Loader

Revelación: la pataleta de Meghan Markle que abrió una grieta en la familia real

Un escritor británico especializado en realeza asegura que los conflictos entre las parejas se originaron en un comentario despectivo de Meghan hacia el personal de servicio del Palacio de Kensington
  • Por La Nación/ GDA Argentina
  • 21 JUL. 2020 - 10:52 AM
Photo
El escritor Tom Quinn asegura que, en un principio, las duquesas se sintieron muy presionadas para convertirse en amigas. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

De acuerdo con Tom Quinn, autor especializado en temas reales, un incidente sucedido entre Meghan Markle y Kate Middleton, cónyuges de los príncipes Harry y William, respectivamente, marcó a fuego el distanciamiento entre ambas parejas.

Tal como menciona el diario británico Mirror, un comentario de Meghan sobre el personal de servicio del Palacio de Kensington dejó a Kate horrorizada y quedó marcado a fuego como el primer incidente que abriría luego una grieta entre las parejas.

Tom Quinn le contó al Daily Star que Meghan perdió los estribos frente a Kate y dijo furiosa que “habría que pisotear a la gente de servicio”. Frente a estas palabras, la esposa de William quedó conmocionada y, a partir de ese momento, los matrimonios comenzaron a evitarse.

De acuerdo con el escritor, las duquesas se sintieron muy presionadas desde el primer momento para convertirse en amigas. Debido a las altas expectativas depositadas en ellas, la frustración de no conseguirlo fue devastadora para las dos parejas.

“Enterado del asunto, Harry sintió que su esposa estaba siendo juzgada de manera injusta debido a que ella en ese momento no sabía cómo funcionaban las cosas en la familia. El príncipe pensó que le pedían demasiado en poco tiempo: que no se enoje, que entienda o que incluso no se queje por nada”, explicó Quinn.

En lugar de intentar resolver los problemas entre las cuñadas, “Harry se puso del lado de su esposa y, por lo tanto, William hizo lo mismo con la suya. La escena para conflictos futuros quedó preparada: dos parejas que se toleran de compromiso separadas por un bloque de hielo”, agregó el escritor.

Uno de los primeros movimientos que hicieron visible el malestar entre los hermanos y sus esposas fue la decisión de Harry y Meghan de abandonar una organización benéfica para la que trabajaban juntos -la Fundación Real- y crear la propia llamada Archewell.

“Fue una señal muy obvia de que las cosas no iban bien”, dijo Quinn. Los rumores de la enemistad entre ellos aumentaron cuando los duques de Sussex renunciaron a ser miembros de la realeza y se mudaron a Estados Unidos con su hijo, Archie.

Según el escritor, la primera intención de Kate y Meghan fue tratar de hacerse amigas, “pero luego del comentario del pisoteo y de los gritos al sirviente a Kate no le resultó tan fácil, además del hecho de que Meghan se ofendió por esa actitud. Fue una pena. Ellas sintieron la presión del entorno para generar un vínculo de amistad y quizás las altas expectativas fueron parte del quiebre. Al principio lo intentaron, pero la sensación de estar obligadas a ser las mejores amigas fulminó la relación entre los cuatro”, concluyó.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba