Loader

Relanzan libro de Jean Dawnay, la modelo que se convirtió en musa de Dior

La joven británica obtuvo uno de los trabajos más cotizados del mundo de la moda a mediados del siglo pasado
  • Por AP
  • 24 AGO. 2019 - 3:49 PM
Photo
El nuevo libro coincide con la exposición “Christian Dior: Designer of Dreams” en el Museo Victoria y Albert de Londres. (Foto: AP)
  • Compartir esta nota:

Antes de que existieran las supermodelos, había “maniquíes”, mujeres que vivían, respiraban y que desempeñaban un papel activo en el diseño de la alta costura al quedarse muy, muy quietas. Los diseñadores y artesanos fijarían, pincharían o colocarían telas en los maniquíes para dar vida a bocetos e ideas.

En 1950, uno de esos maniquíes, la modelo británica Jean Dawnay, fue a trabajar a tiempo completo en París en la casa de moda de Christian Dior. Este contrato nos solo fue suficiente para ganar fama en las páginas de los periódicos en Gran Bretaña en ese momento, sino también para escribir un libro sobre sus experiencias. “Model Girl”, publicado en 1956, mostraba lo que ocurría detrás de escena de desfiles de moda, casas de alta costura y sesiones de fotos, levantando el velo del arduo trabajo que a menudo se percibe como uno lleno de glamour.

Ahora la hija de Dawnay, Katya Galitzine, está relanzando una sección de las memorias de su madre a la que ha llamado “Working for Christian Dior” (Zuleika Books), lo que coincide con la exposición “Christian Dior: Designer of Dreams” en el Museo Victoria y Albert de Londres.

Galitzine dice que su madre llegó a Francia cuando regresaba de un trabajo de modelaje en Venecia y pasó unos días tocando las puertas de los diseñadores, pidiendo trabajo.

Photo

Una carta enviada a Jean Dawny. (AP)

“Ella solo fue a las casas cuyos perfumes conocía, porque así era como sabía los nombres, y cada uno de ellos la quería, por lo que debe haber tenido algo”, dice Galitzine. “Quiero decir, ella tenía algo. Era muy hermosa, era muy elegante. Se adaptaba muy bien a lo que la gente quisiera y tenía una cintura de 18 pulgadas”.

Aunque no hablaba francés, los esfuerzos de Dawnay valieron la pena, y aceptó un contrato en el taller de Dior.

Tenían que registrarse, como en una fábrica, a las 9 en punto, y luego ella se paraba, literalmente se paraba y la empujaban, la empujaban y la pinchaban”, explica su hija.

Galitzine encontró un vestido de Dior escondido en la parte posterior de un armario después de que su madre muriera en 2016.

“Había un hermoso vestido ceñido de lana llamado ‘Nonette que era original de Christian Dior, numerado. Si le hicieras una prueba, probablemente tendría su polvo de ADN porque realmente lo hizo con mi madre en 1950”, dice ella. “Y fue el vestido que usó en el show original de Saboya lo que trajo a Christian Dior a Londres en la primavera de 1950”. El vestido es parte de la muestra en el museo londinense.

En las imágenes del show del Hotel Savoy, Dawnay usa un vestido blanco de debutante llamado “Inocence”, un vestido bordado blanco denominado “Muguet de Mai”, un abrigo de seda llamado “Ravel” y un vestido de cena hecho de encaje.

Después de que Dawnay dejó a Dior, su estatus de celebridad continuó aumentando.

En 1951, la revista Vogue dio el paso inusual de enviarla a ella y a varias otras modelos a un evento en Australia, dice Galitzine. “La ropa se enviaba a los lugares, una vez que la ropa llegara al destino del desfile, buscaban chicas locales bonitas, para modelarla. Pagar realmente en un avión a cinco chicas y ponerlas en un hotel, eso fue enorme. Entonces esas cinco chicas se convirtieron en ‘supermodelos”.

Dawnay escribió sus memorias en Mallorca, donde socializó con el príncipe Rainiero y Grace Kelly, que estaban allí en su luna de miel.

“Pasaba todo el día escribiendo su libro y luego no tenía que preocuparse por la comida porque iba a este fantástico yate a cenar”, dice Galitzine. En las fotos de su madre y Kelly de ese período, dice, “en realidad se veían muy similares al estilo de los años 50, con las bufandas y sus lentes puntiagudos”.

Las comparaciones no terminaron ahí: Dawnay también se casó con un príncipe, un emigrado ruso en Gran Bretaña. Ella se convirtió en la princesa George Galitzine.

En años posteriores, escribió otro libro sobre modelaje, hizo apariciones regulares en concursos, asesoró a tiendas de moda e hizo obras de caridad.

En una entrevista con The Associated Press en una exposición del 50 aniversario de Dior en 1997, Dawnay recordó la emoción de aquellos días: “Después de la guerra, con la austeridad y el racionamiento de ropa, los cupones, cuando Dior entró en escena, fueron una sensación esas prendas increíblemente femeninas, románticas y hermosas con mucho material”.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba