Loader

Una línea de carteras que destaca la belleza de la técnica del macramé

La artista gráfica puertorriqueña, Lourdes Fernández, transforma su pasatiempo en negocio luego de perder su empleo
Photo
Las carteras están confeccionadas con Paracord en diversos colores. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Una manualidad que aprendió en su niñez se ha convertido en una oportunidad de negocios para Lourdes Fernández, creadora de la línea de carteras hechas en macramé, Ninetynine Handbags.

Hace varias décadas que Fernández no vive en Puerto Rico, pero mantiene fuertes vínculos con la isla tanto a través de sus familiares como de las costumbres y todo lo que aprendió aquí.

Por más de 20 años se desempeñó como diseñadora gráfica en un periódico en la ciudad de Miami, Florida. Pero el pasado mes de diciembre se quedó sin empleo y fue entonces cuando convirtió uno de sus hobbies en un negocio que recién comienza.

“Durante el verano de 2019, vi una tendencia creciente en los bolsos de macramé y crochet. Comencé a practicar macramé, una técnica que aprendí en la clase de arte de la escuela primaria. Buscando una idea sobre cómo hacer que se destaquen del resto, me encontré con el Paracord. La variedad de colores es inmensa y me da la posibilidad de crear bolsos para cada temporada y grupo de edad”, asegura Fernández.

La materia prima para hacer las carteras es el Paracord, una cuerda en nilón que durante la Segunda Guerra Mundial se utilizaba en los paracaídas del ejército estadounidense. Con el paso de los años, este material fue evolucionando hasta convertirse en pieza clave de muchas manualidades debido a su resistencia y su peso liviano. “Es resistente al daño por la luz solar, el moho o el agua”, añade Fernández.

Para crear la línea Ninetynine Hadbags, Fernández integra este material con la técnica de macramé, teniendo como resultado piezas vistosas, cómodas, livianas y fáciles de incorporar en el guardarropa.

Las carteras son ornamentadas con detalles en metal y cuentas de calavera para darle un “toque moderno y elegante a las bolsas y una apariencia actualizada. Todas las bolsas incluyen una correa de hombro que puede usarse o guardarse a conveniencia”, añade la diseñadora.

Según Fernández, su formación académica y experiencia como diseñadora gráfica le han ayudado mucho al momento de crear la línea, desde el “branding” de la marca hasta la estética de cada pieza.

“Mi experiencia me ha ayudado mucho cuando diseño cada cartera, que se hace a mano y sin agujas, solo haciendo nudos. Mi ojo artístico me permite saber cuál es la mejor composición tomando en cuenta el uso del color y las texturas”, menciona.

Al momento, las carteras se venden a través de Instagram y de la representante de la marca en Puerto Rico, Laura Font.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba