Loader

Elizabeth II debe decidir qué hacer con los empleados del Palacio de Buckingham

La reina y el príncipe Philip han permanecido aislados en el castillo de Windsor desde el mes de marzo
  • Por La Nación/ GDA Argentina
  • 08 JUL. 2020 - 6:51 PM
Photo
Se rumora que la reina Elizabeth II no volverá a vivir en Londres. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

Como consecuencia directa de la pandemia, el Palacio de Buckingham se enfrenta a posibles recortes de empleos junto con el rumor cada vez más fuerte que asegura que la reina no volverá a Londres después del verano. El diario británico “The Telegraph” tuvo acceso a un informe que advierte que es posible que Buckingham no se encuentre completamente operativo hasta 2021.

De acuerdo con el documento, la Royal Collection Trust (RCT) -la entidad que gestiona las propiedades, los objetos y las obras de arte de la corona y administra el dinero recaudado por la venta de entradas y de merchandising- ha perdido alrededor de 80 millones de dólares por el cierre provocado por la pandemia. Por ahora, las decisiones han sido congelar los sueldos de los empleados, ofrecer un despido voluntario a 200 trabajadores y reducir la jornada laboral a otros 600, entre guías turísticos, personal administrativo y guardias.

El informe escrito por Lord Chamberlain, coordinador general de la Casa Real británica, explica que “incluso con las medidas de cierre relajadas, el distanciamiento social y las nuevas políticas de los viajes locales e internacionales significarán que el número de visitantes se reducirá significativamente durante varios años”.

De acuerdo con “The Telegraph”, una fuente del palacio asegura que muchos trabajadores tienen miedo de perder sus empleos debido a que se estima que la reina no volverá a Londres. Hoy, la monarca de 94 años junto con su marido, el príncipe Philip, de 99, se encuentran aislados en el castillo de Windsor desde mediados de marzo atendidos por una burbuja de 22 empleados.

Del documento se desprende que la Royal Household -la organización que administra el dinero de la corona- deberá comenzar a ajustar sus gastos de acuerdo con la limitada contribución que a partir de ahora la RCT le entregará para financiarse.

“Como parte de la gestión de costos, estamos trabajando para funcionar como una organización moderna que integre el trabajo digital y remoto. Nuestros esfuerzos se orientan hacia la identificación de las formas en que podemos compartir los recursos de manera más efectiva para todos”, dice el informe en alusión a los empleados de la corona.

Hasta el momento, todos los sueldos fueron pagados gracias a un préstamo obtenido por la Royal Household para poder llegar a fin de año. La situación es complicada debido a que los beneficios obtenidos por la venta de entradas y de regalos se ha reducido al mínimo incluso en las tres propiedades más elegidas para conocer: Buckingham, Windsor y el castillo de Hoyroodhouse, en Edimburgo.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba