Loader

Piden interrogar al príncipe Andrew sobre el caso de Jeffrey Epstein

Los abogados del Duque de York aseguraron que ofreció -sin éxito- su colaboración a la Fiscalía de Nueva York en tres ocasiones
  • Por EFE
  • 08 JUN. 2020 - 2:19 PM
Photo
El año pasado el duque concedió una entrevista en el Reino Unido en la que admitió haberse hospedado varias veces en las residencia del empresario. (EFE)
  • Compartir esta nota:

El príncipe Andrew ofreció su colaboración como testigo “en al menos tres ocasiones”, desde enero de este año, en la investigación de las autoridades estadounidenses al financiero Jeffre Epstein, acusado de tráfico sexual de menores, y con quien el duque de York mantenía vínculos.

Así lo aseguraron sus abogados después de que el tabloide “The Sun” revelara este lunes que el Departamento de Justicia de Estados Unidos pidió formalmente al ministerio del interior del Reino Unido que el príncipe respondiera a preguntas dentro de las pesquisas sobre la supuesta red de explotación sexual de Epstein, hallado muerto en su celda el año pasado cuando estaba siendo juzgado.

"Como indica el registro público, el departamento de Justicia ha estado investigando activamente al señor Epstein y otros objetivos durante más de 16 años; sin embargo, la primera vez que solicitaron la ayuda del duque fue el 2 de enero de 2020", señalaron los abogados en un comunicado.

"Es importante destacar que el departamento de Justicia nos informó de que el duque no es y nunca ha sido un ‘blanco’ de sus investigaciones penales sobre Epstein y que buscaron su cooperación voluntaria y confidencial".

Los letrados insistieron en que el "duque de York ha ofrecido al menos tres ocasiones este año su asistencia como testigo" para colaborar en el esclarecimiento de este caso.

"Desafortunadamente", según los abogados, la justicia estadounidense "ha reaccionado a las dos primeras ofertas incumpliendo sus propias reglas de confidencialidad y alegando que el duque ha ofrecido cero cooperación".

Según el comunicado, el fiscal federal para el distrito sur de Nueva York en Manhattan, Geoffrey S. Berman, realizó declaraciones “inadecuadas” sobre la ayuda ofrecida por el inglés en otras dos ocasiones -el 27 de enero y el 9 de marzo-, lo que rompe sus propias reglas de confidencialidad, diseñadas para “animar a la cooperación de los testigos”.

“Esas mismas violaciones de confidencialidad por parte del departamento de Justicia han dado a los medios de comunicación globales, y, por lo tanto, a la audiencia mundial, una explicación completamente engañosa de nuestras conversaciones con ellos”, denunciaron los representantes legales de Andrés.

Según la publicación del "Sun", el departamento de Justicia de Estados Unidos habría remitido al Reino Unido una petición de "asistencia legal mutua" (MLA, en inglés), utilizada en casos criminales.

Esta petición, agrega el tabloide, implica que el príncipe puede verse forzado a comparecer como testigo ante un tribunal británico, si bien las autoridades del Reino Unido no han tomado una decisión sobre la solicitud remitida por las autoridades de Estados Unidos.

"Cualquier solicitud de asistencia legal mutua sería decepcionante, ya que el duque de York no es un objetivo de la investigación del departamento de Justicia y recientemente ha reiterado su disposición a proporcionar una declaración como testigo”, reiteraron los abogados por su parte.

Hasta ahora, no se tenía constancia de que el príncipe, tercer hijo de la reina Elizabeth II, hubiera prestado declaración ante los investigadores de Nueva York.

El año pasado, concedió una entrevista en el Reino Unido en la que admitió haberse hospedado varias veces en las residencia del empresario, pero sostuvo que nunca percibió un comportamiento inapropiado por parte de Epstein.

Una mujer estadounidense, Virginia Giuffre, que ahora tiene 36 años, ha asegurado que fue coaccionada por el millonario para mantener relaciones sexuales con el duque de York cuando ella tenía 17 años, una acusación que él niega.

A finales del año pasado, el príncipe Andrés anunció su retirada de la vida pública para evitar dañar la imagen de la monarquía y de las empresas y organizaciones con las que colaboraba.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba