, y ahí es que empieza a coserle a sus amigas. Crea un estilo en cuestión de pocos años, que fueron sus piezas clásicas de algodón con encajes. Eso fue un ‘boom’ aquí, todo el mundo quería tener una pieza de Mili Arango”, enfatizó Cappalli.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba