Loader

Cuba recibirá a Charles y Camila con todos los honores

Los príncipes británicos visitarán a Cuba entre el domingo y el miércoles
  • Por Benjamín Morales Meléndez
  • 23 MAR. 2019 - 4:36 PM
Photo
A su llegada a Cuba el domingo, la pareja será recibida por altos oficiales cubanos. (Foto: EFE)
  • Compartir esta nota:

La Habana, Cuba - La familia real británica hará su primer viaje oficial a Cuba a partir del domingo, cuando Charles, príncipe de Gales, y su esposa, la duquesa de Cornualles, Camila Parker Bowles, visiten la isla para estrechar los vínculos entre ambas naciones.

Aunque el heredero al trono británico y su esposa no representan una visita de corte gubernamental, su llegada es considerada por Londres y La Habana como una oportunidad para mandar un mensaje de su intención de continuar estrechando sus vínculos bilaterales, los cuales se han solidificado desde la presencia en Cuba en el 2016 del entonces secretario de Relaciones Exteriores, Philip Hammond (actual ministro de Hacienda), y la reciente parada en el país europeo del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

La estancia habanera de los príncipes británicos, que ocurrirá entre el 24 y 27 de marzo, forma parte de un extenso programa de visitas de 10 días por países del Caribe, sobre todo, a las antiguas colonias británicas.

La pareja llegará el domingo a las 5:00 de la tarde en un vuelo privado por el aeropuerto internacional José Martí, donde serán recibidos por altos oficiales cubanos, y se marcharán el miércoles en la tarde por la misma vía.

Del aeropuerto se transportarán a la Plaza de la Revolución para presentar una ofrenda floral en el monumento a Martí, para luego agotar una intensa jornada de dos días y medio de actividades que incluirá visitas a proyectos culturales, iniciativas de energía renovable y medioambientales, intercambios con trabajadores por cuenta propia, programas cívicos de ayuda a la mujer y de agricultura hidropónica, entre otros.

Entre otras actividades se encuentran una función de ballet a su nombre en el Gran Teatro Alicia Alonso y un intercambio con un club de carros antiguos británicos en la capital cubana. El lunes serán recibidos en el Palacio de la Revolución por el presidente Díaz-Canel, como parte de una cena de Estado.

Los príncipes pernoctarán en la exclusiva residencia de la Embajada británica, localizada en la céntrica avenida Paseo y vecina de la delegación diplomática de Corea del Norte.

El viaje no ha estado libre de controversias, dado el contexto político en el cual ocurre. Sectores del gobierno estadounidense han señalado que la visita enviará un mensaje equivocado sobre la realidad cubana.

El senador y exgobernador de Florida, Rick Scott, criticó severamente la iniciativa e invitó a los príncipes a visitar ese estado, en lugar de llegar a Cuba, país que es objeto de una intensa presión política por parte de la actual administración en Washington.

Aun así, el viaje se ha sostenido y en tierras cubanas esperan a los príncipes con los brazos abiertos, empezando por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, quien sostuvo que “Cuba recibirá a sus altezas con cálida hospitalidad”.

“Es positivo desde el punto de vista político, en lo que pueda aportar para contribuir a la conservación del patrimonio. Los acogeremos con la misma fraternidad con que los cubanos acogemos a todo el mundo”, dijo Richard Carretera, un restaurador cubano que trabajaba esmeradamente en uno de los monumentos capitalinos por los cuales pasarán los príncipes.

Según un comunicado de la residencia de Clarence House, en el Reino Unido, el viaje caribeño de los príncipes tiene como objeto fortalecer las relaciones con los miembros de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth), cuyo liderazgo pasará al príncipe Carlos tan pronto su madre, la reina Isabel II, deje de ocupar el cargo, sea por abdicación o por fallecimiento.

“La visita del Príncipe y la Duquesa resaltará los vínculos entre los pueblos del Reino Unido y Cuba, y explorará temas cruciales relacionados con las artes, los jóvenes emprendedores, la restauración del patrimonio y la agricultura sostenible”, señaló en un comunicado la residencia oficial de Charles.

Cuba recibió hace más de 70 años a Eduardo VIII (1894-1972), convertido en duque de Windsor después de abdicar al trono de Inglaterra en favor de su hermano menor, George VI. El tío abuelo del príncipe Charles visitó La Habana en más de una ocasión junto a su esposa, la estadounidense Wallis Simpson, y mostró predilección por el emblemático Hotel Nacional habanero, que hoy muestra la suite donde se alojó el matrimonio y un registro de sus comidas preferidas.

Mucho antes, en la década de 1780, el futuro rey William IV del Reino Unido (1765-1837) desembarcó en la capital cubana durante una breve parada en el viaje de regreso de la flota inglesa destacada en Jamaica. El entonces joven William, que servía como guardiamarina en la nave capitana Barfleur, visitó La Habana junto a un grupo de oficiales entre los que se encontraba el mítico almirante Horacio Nelson.

Esta es la primera, sin embargo, que un integrante de la familia británica de tan alto nivel visita la isla y por las calles habaneras impera la curiosidad.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba