Loader

Una muñeca inspirada en la mujer boricua

Mike Buess hace un homenaje a sus antepasados a través de Fabiola de Hollywood
  • Compartir esta nota:

Mike Buess no nació en Puerto Rico. Tampoco tiene un primer apellido que lo identifique como latino. Sin embargo, en su corazón y en su mente, la tierra de sus antepasados tiene un lugar importante. Por eso, cuando su creatividad comenzó a correr y tomó forma de una muñeca, a la que llamó Fabiola de Hollywood, puso en ella las características de una mujer boricua que sale de su país a cumplir su sueño de conquistar el mundo.

La fantasía llevó a Buess a crear un personaje alrededor de la muñeca que está dirigida a adultos coleccionistas. Fabiola de Hollywood es una modelo y bailarina que alcanzó el estatus de símbolo sexual importante durante las décadas de 1950 y 1960. Nacida como Fabiola Inés Casiano, en Mayagüez, Puerto Rico, saltó a la fama cuando su vivaracha interpretación del chachachá deslumbró a todos en las fiestas patronales de 1955 en su ciudad natal, donde la bautizaron como “Muñeca Bailarina”. Su fama llamó la atención del diseñador y playboy, Cedrick de Hollywood, quien inmediatamente se la llevó a Los Ángeles -en vuelo de Pan Am de primera clase- para convertirla en el rostro y el cuerpo exclusivos de su línea.

“Fabiola y su historia se basan en la historia de mi madre al mudarse a Estados Unidos en la década de los años 50 y las modas de esa época. Al igual que Fabiola, mi madre es de Mayagüez y el apellido de Fabiola es el apellido de soltera de mi abuela, pero mientras mi madre emigró a Bushwick, Brooklyn, Fabiola se mudó a Hollywood”, señala Buess, quien asegura que gran parte de su inspiración en la moda proviene de su madre, sus tías y las amigas puertorriqueñas de ellas que ha visto en fotos de ese período.

Para Buess, ese grupo de mujeres tenía una visión única de los estilos de la época que no estaba representada en las revistas de moda ni en las películas. Ellas le daban su interpretación boricua a cada ajuar.

“Con Fabiola, quería retroceder en el tiempo y crear la historia de una mujer latina fuerte que deja su huella en la moda. Su intención no es ser una lección de historia de la moda, sino más bien una recreación de una mujer latina de vanguardia durante este tiempo que alcanza a hacerse ‘La Bomba Boricua’ de los años 50”, confiesa Buess.

Pero, además del estilo de su madre y su familia, la muñeca también denota el impacto que puertorriqueñas como Iris Chacón y Jennifer López han tenido en Buess, aunque ambas artistas hayan tenido carreras exitosas fuera del periodo donde se desarrolla la vida de Fabiola.

Buess creció viendo a sus padres y a sus abuelas coleccionar muñecas y miniaturas, pero aprendió sobre la construcción de ropa cuando estudió en Parsons School of Design, en Nueva York. El diseñador confiesa que siempre soñó con crear una muñeca de moda y, en 2017, mientras buscaba una salida creativa para llenar sus fines de semana, decidió hacer realidad su sueño.

“Siempre quise crear mi propia muñeca, pero sentí que la idea estaba un poco fuera de mi alcance ya que no tengo experiencia en diseño de juguetes. Mi novio tiene su propia compañía de juguetes y aunque nunca ha hecho una muñeca, sabe de fabricación de moldes, lo cual fue útil cuando hice mi investigación, pero fue un proceso que tuvo altas y bajas. Fabiola tardó dos años en realizarse, de bocetos iniciales hasta las muestras finales. Sabía que quería hacer una muñeca que diera la impresión de que la hubieran sacado del estante de una tienda durante los años 50 y principios de los 60. No una muñeca con articulación compleja, pero con hermosas líneas y curvas continuas”, explica Buess.

Después de meses de refinamiento, Fabiola tenía la cara y el cuerpo que había imaginado. Para hacerla, buscó fábricas de muñecas en España que todavía usan los métodos tradicionales, lo que le imparte a Fabiola la cualidad de las muñecas que se hacían hace décadas.

“Insistí en que Fabiola tuviera una figura exuberante, pero tomó mucho tiempo diseñar una muestra en la que las extremidades se movieran naturalmente y sus curvas quedaran sin interrumpir. También está hecha de tres plásticos diferentes. Fue un desafío técnico lograr que todas las partes del cuerpo tuvieran el mismo tono de piel bronceado dorado, ya que cada plástico toma el color de manera diferente. Cada rostro de Fabiola es pintado a mano por mí. Inicialmente, planeé que la fábrica imprimiera su rostro, pero sentí que le faltaba el encanto que podría darle a cada muñeca si la pintaba yo. Es un proceso que lleva mucho tiempo, pero creo que al final vale la pena”, asegura.

La muñeca está disponible a través de www.fabiolaofhollywood.com donde además hay una variedad de ropa y accesorios para cambiar su “look”. Buess destaca que es una edición limitada de 300 muñecas con tres estilos distintos: pelirroja atrevida, rubia platino y morena negro azabache.

“Para la próxima serie de muñecas, planifico ofrecer diferentes colores de cabello, nuevas modas y estoy jugando con la idea de darle a Fabiola una amiga. En el futuro, me encantaría colaborar con una pequeña empresa de muñecas, con una visión similar a la mía, para crear Fabiola en mayor escala. Tengo muchas ideas para ella que no estoy seguro de poder lograr por mi cuenta como diseñador independiente, pero por ahora estoy disfrutando compartir mi visión con el mundo, una muñeca a la vez”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba