Loader

Una reunión virtual con David Yurman

El reconocido diseñador de joyas compartió a través de una videollamada con algunas de sus seguidoras puertorriqueñas
Photo
David Yurman, en una pasada visita a la isla, comparte con Marie Helene Morrow, propietaria de Reinhold Jewelry. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

Por más de cuatro décadas, el diseñador de joyas David Yurman ha sido el favorito los amantes de la alta joyería, teniendo como fieles fanáticos a muchos puertorriqueños.

Por eso, el diseñador fue el invitado de Marie Helene Morrow -propietaria de Reinhold Jewelry, joyería que ha vendido las piezas de Yurman por décadas- a la edición más reciente del “Serie Reinhold Brunch with Friends”. Esta secuencia de eventos consiste en encuentros virtuales e íntimos con importantes figuras de la joyería, aprovechando la modalidad de las videollamadas, las cuales han logrado acortar distancias en estos momentos de cuarentena.

La idea de Reinhold Jewelers es “es brindar una experiencia segura y gratuita para que nuestros clientes y el público en general conozcan a nuestros diseñadores de una manera más personal e informal”.

El encuentro con Yurman y su esposa, Sybil, fue casual y ameno. La pareja se encuentra pasando el periodo de distanciamiento social en su apartamento ubicado en el barrio de Tribeca, en la ciudad de Nueva York. Cerca de 30 mujeres puertorriqueñas se unieron a la charla con la pareja a través de la aplicación “Zoom”.

“Ayer estuve horneando un pie de manzana y al sacarlo del horno me quemé”, con esa anécdota Yurman rompió el hielo para comenzar una conversación que tuvo como moderadora a Jill Newman, editora de la sección de joyería de la revista “Town & Country”.

Tanto el diseñador como su esposa charlaron sobre el comienzo de su carrera y su relación. Se conocieron desde muy jóvenes y juntos crearon una marca considerada un imperio en el mundo de la joyería. Ambos coinciden en que la fortaleza de sus creaciones está en ese toque diferente y atemporal.

“Queremos darle a la gente colorido y felicidad porque estamos viviendo un tiempo difícil para todos”, dijo Sybil sobre las colecciones en las que se encuentran trabajando actualmente.

Por su parte, una de las invitadas le preguntó a Yurman qué consejos le brinda a quien decide emprender camino en el diseño de joyería.

“En cualquier negocio y en cualquier iniciativa tiene que haber amor. Si no amas lo que haces, es trabajo. Por eso, tienes que hacer lo que te apasione”, destacó el joyero.

El artista, quien ha visitado la isla en varias ocasiones, también recordó con especial entusiasmo una visita realizada a finales del 2006, cuando fue el invitado de honor en una exhibición ecuestre y cena a beneficio de la Escuela Puertorriqueña del Arte Ecuestre. Durante la ceremonia cumbre de ese evento se le otorgó el Premio Humanitario.

Y es que, además de su talento en la joyería, tanto Yurman como su esposa se han caracterizado por su labor filantrópica y también por el apoyo a las artes. En el 2001 crearon la Fundación Yurman, a través de la cual brindan ayuda a organizaciones de salud e instituciones benéficas infantiles y ambientales, además de extender su ayuda a entidades relacionadas con el arte como el Museo Metropolitano del Arte, The Frick Collection, MoMA, The Whitney y el Museo de Arte de Dallas.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba